SD Huesca
Suscríbete por 1€

Fiesta por lo que parecía imposible

La fiesta, que se alargó hasta las tantas pese a ser un lunes, pasará para siempre a la historia.

El pitido final del árbitro en el minuto 93 desató el éxtasis de la afición azulgrana no solo en el Ángel Carro de Lugo sino por todos los rincones de la ciudad de Huesca y de muchos de la provincia y del resto de Aragón. Miles de oscenses se echaron a la calle para cantar el ‘Adiós, a Segunda, adiós’ y el ‘Es de Primera, el Huesca es de Primera...’. Una fiesta que se alargó hasta las tantas pese a ser un lunes, que pasará para siempre a la historia.

La plaza de Navarra volvió a ser el epicentro de la fiesta. Hasta allí se acercaron los 1.800 seguidores que habían abarrotado el Palacio de Congresos en una noche inolvidable y también un reguero de cientos y cientos de oscenses de todas las edades a los que no les importó la hora ni que mañana hubiera que ir a trabajar, al colegio al al instituto porque "hay muchos días de cole pero esto solo ha pasado hoy", como decía Ignacio, de solo 9 años, de la mano de su padre mientras ambos observaban la algarabía en la plaza de Navarra. "Ha estado conmigo en el campo toda la temporada y está muy contento", afirmaba Ignacio Carretero, quien este lunes confesaba que "todavía no somos conscientes de lo que ha pasado y de la importancia de lo que ha ocurrido esta noche". El partido, a su juicio, no tuvo mucha historia "porque he visto al Huesca muy superior al Lugo, que solo ha apretado un poco en el segundo tiempo".

A partir de ahora cree que "hay que disfrutarlo porque vamos a ver en Huesca el mejor fútbol que se puede ver ahora en Europa y a los mejores jugadores a nivel mundial y eso es algo difícil de describir".

Aunque los jóvenes eran sin duda mayoría en la abarrotada plaza de Navarra, también había muchos aficionados más mayores que se frotaban los ojos al ver un sueño cumplido. "Siento una emoción terrible porque somos una ciudad pequeña que pensábamos que no iba a subir nunca y esto es un éxito rotundo de todos, desde el utillero al presidente", señaló Mercedes Broto, socia de la SD Huesca desde hace 40 años. "Yo los he visto jugar en el campo de San Jorge, cuando no existía ni El Alcoraz y mañana iré a recibir a los chavales como se merecen. Yo llevo muchos años yendo al fútbol y jamás hubiera pensado que hubiéramos llegado allí. Lo imposible. Pero lo hemos conseguido y nos lo merecemos todos. El domingo, a gozar campeones con seis puntos más. Socia desde hace 40 años. Los he visto jugar en San Jorge cuando no existía ni El Alcoraz. Ahora con mis sobrinos, los hermanos. El año que viene a ver a las estrellas. Al final se ha logrado lo que realmente queríamos pero era un imposible, pero con humildad hemos llegado al final. Aupa Huesca y fieles siempre sin reblar".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión