Despliega el menú
SD Huesca

Cuatro peldaños para instalarse en el cielo

Si logra diez puntos más el Huesca subirá directo a Primera. Sus rivales: Alcorcón y Nástic en casa, y Lugo y Oviedo fuera.

Los de 'Rubi'  dependen de sí mismos para subir a Primera División.
Los de 'Rubi' dependen de sí mismos para subir a Primera División.
Rafael Gobantes

El aroma de la Primera División vuelve a colarse desde el pasado sábado por todo el perímetro geográfico de la provincia de Huesca. No es aquel insistente olor que se respiraba en el inicio del mes de febrero, cuando aventajando en 11 puntos al tercer clasificado el equipo azulgrana aplicaba su ley con mano de hierro al frente de la tabla clasificatoria. Entonces, con 55 capturas, 26 jornadas quemadas y el ascenso directo cogiendo forma por momentos, se produjo un paulatino estancamiento que acabó emborronando la trayectoria casi inmaculada que dibujaba la Sociedad Deportiva Huesca en su andadura por el campeonato liguero 2017/18. Tuvo que ver cómo el Rayo Vallecano y el Sporting de Gijón le acechaban y le terminaban superando. Poco a poco, la frontera de la Primera División se iba alejando y los altoaragoneses no conseguían salir del atolladero. Presión. Ansiedad. Incertidumbre: ¡la gran oportunidad se escapaba de entre sus manos! Sin embargo, el destino guardaba otro giro alentador, en la visita del Barcelona B a El Alcoraz. Tras ocho partidos seguidos sin victorias, el 2-1 frente a los catalanes abrió una nueva senda a la esperanza que, como sucediera con anterioridad, el Huesca está acondicionando en una carretera hacia la gloria. Cuatro estaciones tan solo por transitar y ya una cifra concreta para resolver la ecuación del ascenso directo: 10 puntos más y el conjunto oscense será integrante de la máxima categoría nacional para el próximo curso.

El Alcorcón en El Alcoraz (jornada 39), el Lugo en el Anxo Carro (40), el Nástic en el feudo oscense (41) y el Oviedo en el Tartiere (42) componen el listado de partidos pendientes para el Huesca. Son cuatro peldaños que subir para adentrarse en el cielo balompédico y, a priori, no es una escalera demasiado vertiginosa.

Tanto el Alcorcón como el Nástic, que jugarán en suelo oscense, están implicados en la lucha por la permanencia y, además, actualmente su dinámica no es positiva, mientras que el Lugo se ha quedado en tierra de nadie; el Oviedo sí que está en otra dimensión, siendo uno de los protagonistas en la pugna por el ‘play off’.

En la primera vuelta de la competición al Huesca no se le dio mal este tramo del calendario: empató en Santo Domingo contra el Alcorcón (1-1), venció al Lugo en casa cuando los gallegos eran colíderes junto a los azulgranas (3-0), asaltó el Nou Estadi de Tarragona (1-2) y firmó tablas en El Alcoraz contra el Oviedo (1-1). En total, dos victorias y dos empates con cómputo de ocho puntos. De repetirlo estaría muy cerca de la cuadratura matemática del ascenso directo. Eso sí no hay un pinchazo más por parte del Sporting, porque en caso de que se diera y el Huesca calcara la puntuación de la ida sería suficiente, independientemente de lo que haga o deje de hacer el Rayo.

Con doce puntos por ponerse en juego, los de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ dependen de sí mismos para atravesar el umbral en el que ahora se mueven y acceder al edén, nunca antes visitado por el club azulgrana en sus 58 años de historia. El vestuario, como expusiera el lunes Álex Gallar, se aplica en el partido a partido y centra sus miras en el Alcorcón. Los alfareros acudirán el domingo a Huesca (16.00) tras cinco jornadas sin ganar en las que solo han anotado un gol.

Etiquetas
Comentarios