Despliega el menú
SD Huesca
Suscríbete

Estreno fallido de Francisco en un Huesca que vuelve a perder en casa (0-2)

El Espanyol del ex técnico Rubi se lleva los tres puntos ante un conjunto local que se deshizo tras el primer tanto de Borja Iglesias.

Una imagen del partido entre la SD Huesca y el Espanyol disputado este domingo en El Alcoraz.
Una imagen del partido entre la SD Huesca y el Espanyol disputado este domingo en El Alcoraz.
Pablo Segura

Estreno fallido de Francisco Rodríguez como entrenador de la Sociedad Deportiva Huesca, que ha vuelto a caer en su estadio, en El Alcoraz. Lo ha hecho contra el Espanyol del venerado Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, cuyo equipo ha sabido aprovechar a la perfección las grietas que le ha concedido el conjunto altoaragonés. En el único acercamiento reseñable de la primera parte, Borja Iglesias ha puesto en ventaja a los suyos. Los de casa han acusado los nervios de su mal posicionamiento en la clasificación y ya no han sabido cómo remar contracorriente hacia un resultado positivo.

Con esta son tres derrotas en El Alcoraz, donde los azulgranas han arañado un único punto. Se mantendrán en la última plaza, con los rivales directos distanciándose y las dudas intensificándose. Y es que pese al cambio de entrenador, el Huesca ha vuelto a mostrar grandes debilidades. Ofensivamente poca capacidad; defensivamente irregular. De este modo, el Espanyol, que va como un tiro con Rubi al frente, ha leído a la perfección el choque y ha esperado su momento para engatillar y apoderarse del botín completo.

Con nuevo inquilino en el banquillo, se esperaba el primer once azulgrana como una declaración de intenciones por parte de Francisco Rodríguez. Había manifestado el almeriense que quería un Huesca valiente y desde luego que cumplió la premisa en cuanto a los nombres aportados para el equipo titular. Longo y Cucho Hernández como dupla de ataque, con Chimy Ávila y Gallar en las bandas. En la medular, Musto con Moi Gómez como responsable de la construcción del juego. En definitiva, una formación muy ofensiva que no se ajustó al esquema habitual propugnado por el actual entrenador en anteriores plazas (4-2-3-1). Enfrente, un Espanyol con varios retoques: Hernán Pérez desplazó a Baptistao y Víctor Sánchez formando en la zona central junto a Marc Roca y Granero.

Se apreciaron diferencias respecto a los anteriores compromisos del Huesca en casa, con Leo Franco en la dirección técnica. Más intensidad, presión media y disputando cada balón como si fuera el último. Ello se ha notado especialmente en el número de faltas. Los altoaragoneses rascaban. Después de dos derrotas y un empate en El Alcoraz, después de tan pobre bagaje productivo y también futbolístico, no querían caer en los mismos errores en un encuentro ya de alta trascendencia encaminado a escapar del agujero de la tabla.

El Huesca no ha dejado mover la pelota con comodidad al Espanyol. Apenas ha aparecido Marc Roca en la primera mitad. Tampoco los de Francisco han sido un prodigio con el balón en los pies. Al menos han intentado generar superioridades en las alas, especialmente por la derecha con Miramón y Gallar. Este último ha puesto a prueba a Diego López en el minuto 16, con un golpeo seco que ha desviado el meta perico a córner. Poco después lo ha intentado Longo, tras envío largo y sombrero a su marcador. El lanzamiento al palo corto lo ha blocado con seguridad el exmadridista.

Esos fogonazos del Huesca no han tenido continuidad. El choque ha entrado en una fase sin brillantez en ninguno de los dos lados del campo. Todo parecía apuntar a un tiempo de descanso en igualada. Nada más lejos de la realidad. Como a los azulgranas les crecen los enanos, un desajuste defensivo ha permitido al Espanyol ponerse por delante en el marcador. Miramón cierra al centro, Didac entra a la espalda de Cucho, que intentaba tapar la posición del lateral, centro raso, medido, y Borja Iglesias solo tiene que empujar el cuero. Puñetazo directo al mentón. A pesar de los pesares, un tuya-mía entre Cucho y Gallar ha hecho alcanzar a este la línea de fondo, si bien su envío elevado no lo ha podido conectar Chimy Ávila. Ahí ha muerto el primer parcial. La cosa pintaba en bastos. Una vez más.

