Despliega el menú
SD Huesca

Lucha contra el temporal

Con 2 puntos sumados, solo el Sevilla B ha sido peor que el Huesca en las últimas cinco jornadas.

Juan Aguilera presionado por Rubén García durante el Huesca-Sporting del lunes (0-2).
Lucha contra el temporal
RAFAEL GOBANTES

Llueve abundantemente. Diluvia. Las ráfagas de viento impulsan su fuerza; y el mar, embravecido, golpea con virulencia el casco de la nave azulgrana, que con anterioridad surcaba grácil las aguas de la Segunda División y ahora lucha en medio de una tempestad que no cesa y que amenaza con hundir las ilusiones del equipo y de su afición. El temporal que arrecia sobre la Sociedad Deportiva Huesca en las últimas jornadas tuvo su quinto pasaje de agrio desenlace, con la derrota el lunes contra el Sporting de Gijón. Los asturianos fueron el primer visitante en asaltar la guarida de El Alcoraz con un 0-2 que ha supuesto para los altoaragoneses la pérdida del liderato y el acrecentar las interrogantes en lo que es sin duda un momento delicado para el capitán Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ y todos sus grumetes.

Aún así, pese a que solo el Sevilla Atlético refleja peores números en los cinco encuentros de liga más recientes, el vestuario del Huesca, todavía segundo y en ascenso directo, mantiene firmes sus convicciones. Dos empates y tres derrotas, una mínima producción de puntos (2) para un conjunto que se había acostumbrado a apuntarse victorias con asiduidad, no ha resquebrajado la fe en el seno de la entidad. Fue el centrocampista Lluís Sastre el encargado de exponer ayer ese sentir. "Yo soy muy positivo. Nadie se imaginaba estar en zona de ascenso directo a estas alturas de la temporada. He estado muchos años aquí y casi siempre estábamos luchando para no descender. Así que esto es muy bonito, jugar para ascender a Primera. Ahora viene la parte final, donde hay muchos equipos involucrados. Estamos muy motivados y con ganas de vencer y tirar para arriba", reflejó el balear, que regresó al club oscense en el mercado invernal del 2017 después de haber militado ya un lustro como azulgrana, incluyendo el primer ascenso a Segunda.

En el presente curso, el Huesca ha elevado sus miras en virtud a una trayectoria boyante que le ha hecho acreedor del liderato durante 17 jornadas seguidas. Ahora es el Rayo Vallecano el que con los mismos puntos (57) comanda la tabla. Sin embargo, que los madrileños les hayan superado o que otros enemigos dibujen una progresión digna de alabanza no ha rebanado el objetivo que establecieron los azulgranas tras firmar cinco victorias consecutivas como apertura de la segunda vuelta. "Sabemos que hay muchos equipos ahí arriba, pero yo prefiero esta presión por estar arriba que por no descender. Hay que ir partido a partido", recomendó Sastre.

La reconfiguración del Huesca, la búsqueda de una nueva fase de estabilidad y alegría, depende en gran medida de obtener pronto un triunfo. "Sabemos que la victoria va a llegar. Esperamos que sea el lunes, además ante un rival directo. Si somos capaces de ganar en Cádiz veremos las cosas de un modo más positivo y seremos más optimistas otra vez", manifestó el ‘22’ azulgrana, quien recordó alguna circunstancia del choque contra el Sporting. "Al final tuvimos ocasiones para meternos en el partido. Una lástima. Ahora, la que a lo mejor antes metíamos a la primera y el partido iba rodado, no entra y marca el contrario. Son rachas e inercias que en este momento no vienen de cara", dijo.

El Huesca debe saber convivir con una tabla clasificatoria que se ha ido apretando y que ha reducido su anterior ventaja a un mínimo espacio con sus enemigos. Por eso, en Cádiz "hay que salir motivados pero que no nos pueda la ansiedad. Somos un equipo maduro y creo que eso no será un problema. Puedes ganar o perder, porque hay partidos que estás mejor y otros peor", apuntó Sastre, quien señaló al colectivo en general como ingrediente primordial para levantar el ánimo de puertas para adentro. "Entre todos hay que tirar para adelante. Hay gente veterana que habla más y otros que hablan menos, como los jóvenes. Eso va a en la personalidad de cada uno. Los que tenemos más experiencia debemos intentar echar un cable en ese sentido", manifestó.

En un estadio Ramón de Carranza lleno, al Huesca le esperará el lunes el tercer clasificado, un Cádiz que puede desbancar a los oscenses de la zona de ascenso directo. "Si nos ganan igualan a puntos, pero si nosotros somos capaces de ganar volvemos a coger un colchón de 6 puntos. Así que prefiero estar en nuestra situación que en la suya", opinó Sastre.

Etiquetas
Comentarios