Despliega el menú
SD Huesca
Suscríbete

Ganando bajo la lluvia

El Huesca, en medio de un aguacero en la segunda parte, firma su tercera victoria seguida, de nuevo con remontada (2-1). Los azulgranas van a dormir líderes de la categoría de plata gracias a los goles de Cucho Hernández y Melero.

Imagen del Huesca-Granada
Imagen del Huesca-Granada
Rafael Gobantes

Sufrida y pasada por agua ha llegado la tercera victoria consecutiva que la Sociedad Deportiva Huesca ha obtenido este sábado frente al Granada (2-1), de nuevo con remontada tras adelantarse los andaluces por mediación de Adrián Ramos. Cucho Hernández y Melero han volteado el marcador antes del descanso, que ha dado paso a una segunda mitad tormentosa. En sentido literal, puesto que la intensa lluvia no ha querido perderse el encuentro y este se ha sustentado en un plano visceral, con el terreno de juego impracticable. No sin algún susto el Huesca ha logrado retener los tres puntos, que le permiten acostarse líder, prácticamente le otorgan el billete al ‘play off’ y, sobre todo, lo más importante, refuerzan su candidatura al ascenso directo.

No es el partido más propicio para extenderse en el análisis sobre el juego, ya que tras el descanso todo ha quedado a expensas de las luchas acuáticas en un ejercicio de supervivencia que finalmente ha tenido al Huesca como vencedor. Sí que se pueden extraer algunos detalles de peso, como que Cucho Hernández y Melero han recuperado la vena goleadora o que la suerte, esquiva durante una larga fase, ha decidido aliarse otra vez con el sueño más ilusionante en la historia del club.

Todo cuenta cuando quedan ya solo cinco jornadas para decir adiós a la liga regular y enfrente, anteponiéndose entre la tierra y el cielo, se apostan dos colosos como el Rayo Vallecano y el Sporting. Pero el Huesca sigue ahí. Antes parecía empequeñecerse; ahora su figura luce de nuevo esbelta y musculosa. Y además está el buen subidón moral que se cuela en el vestuario después de interpretar la coreografía triunfal en un Alcoraz entregado a la causa. Hay motivación. Hay fe. Y también otra vez bastantes posibilidades de cerrar el más bello de los relatos con un final cargado de épica y embadurnado en una felicidad desconocida hasta la fecha en las tierras oscenses.

Con mucho ritmo y dos equipos con vocación ofensiva ha arrancado el choque. Ambos conjuntos han presentado novedades en el once: el Huesca la entrada de Aguilera y Chimy Ávila en lugar de Sastre y Vadillo, y el Granada con tres cambios, el más llamativo en la portería, donde el técnico Pedro Morilla ha decidido alinear a Rui Silva en sustitución de Javi Varas; además, Quini ha entrado por el sancionado Víctor Díaz en el lateral derecho y Alberto Martín en la medular por Espinosa, buscando más trabajo defensivo y restando con ello un punto de imaginación.

El duelo de venezolanos, Alexander González-Machís, ha dado inicio con el extremo de los nazaríes imponiéndose sobre el guardián del flanco derecho de la zaga local. La primera carga del ex del Huesca casi termina en penalti; el cuero ha llegado hasta el área, donde tras un par de disparos bloqueados el peligro ha quedado abortado. Poco después, una pugna en el centro entre Chimy Ávila y dos jugadores del Granada se ha resuelto con fortuna en favor del argentino, quien ha filtrado un envío al espacio para que Cucho Hernández encarara solo a Rui Silva. Saunier ha aparecido como un rayo para lanzarse al verde y tapar el disparo del ‘9’ azulgrana. No ha sido el único por su parte en la primera fase del choque, cuando ha golpeado contra el lateral de la red.

Y para golpe el que le ha dado el Granada al Huesca en el minuto 19, también con sello colombiano: Adrián Ramos ha cabeceado picado al fondo de la red un medido centro de Machís (0-1). El experto punta cafetero, quien ha compartido confidencias con su compatriota Cucho a lo largo del curso, se imponía de momento. El maestro le mostraba al alumno una lección práctica.

Como el jovencísimo delantero azulgrana se empapa de conocimientos en un santiamén, ha dado la réplica en el arco contrario. Lo ha hecho metiendo la testa en un perfecto envío de Moi Gómez en una falta lateral, que ha significado el empate (1-1, minuto 26).

El impulso del gol ha levantado más al Huesca, que ya se mostraba bien erguido sobre el mojado verde de El Alcoraz y que ha avisado en un par de ocasiones, especialmente clara la segunda a cargo de Pulido en otro libre directo al área, hasta que a la tercera ha conseguido su objetivo en base a una acción de estrategia: Moi Gómez ha cedido en corto a Ferreiro, que le ha hecho el lío a Machís y este ha derribado al gallego. El colegiado no lo ha dudado y ha señalado el punto de penalti, que se ha encargado de transformar Melero engañando por bajo a Rui Silva (2-1 minuto 42).

Ha dado un giro el partido en la segunda mitad. Y no por cuestiones asociadas al fútbol, sino por la tormenta que ha descargado con enorme fuerza sobre la capital oscense, convirtiendo el encuentro en una batalla naval que, a medida que ha ido avanzando el cronómetro, ha sido cada vez más submarina. La circulación del esférico se ha convertido en una tarea imposible, con los prominentes charcos siendo un elemento más que descifrar en un partido que ya no ha sido tal.

El Granada, al que no le servía otra cosa que ganar para engancharse al tren del ‘play off’, ha intentado asediar el área altoaragonesa de la única forma que era posible, con juego directo y situando a todos sus argumentos de ataque en el campo -defensa de tres desde el minuto 63-. Apenas se han dado situaciones de peligro real, como un cabezazo de Chico Flores en un servicio a pelota parada. Sí que ha habido, en cambio, numerosas acciones embarulladas, en mitad de un tremendo chaparrón que no ha amainado y ha dejado El Alcoraz como si fuera la piscina Almériz.

En ataque apenas se ha prodigado al Huesca, que se ha dedicado a sujetar el resultado y, nunca mejor dicho, achicar agua. Eso sí, han podido sentenciar los de Rubi tras abortar Jair una jugada con mala pinta para sus intereses. Alexander González ha sido al autor del disparo que ha sacado Rui Silva a mano cambiada.

Ha aparecido en escena el otro cancerbero, Álex Remiro, quien ha metido una pierna salvadora en el mano a mano con Rey Manaj, ya con el cronómetro superando los noventa minutos reglamentarios. El ‘sí se puede’ entonado por el público ha sido el preámbulo del final del encuentro. Bastante calentito por cierto, con un amago de tangana que no ha ido mayores. Hasta la lluvia se ha detenido para celebrar la victoria. El Huesca está de vuelta. Hace solo dos semanas el horizonte se le había ennegrecido, pero ha emergido en la tormenta para dar otro zarpazo a la liga y cargar de presión a los dos ogros que se ha buscado como enemigos en la lucha por acceder a Primera tomando la vía directa. El Rayo y el Sporting habrán tomado nota: los altoaragoneses responden contra viento y marea, este sábado una marejada azulgrana que surca de nuevo con osadía y fulgor el océano de la Segunda División.

FICHA TÉCNICA

SD Huesca (2): Remiro, Alexander González, Pulido, Jair, Brezancic, Aguilera, Melero (Luso, 68), Moi Gómez, Ferreiro (Akapo, 73), Chimy Ávila y Cucho Hernández.

Granada CF (1): Rui Silva, Quini, Chico Flores, Saunier (Rey Manaj, 63), Álex Martínez, Alberto Martín, Kunde, Montoro (Sergio Peña, 63), Salvador Agra (Pedro, 76), Machís y Adrián Ramos.

Goles: 0-1 min. 19: Adrián Ramos. 1-1 min. 26: Cucho Hernández. 2-1 min. 42: Melero, de penalti.

Árbitro: Álvaro Valdés Aller (Comité Castellano-Leonés). Amarilla para los locales Alexander González y Brezancic, y para los visitantes Álex Martínez, Montoro, Rej Manaj, Pedro y Kunde.

Incidencias: Partido de la jornada 37 disputado en el estadio de El Alcoraz ante 4.579 espectadores, entre ellos un grupo de seguidores andaluces.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión