Despliega el menú
SD Huesca

El Huesca ya produce en El Alcoraz

Los azulgranas han empatado ante el Girona tras equilibrar el marcador de penalti, desde donde se habían adelantado los catalanes en la primera mitad. Después de dos derrotas obtiene su primer punto en casa.

Partido del Huesca contra el Girona en el Alcoraz
Partido del Huesca contra el Girona en el Alcoraz
Rafael Gobantes

La Sociedad Deportiva Huesca ya produce como local en la máxima categoría, después de haber estrenado su casillero de puntos este domingo gracias a un trabajado empate frente al Girona. Tras las derrotas contra el Rayo (0-1) y la Real Sociedad (0-1), el fantasma de un nuevo tropiezo ha sobrevolado el estadio de El Alcoraz durante bastantes minutos, puesto que los catalanes se han adelantado en el minuto 36 y no ha sido hasta el 72 cuando el propietario del terreno ha logrado equilibrar el marcador. Ambos goles han llegado desde el punto de penalti para configurar el definitivo 1-1 que ha podido alterarse en la recta final con el empuje oscense y un par de contras peligrosas de los rojiblancos. Por el momento el punto le sirve al Huesca para escalar dos posiciones, aunque no le sirve para salir de la zona de descenso y tampoco para reafirmar al cien por cieno al entrenador Leo Franco.

El técnico argentino ha agitado bastante la alineación, con hasta cinco cambios en el once respecto a los que formaron en Madrid contra el Atlético. Además, con otra disposición táctica, puesto que el argentino ha abandonado el 4-4-2 y ha optado por arropar más el centro del campo, dando entrada a Aguilera con Musto y Melero. Se ha estrenado en el Huesca el portero Jovanovic, con Werner en el banco por primera ez en lo que va de campeonato. Akapo como lateral izquierdo , Pulido de central y Chimy Ávila en la zona de vanguardia han sido el resto de novedades azulgranas ante un Girona en el que Eusebio se ha decidido por formar con línea de cuatro atrás. Al menos así ha sucedido de inicio.

Durante la primera mitad, con muchas dificultades para generar fútbol, el Huesca solo ha podido crear peligro a balón parado. Lo ha logrado con dos córners pasados de Gallar que no han encontrado rematador. Por muy poco en el caso de Semedo en la segunda intentona del extremo barcelonés desde la esquina.

Ni locales ni visitantes han acertado a controlar el encuentro, con muchas disputas y refriegas individuales por cada pelota, por cada centímetro cuadrado. En una de ellas Akapo ha caído lesionado. No pinta bien lo del internacional ecuatoguineano, quien suplía a Luisinho tras la grave lesión del portugués y se ha retirado del verde entre lágrimas. Pulido se ha situado en el carril del dos, Miramón al del tres y Etxeita ha saltado al campo para formar como central junto a Semedo.

Un disparo potente que se ha perdido por poco a cargo de Chimy Ávila, el más activo en los azulgranas, ha sido el preámbulo del 0-1. Este ha llegado de penalti, por un derribo de Aguilera a Stuani que ha tenido que corroborar el VAR: el colegiado Cordero Vega había señalado falta fuera del área en primera instancia. Desde los once metros, el delantero uruguayo ha asumido la responsabilidad y se ha lucido engañando a Jovanovic con un lanzamiento a lo Panenka. De nuevo al Huesca le soplaba el viento en contra en El Alcoraz. Menos ha podido soplar si Bono no se luce a un golpeo a bocajarro de Chimy Ávila. O si Gallar, en una colada hasta la línea de fondo, encuentra un aliado en el pase de la muerte que pudo despejar la zaga visitante. Vamos que no fue mortal. A los altoaragoneses les quedaban 45 minutos por delante para tratar de modificar el marcador.

El primero en mover ficha desde los banquillos ha sido Eusebio Sacristán. El 0-1 era de oro puro para el Girona, y por eso ha dado entrada al defensa Alcalá (por el mediocampista Borja García) para recuperar el esquema habitual de tres centrales y dos carrileros e intentar administrar su ventaja con una mayor precaución. Leo Franco se la ha tenido que jugar agotando sus cambios con media hora de juego por delante. El técnico local ha introducido a Ferreiro por Miramón y a Moi Gómez por Musto. Y le ha salido bien la jugada, puesto que ambos han supuesto un soplo de aire fresco dentro de un equipo que seguía dejándose el alma pero mantenía el tono grisáceo en el que a la calidad del fútbol se refiere.

El Huesca ha comenzado a disponer de la posesión de la pelota con más asiduidad. Pero todavía mayor importancia ha tenido el hecho de empezar a saber qué hacer con ella. Ahí ha sido capital el papel de Moi Gómez como director de operaciones de un equipo oscense que ha conseguido la igualada. Tal y como había acontecido en la primera mitad, el penalti ha llegado con incertidumbre: de nuevo Cordero Vega había sacado fuera del área el contacto de Bernardo sobre Moi, rectificando Mateu Lahoz desde la sala de VAR y decretando finalmente el cántabro el punto fatídico. El capitán Melero ha tirado de galones y ha establecido la igualada con tranquilidad, dejando al portero Bono en el otro costado tras enviar el cuero hacia la derecha del arquero marroquí.

El gol ha espoleado al Huesca y a sus aficionados. De ahí al cierre se han dado los mejores minutos de los azulgranas, quienes han llegado con mucha más facilidad al área visitante y han puesto a prueba a Bono en varias ocasiones. La más clara en un pase filtrado hacia Chimy Ávila que al argentino, con un zapatazo, ha estrellado en el lateral de la red. El Girona ni mucho menos se ha rendido. Tampoco su entrenador, que tras el empate altoaragonés ha situado en el césped al delantero Choco Lozano. Precisamente una carrera del hondureño por la izquierda, aprovechando sus piernas frescas, a punto ha estado de darle un disgusto al Huesca. Por fortuna para los intereses oscenses, Stuani se ha encontrado con el esférico y no ha podido precisar el remate después del despeje fallido de Semedo.

Con las tablas el equipo aragonés corta la racha de cuatro derrotas consecutivas y obtiene su primer punto en El Alcoraz. A la tercera no fue la vencida, si bien al menos el Huesca, en líneas generales muy atropellado y sin claridad de ideas, ha sabido arañar un empate y también ha sabido crecerse ante la adversidad durante el choque. Todo ello, ¿será suficiente para sujetar a Leo Franco en la dirección técnica?

FICHA TÉCNICA

SD Huesca (1): Jovanovic, Miramón (Ferreiro, 54), Pulido, Semedo, Akapo (Etxeita, 21), Aguilera, Musto (Moi Gómez, 58), Melero, Gallar, Chimy Ávila y Cucho Hernández.

Girona FC: Bono, Aday Benítez, Bernardo, Juanpe, Douglas Luiz, Pere Pons (Lozano, 76), Borja García (Alcalá, 45), Aleix García (Granell, 63), Portu y Stuani.

Goles: 0-1 min. 36: Stuani, de penalti. 1-1 min. 72: Melero.

Árbitro: Cordero Vega (Comité Cántabro). Amarilla para los locales Chimy Ávila, Musto, Aguilera y Ferreiro; y para los visitantes Stuani y Bernardo.

Incidencias: Partido de la séptima jornada disputado en El Alcoraz. 6779 espectadores. Unos 400 llegaron desde Girona. En la primera parte, al sacar una bandera independentista y que se produjeran gritos desde ese sector defendiendo dicha causa, los aficionados locales han silbado y han cantado durante unos segundos un clásico de Manolo Escobar (el que viva España). Ahí se ha quedado todo. De hecho, al final se han despedido con aplausos los unos a los otros.

Ver el directo del partido. 

Etiquetas
Comentarios