Despliega el menú
SD Huesca

Rubi: "No se nos está haciendo larga la temporada, vamos a más"

El entrenador del Huesca confía en que el Granada "no desmonte" este sábado las buenas sensaciones. Sobre el enfoque final, "la clave es que el jugador disfrute, que no haya presión".

Joan Francesc Ferrer 'Rubi', entrenador del Huesca, este jueves durante su comparecencia ante los medios de comunicación.
Joan Francesc Ferrer 'Rubi', entrenador del Huesca, este jueves durante su comparecencia ante los medios de comunicación.
Rafel Gobantes

Las dos victorias que ha suscrito el Huesca en sus más recientes apariciones ligueras, en casa contra el Barcelona B (2-1) y en Tenerife (2-4), se han revelado como la propulsión que necesitaba el vestuario altoaragonés para emerger desde la fosa en la que se estaba precipitando. Las ocho jornadas sin ganar habían agrietado la confianza de un equipo que en la presente campaña, durante una fase muy prolongada, se subió al trono presidencial para dominar con autoridad la tabla clasificatoria de Segunda. Ahora el Huesca es tercero, empatado con el Sporting (segundo) y dos puntos por detrás de los 67 con los que el Rayo Vallecano ocupa el ático en solitario, un emplazamiento que permite a los oscenses mantener la fuerza de sus opciones para dar el salto de categoría por el carril directo. No solo es una cuestión numérica. Los azulgranas, como se apreció en el Heliodoro tras el descanso después de una primera mitad con algún desajuste defensivo, han vuelto a sentirse cómodos sobre el rectángulo de juego, ágiles en el fútbol de ataque que les encumbró y que le había dado la espalda.

Sin embargo, no es tiempo para repartir condecoraciones ni para dar palmaditas en la espalda, porque la competición enfila sus últimos capítulos y el presente no da lugar a la complacencia. El Huesca lo que busca es la confirmación de los buenos presagios y mantenerse firme en su papel de alternativa al gigante madrileño y al coloso asturiano. Ni un solo paso atrás. Ha llegado el momento de la verdad y cada error se paga con sangre. Por eso, la próxima cita contra el Granada, que visita mañana El Alcoraz (20.00), va a servir para aclarar más el panorama: ganar para seguir quitando polvo a la piedra Rosetta que descodifica la cifra final hacia Primera o, en caso contrario, ser víctima de un frenazo en la producción y, como consecuencia, también en el terreno moral. Porque según destacó ayer el técnico Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, "estamos creciendo. El equipo va a más y soy bastante optimista en cuanto a cómo vamos a acabar de nivel".

En opinión del preparador barcelonés, "no se nos está haciendo larga la temporada. El momento más crítico lo hemos pasado y volvemos a estar animados. A ver si todo esto no se desmonta en este partido", en el que tendrá enfrente a un Granada al que "no se le puede infravalorar. Es el rival con el tope salarial más alto. Viene en una situación un poco negativa pero tiene mucho oficio y jugadores determinantes".

Los tres puntos son un tesoro para el Huesca, dispuesto a desenterrarlo en la hierba de El Alcoraz, ya que "por un lado, nos faltaría poco o ya estaría hecho el ‘play off’; luego, a día de hoy es un pulso de tres, si no fallamos los de arriba (para el ascenso directo). Por eso, el primero que reciba un bofetón, el cómo lo asimile va a ser crucial". Al igual que el modo de enfocar la perspectiva actual. "La clave es, partiendo de la implicación que hay, intentar que sea desde el punto en el que el jugador disfruta, que no haya presión, que no pensemos en qué pasa si no ganamos para que esa alegría nos dé un plus más", matizó Rubi.

Lo que a priori le concede un extra para recibir al Granada es el hecho de contar por primera vez con todos sus efectivos, después de bastantes meses. "Además te miran como diciendo, ‘dámela, dámela que me toca a mí’. Si no tuviéramos la fortuna de ascender y nos metiéramos en el ‘play off’ esto es muy bueno, porque luego hay partidos cada cuatro días y tenemos a la gente muy metida y muy enchufada. El problema es para mí", señaló.

De cara a presionar al Rayo y el Sporting, que juegan el domingo, en las últimas dos semanas "nuestra respuesta ha sido buena, si ahora es súper buena a ver si genera algo. Lo que está claro es que nosotros tenemos que hacer nuestra faena. Supongo que el que gane cinco partidos, o cuatro y un empate, será el que lo consiga", dijo Rubi, calculadora en mano.

Etiquetas
Comentarios