Francisco ha intentado reaccionar situando a Melero por Cucho Hernández. Longo contaría ahora con la colaboración de Chimy Ávila y Gallar en una línea de tres atacantes. A continuación Ferreiro ha relevado a Gallar. La idea se ha mantenido. Y el marcador igual, ya que el VAR ha dictaminado que Víctor Sánchez estaba en posición antirreglamentaria, cuando ha recibido un gran servicio de Sergio García y ha batido por bajo a Jovanovic.

El tanto anulado no ha espoleado al Huesca. De hecho, el Espanyol ha empezado a avisar de lo que era capaz de hacer al contragolpe. Además, si juegas con fuego normalmente te quemas, y un robo adelantado de los visitantes ha fabricado una jugada vertiginosa que el exzaragocista Borja Iglesias ha finalizado con clase, picando el cuero ante la salida de Jovanovic a la desesperada.

Desde el 0-2 (minuto 63), broncas, amagos de tangana, faltas y más faltas. El Huesca empezaba a estar desquiciado y al Espanyol no le importaba en absoluto que las acontecimientos giraran hacia ese fútbol subterráneo y oscuro. Con su notable ventaja, los barceloneses solo debían esperar que el cronómetro avanzara. No en vano, los de casa no les hacían ni cosquillas. Ha dado igual quien saltara de refresco al campo o que Francisco modificara el posicionamiento de sus peones. En ataque, apenas ha habido síntomas de peligro. Y es que se sentía en mayor grado de cercanía que los blanquiazules (este domingo de amarillo) podían resquebrajar nuevamente la red azulgrana.

En la recta final el Huesca ha dado un arreón de orgullo, con Ferreiro y Gürler más activos en los costados. Aún así, todo se ha resumido en varios lanzamientos lejanos que, o bien se han estrellado en la muralla del Espanyol o bien se han ido directamente a la grada.

Las continuas interrupciones y la mediación del VAR han provocado que el árbitro prolongara nueve minutos el choque. Lo único que se ha conseguido es estirar la agonía del Huesca, sin opciones de puntuar en otro nuevo encuentro como local que tal vez haya dejado una mejor versión en la primera mitad. A partir del 0-1, idénticos problemas: falta de pegada, bisoñez, debilidad mental, imprecisiones. Francisco Rodríguez, al menos en su partido inaugural, no ha sido el salvador de una escuadra altoaragonesa que continúa a la deriva. El futuro inmediato aguarda para los aragoneses una salida de ardua dificultad al Sánchez Pizjuán, donde le recibirá el Sevilla. Por lo visto este domingo no parece que sea el escenario ideal para venirse arriba. Eso sí, hasta la fecha la liga de Primera División se está destacando por las sorpresas. ¿Tendrá capacidad para conseguirlo el Huesca? La respuesta en el siguiente episodio de la temporada más especial que por el momento deja un regusto amargo.

Ficha técnica:

SD Huesca (0): Jovanovic, Miramón, Pulido, Semedo, Akapo, Musto (Gürler, 73), Moi Gómez, Álex Gallar (Ferreiro, 56), Chimy Ávila, Cucho Hernández (Melero, 45) y Longo.

RCD Espanyol (2): Diego López, Javi López, David López, Hermoso, Didac, Marc Roca, Granero, Víctor Sánchez, Hernán Pérez (Piatti, 65), Borja Iglesias (Melendo, 87) y Sergio García (Leo Baptistao, 73).

Goles: 0-1 min. 40: Borja Iglesias. 0-2 min. 63: Borja Iglesias.

Árbitro: Prieto Iglesias (Comité Navarro). Amarilla a los locales Musto, Chimy Ávila, Miramón, y a los visitantes Granero, Hermoso y Didac.

Incidencias: Partido de la jornada 9 de Primera División disputado en el estadio de El Alcoraz con más de 7.000 espectadores, alrededor de 400 seguidores del Espanyol, quienes en varias ocasiones gritaron “Huesca es de Primera”, gesto que aplaudieron los hinchas locales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión