Despliega el menú
SD Huesca
Suscríbete

Chimy Ávila: “Sufrimos y vamos a seguir sufriendo, pero saldrá el sol para nosotros”

El delantero argentino, disponible este sábado contra el Granada tras cumplir sanción en Tenerife, se abona a la filosofía del “partido a partido” como premisa básica para poder conquistar el ascenso a Primera con el Huesca.

El delantero argentino Ezequiel 'Chimy' Ávila durante el entrenamiento de este martes en el IES Pirámide.
El delantero argentino Ezequiel 'Chimy' Ávila durante el entrenamiento de este martes en el IES Pirámide.
Rafael Gobantes

Después de ser clave en la remontada contra el Barcelona B, el delantero Ezequiel ‘Chimy’ Ávila se quedó “sin uñas” este pasado sábado en el salón de casa, desde donde vio en televisión la victoria del Huesca en Tenerife. Tras cumplir el castigo de un partido por acumulación de amarillas, el punta argentino ya es uno más en la lista de jugadores disponibles para el técnico Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, de cara al encuentro de este sábado en El Alcoraz frente al Granada (20.00). Chimy Ávila, autor de siete goles, espera una nueva oportunidad para continuar dejándose el alma en cada acción mientras viste la camiseta azulgrana. Es lo que ha hecho a lo largo de la presente temporada, su primera campaña en el Huesca, a préstamo por el San Lorenzo de Almagro. Pese a no llevar ni un año en suelo oscense, el guerrero rosarino ya es uno de los jugadores más idolatrados por la afición, que como el vestuario mantiene intacto su sueño de alcanzar la Primera División por la vía principal. Pero para lograrlo, Chimy ha incidido en lo que dijo tiempo atrás: “Sufrimos y vamos a seguir sufriendo, pero después saldrá el sol para nosotros”, ha señalado el ‘16’ azulgrana, quien no entiende otra fórmula posible para resolver la ecuación del éxito que la del “partido a partido” de su compatriota Diego Pablo Simeone.

“Estamos con muchas ganas, esperando el partido con ansiedad. Pero siempre conscientes de lo que nos pide el míster que tenemos que hacer”, ha reseñado Chimy Ávila este martes tras la sesión de entrenamiento desarrollada por el Huesca en el IES Pirámide. En la misma Rubi ha vuelto a contar con todos sus efectivos, terminando unos minutos antes el centrocampista Gonzalo Melero para culminar el madrileño con trabajo específico en el gimnasio.

Los altoaragoneses ya miran a su siguiente oponente, un Granada que “la verdad es que tiene un buen equipo. Nos ganaron allá y es una linda oportunidad para tomarnos la revancha, y más con la ayuda de la grada”, ha dicho el Chimy, quien ha sido gráfico a la hora de desvelar cómo siguió el choque de Tenerife: “Miré el partido en casa y me quedé sin uñas. Les decía a mis hijas, ‘vayan a jugar a las piezas’ porque estaba súper nervioso. Pero muy contento por el sacrificio, porque el equipo volvió a remontar otro partido”.

Y es que, en efecto, los dos últimos triunfos oscenses han llegado tras situarse por detrás en el marcador, algo a lo que el Huesca pretende darle la vuelta. “Terminar ganando es bueno, pero empezar ganando también, porque quizás se presenta de otro modo el partido. A veces nos pegan esos cachetazos para despertar. ‘Espabilen que acá estamos’. Pero bueno, eso se va a ir dando (lo de adelantarse en el marcador)”, ha reseñado Ávila.

Desde que el Barcelona B se pusiera 0-1 en El Alcoraz, hace dos jornadas, el conjunto altoaragonés se ha subido al carro ganador. ¿Lo ha cambiado todo ese partido? “No había cambiado nada antes. Tampoco lo podíamos llamar mala racha, porque el Huesca jugaba partidos buenos pero no se daban los resultados. Hoy se están dando. El equipo volvió a pensar como pensaba antes, en base al sacrificio, humildad y trabajo. Pienso que Huesca se merece lo que está buscando. Deja la vida, muchas cosas en cada partido”, ha opinado el delantero argentino, que ha recuperado sus declaraciones referentes al sufrimiento necesario para hallar la gloria. “La felicidad más linda es la pasa primero por el sufrimiento. Nadie te regala nada ni lo vas a tener gratis. Es en base al esmero y sacrificio de cada uno. Los chicos demostraron que se esfuerzan cada día más. Sufrimos y vamos a seguir sufriendo, pero después de todo esto va a salir el sol para nosotros”, ha relatado.

