Despliega el menú
SD Huesca

El Huesca, ante el gigante rojiblanco

Los azulgranas se miden este martes por primera vez al Altético de Madrid en competición oficial. Buscan la campanada a domicilio después de haber enlazado tres derrotas (22.00).

Diego Costa, en imagen en el entrenamiento de este viernes, es junto a Griezmann una de las grandes amenazas por parte del poderoso Atlético de Madrid.
Diego Costa, en imagen en el entrenamiento de este viernes, es junto a Griezmann una de las grandes amenazas por parte del poderoso Atlético de Madrid.
Rodrigo Jiménez/EFE

Todavía no ha alcanzado el misticismo del Vicente Calderón, pero indiscutiblemente el estadio Metropolitano es un estadio cinco estrellas. Comparte etiqueta con el Atlético de Madrid, su propietario. Un club que ha alcanzado una dimensión estratosférica desde que Diego Pablo ‘Cholo’Simeone activara con su llegada, en Navidad del 2011, la relumbrante era actual en la que se ha instalado el equipo rojiblanco. Ya no es el pupas. Se ha consolidado como un continuo aspirante a romper el binomio Barcelona-Real Madrid, que capitaliza el campeonato liguero de Primera División. Y en Europa es un rival temido para cualquiera en la Liga de Campeones, con un par finales perdidas de forma cruel, además de haber sido triunfador dos veces en la Liga Europa bajo la batuta del técnico argentino. La última en el pasado curso, aunque levantar ese trofeo, en otros tiempos una preciada conquista, es ahora premio de consolación para una entidad que siempre fue grande y a día de hoy es gigantesca. Mirando desde más abajo, con respeto aunque sin temor, se pondrán enfrente hoy a pie de césped (22.00) los once representantes de la Sociedad Deportiva Huesca, institución que acaba de introducirse en el edén futbolístico español, y que tratará de hacer oposición al muestrario de estrellas que se agolpan en el vestuario madrileño.

Será para el Huesca el de esta noche su primer duelo oficial contra el Atlético. En su ultramoderna guarida, el Wanda Metropolitano, mayestático escenario para otro partido que automáticamente tendrá espacio en el libro de la historia azulgrana.

En esos papeles por el momento se cuenta que el Huesca estrenó a lo grande su presencia en Primera División, ganando 1-2 en Eibar y empatando en Bilbao frente al Athletic (2-2). Se cuenta también que, después de una primera parte estupenda en el Camp Nou, pecó su osadía y fue borrado del mapa por el Barcelona (8-2). Y se cuenta igual que en El Alcoraz el panorama no ha resultado tan esplendoroso como se pretendía, al menos de inicio: derrotas contra Rayo (0-1) y Real Sociedad (0-1).

De este modo, son tres caídas con las que el casillero de puntos, para el Huesca, se ha quedado anclado. Ello ha provocado que, tras situarse en la apertura de curso en la zona alta y media-alta de la tabla, ha ido perdiendo paulatinamente posiciones hasta quedarse al filo de la zona caliente. Porque los altoaragoneses van a abrir la jornada 6 en el puesto 17, con 4, un solo punto por encima de los 3 con los que el Valladolid y el Rayo ocupan plaza de descenso –los franjirrojos con un partido menos–. Es decir, que el Huesca ya es acechado por sus perseguidores y podría caer al fango clasificatorio cuando concluya esta nueva fecha del calendario.

Lo cierto es que la lógica no invita a pensar en una victoria oscense en la casa del Atlético de Madrid. Su técnico, Simeone, siempre ha defendido la inferioridad en términos económicos respecto al Barcelona y el Real Madrid, pero lo mismo pueden decir el resto de adversarios de Primera sobre el conjunto colchonero. Dicha cuestión es todavía más acusada en un club como el Huesca. Simplemente algunos datos para exponer la abismal distancia existente: por ejemplo, el tope salarial de 293 millones de euros respecto a 29,3 millones; o el gasto en fichajes durante el verano, con 123,5 millones de euros de inversión en el Atlético, por los aproximadamente 3 ‘kilos’ que se ha dejado el bando aragonés. Los madrileños, incluso, han tenido el honor de haber protagonizado la incorporación más cara entre los 20 clubes de Primera: 70 millones pagaron por Lemar al Mónaco.

Dos mundos distintos, muy lejanos que, sin embargo, se cruzan hoy en un careo a priori desigual. Pero esto es fútbol y, afortunadamente, los pronósticos previos en ocasiones saltan por los aires rompiendo apuestas y quinielas. Sin ir más lejos, el Eibar, último visitante en el Metropolitano, arrancó un empate (1-1). En gran medida gracias a una sobrenatural actuación del portero Dmitrovic. Que tome nota Axel Werner, guardameta del Huesca cedido por el Atlético que tendrá la responsabilidad última de frenar el poderío local. Nadie mejor que el joven arquero argentino sabe lo que significa situarse delante de Griezmann, Diego Costa, Correa o el mencionado Lemar, autor de los dos goles rojiblancos en su triunfo del pasado fin de semana en Getafe.

Simeone ha dado descanso al lateral derecho Juanfran y ha convocado al extremo Vitolo. Las única bajas son las del también lateral diestro Arias y el central Savic. Habrá rotaciones, por lo que alguno de los fijos esperará turno en el banquillo.

Leo Franco, por su parte, dispone de todos sus cromos para diseñar el planteamiento del partido. A tenor de las manifestaciones del propio entrenador y de los jugadores, no diferirá mucho de lo que ha mostrado hasta la fecha en los cinco encuentros completados. En el once del Huesca, que ha presentado tres cambios en los dos últimos choques, no se esperan muchas novedades. Una de ellas podría ser el retorno de Longo a la punta de lanza. Lo que está claro es que los que jueguen deberán multiplicarse si quieren dar la gran campanada.

Alineaciones probables:

Atlético: Oblak; Thomas o Isaac, Giménez, Godín, Filipe; Correa o Vitolo, Rodrigo, Koke, Lemar, Costa y Griezmann.

Huesca: Werner; Miramón, Pulido, Semedo, Luisinho; Musto, Melero, Moi Gómez, Ferreiro o Gallar; Cucho Hernández y Longo.

Árbitro: González Fuertes (Comité Asturiano).

Estadio: Wanda Metropolitano.

Hora: 22:00.

TV: Bein LaLiga.

Etiquetas
Comentarios