Despliega el menú
SD Huesca

Irrupción estelar en el firmamento dorado

Álex Gallar agranda su leyenda en el Huesca abriendo la cuenta de goles azulgranas en Primera. El de Sabadell ha escalado dos categorías en poco más de un año.

Álex Gallar celebra con un corazón uno de los dos goles que marcó ayer en Éibar.
Álex Gallar celebra con un corazón uno de los dos goles que marcó ayer en Éibar.
Rafa Gobantes

Hace poco más de un año la Segunda B era su última frontera conocida y este domingo enseñó al mundo que ese fútbol ágil y desequilibrante es también válido para la Primera División. Alejandro Gallar Falguera, Álex Gallar bajo la toponimia balompédica, no sabe lo que es el vértigo. El de Sabadell se ha destapado como un estupendo escalador de categorías cuya figura será legendaria hasta el final de los tiempos tras lo acaecido en Ipurúa. El gol que abre la historia de la Sociedad Deportiva Huesca en la cima nacional brillará con luz propia y alumbrará a este jugador de 26 años moldeado en las calles del extrarradio barcelonés que tan solo ha necesitado 69 minutos para demostrar nuevamente su alto rango en las grandes citas. Dos veces. Dos zarpazos. Dos puñaladas en la defensa vasca que engalanan el estreno soñado por el Huesca y por toda Huesca.

La naturalidad y la alegría son compañeras inseparables en el viaje por la vida y por el deporte de Álex Gallar. Probablemente esa personalidad que tanto se asemeja a la del propio club, con ambición desde la sencillez e igualmente henchido en confianza, colaboró en que su debut en Primera no pareciera tal. Ni un solo segundo se escondió. Quiso la pelota e interpretó de maravilla lo que requería su equipo en cada acción. Eso en ataque. Porque no se olvidó el extremo catalán que en el planteamiento de Leo Franco, en la línea medular del 4-4-2, el trabajo en beneficio del colectivo es obligatorio.

En el período inicial Gallar fue un verdadero dolor de muelas para los zagueros locales. Pronto lo comprobaron. Muy pronto: a los cuatro minutos aprovechó un segundo de indecisión para destrozar la resistencia enemiga y agujerear las ilusiones del rival y disparar la energía oscense. Un gol que por supuesto no es cualquier gol. Un gol indeleble.

No se conformó con ello. Sirvió con cicuta una falta lejana y el cuero terminó incrustado en la red del Eibar. Gallar mostraba otro de sus argumentos, el golpeo a balón parado. Era el segundo gol en la cuenta global del Huesca y también una segunda muesca en el revólver del pistolero de Sabadell, jugador hasta este domingo prácticamente anónimo para el gran público y que hoy está igualado, entre otros, con Leo Messi en la lista de mejores artilleros.

Gallar es un especialista en subir escalones en tiempo récord. Pasó de una Cultural de bronce a un Huesca de plata para estrenarse en Segunda. Repitió ascenso con los azulgranas y se ha posicionado en el firmamento de la Liga Santander. Es el triunfo personificado del fútbol modesto, ese que tanto ha degustado el ‘11’ azulgrana. Por poner un ejemplo de ello: sus gambeteos se veían en la Tercera catalana en la temporada 2013-14, con la camiseta del Tarrasa.

Ahora Álex Gallar se ha convertido en el gran nombre de la puesta de largo del Huesca en Primera. Precisamente un jugador que ya se subió al pedestal altoaragonés al anotar el tanto que abrió la victoria oscense en Lugo el pasado mes de mayo. Otra vez vuelve a lucirse en un encuentro de connotaciones sin duda especiales. El chico que soñaba con llegar a lo más alto ha concluido su ascenso alpino. Permanecer encumbrado será su siguiente objetivo. Porque oculto en una apariencia menuda se esconde un titán cargado con un misil envuelto en su pierna izquierda.

"La verdad es que estoy muy feliz. Es el debut soñado para nosotros. Es importante para la confianza", reflejó Gallar tras un partido lúcido de toda la escuadra aragonesa y que ha nacido acompasado por el vertiginoso ritmo impuesto por el extremo catalán. "El míster me pide que encare. Ha sido un buen gol y estoy contentísimo de entrar en la historia del club", apuntó acerca de la jugada del 0-1.

"Nadie esperaba que marcáramos tan rápido. Ha supuesto un empuje, decir que aquí estamos y que el Huesca es de Primera División", indicó Gallar. Si los azulgranas son capaces de mantenerse en los mismos cauces, igual de rápido que ha llegado el tanto del barcelonés contradirán a los agoreros pronósticos que acechaban y acechan al Huesca. El gran favorito para el descenso en las apuestas ya tiene una víctima nada más iniciarse las hostilidades. "Se ha visto un Huesca valiente y atrevido y optamos a seguir así". Lo avisó Gallar. Si lo dice él habrá que hacerle caso.

Etiquetas
Comentarios