Lo que no le preocupa nada a Chimy Ávila es el calendario pendiente. “Si vos te pones a pensar en el futuro pueden pasar muchas cosas. Si vos te pones a pensar partido a partido, es lo mejor que hay. Si no has jugado con el Granada no puedes pensar en los demás. Así que partido a partido y haciendo las cosas bien”, ha manifestado.

¿Y está pendiente el rosarino de lo que hacen el Rayo y el Sporting de Gijón? “Nosotros vamos tranquilos, los que tienen que mirar para atrás son ellos. Acá hasta que no acabe la última fecha no estará todo dicho. Es una competencia muy linda. Venimos los tres desenganchados del pelotón. Que sea para quien Dios quiera, para el que mejor esté y el que más lo merezca”, ha respondido. “Presión tenemos los tres equipos, pero nosotros vamos a mirarnos a nosotros mismos y a hacer lo que nos pide el míster, que lo primero que nos dice es que seamos felices dentro de la cancha”, ha apostillado.

Los tres compromisos pendientes que le quedan al Huesca en El Alcoraz son indispensables para cuadrar las cuentas más prometedoras en toda la historia del club. “La fiesta en El Alcoraz fue todo el año. Veníamos con tropezones y la gente seguía estando al lado nuestro. Nunca dejó de apoyar. Jamás vi uno en la grada que se levantara antes de que acabara el partido. Eso te da más fuerza para pelear cada partido como una guerra”, ha opinado acerca del respaldo recibido y por recibir por parte de los seguidores locales. Esa masa de fieles sin reblar que ya cataloga a Chimy Ávila como uno de sus grandes referentes, por ese fútbol tan ardoroso que es seña de identidad del rosarino. “Lo dije en una nota, que me siento como si fuera mi segunda casa, por el amor y el cariño que me da la gente, los dirigentes,… yo trato a todos por igual, desde el presidente hasta la chica que limpia los inodoros. Ese cariño que me dieron es inolvidable”, ha asegurado el ‘16’ del Huesca, a quien le encantaría poder devolver todo ese amor con el mayor regalo posible, el ascenso a Primera. “Ojalá que lo podamos celebrar a lo grande y que nos metamos todos dentro de la fuente de la plaza, festejando juntos. Pero hay que llevarlo de a poco, no hay que apurarse, porque las peores caídas son las que más alto estás. Por eso, partido a partido”, ha vuelto a soltar la coletilla de la filosofía cholista.

El final de temporada, “lo afronto feliz. Venir acá es algo muy lindo que me pasó. Lo pasé súper genial con la gente que habita en el club, con la grada, con los compañeros. Si me toca estar entre los once, súper feliz, y si no también. Porque esto es una familia. Si vamos a la fiesta, vamos todos juntos; y si lloramos, lloramos todos juntos. Si el partido que viene me toca estar lo voy a disfrutar al máximo. Soy un chico que piensa así porque uno no sabe qué puede pasar mañana”.

Otro motivo para su felicidad es el regreso goleador de “mi hijo” Cucho Hernández, así como de Gonzalo Melero, los dos máximos estiletes azulgranas a nivel ofensivo (26 goles entre ambos). “Si mete uno, metemos todos. Somos una familia, un equipo. Me parece muy bien que hayan marcado porque se le abres la puerta a los que lo venían haciendo. Vuelve ese espíritu”, ha indicado.

Chimy Ávila, por sus características, ha sido el punto de mira de algunos colegiados. Ha reconocido el jugador que el entrenador le ha solicitado menos vigor en ocasiones. “El míster nos pide que presionemos un poco menos porque con Cuchito arrancamos a mil. Nos ponen una pared y nos vamos a ir a chocar (ríe). Nos dice que estemos más tranquilos pero esto ya es el instinto de uno ser así. Hay que seguir mejorando. Tenemos mucho por aprender, somos chicos y hay carrera por delante”, ha señalado.

Por último, Chimy Ávila ha declarado que desde el San Lorenzo de Almagro le han “felicitado por la temporada que estoy haciendo”, expresando igual su deseo de poder alargar la aventura oscense. “Eso se lo dejo a mi agente. Mi mentalidad está acá, no miró hacia el futuro, qué puede pasar, solo el día a día. Estoy contento. Ojalá el día de mañana pueda quedarme un año más. Me gustaría, pero eso no lo decido yo”, ha finalizado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión