Despliega el menú
SD Huesca

Fran Mérida y El Alcoraz, un reencuentro especial

El medio barcelonés salió desde el Huesca hacia el Osasuna en el verano de 2016. Con los azulgranas revitalizó su carrera desde Segunda B. También es elemento clave en los navarros el portero Sergio Herrera.

Fran Mérida, durante un Huesca-Leganés de la temporada 2015/2016.
Fran Mérida, durante un Huesca-Leganés de la temporada 2015/2016.
Rafael Gobantes

Fran Mérida es uno de esos futbolistas en los que la Sociedad Deportiva Huesca ha causado el efecto trampolín. En el caso concreto del centrocampista barcelonés, fue el segundo impulso a una carrera balompédica en la élite que arrancó fuerte en edad muy temprana y que terminó apagándose después de varias temporadas infructuosas. Hasta que el Huesca se cruzó en su camino. Era diciembre de 2015 y Mérida se entrenaba con el Prat de la Tercera División esperando alguna llamada de socorro, una vez que el verano había terminado en un regreso anticipado desde Brasil con mucha más pena que gloria. El chico que debutó con 16 años en el Arsenal de Wenger, se aferró entonces a la propuesta del Huesca y a sus 25 años pasó a formar parte de un equipo que andaba peleando por la primera posición, pero del grupo 2 de la Segunda B. La historia de Fran Mérida y el Huesca ya se conoce. Resultó un éxito para ambas partes. El Huesca volvió a Segunda y trajo de vuelta consigo al mejor Mérida. Este domingo (18.00), el equipo altoaragonés y la afición de El Alcoraz que tanto le quiso (y tanto le sigue queriendo) se reencontrarán con el zurdo que ahora maneja los hilos del Osasuna y que ya ha hablado en Pamplona de sus sentimientos por el Huesca.

Claro que también ha dicho Francisco, como le llamaba siempre Anquela, que durante esos 90 minutos en los que Osasuna trate de hacer caer la imbatibilidad de El Alcoraz no existirá espacio para según qué tipo de emociones. Las de carga más sentimental se darán antes. Y se darán después. “Durante noventa minutos obviamente no serán mis amigos y querré que Osasuna gane”, ha reconocido este jueves en Pamplona el de Vilanova i la Geltrú, quien tras pasar previamente por la cantera del Barcelona, el Atlético, la Real Sociedad, el Hércules o el Atlético Paranaense ha afirmado que el Huesca “me marcó por las circunstancias en las que llegué. Y por lo que viví allí”. En cifras vivió 60 partidos oficiales portando la camiseta del Huesca en los que anotó 10 goles (9 de ellos de plata); y vivió un ascenso y una permanencia en Segunda, esta además firmando una gran recta final de curso. Tanto colectiva como personalmente. Todo ello “en un ambiente familiar espectacular”, ha definido Fran Mérida, que cuando evoca recuerdos de su pasado azulgrana lo hace siempre “con cariño”. Por eso si marcara gol en El Alcoraz ya ha anunciado que no lo celebrará.

Osasuna, con el que ahora desafía al Huesca, permitió al centrocampista barcelonés cumplir con el objetivo personal que se había establecido cuando el conjunto altoaragonés le recuperó para la causa del balón. Él quería volver a Primera División. Quería saciar sus ansias de pasear su fútbol de nuevo por la máxima categoría. Así, después de haber renovado por el Huesca, fue traspasado (era lo acordado con el club azulgrana para que quedara algo en caja con su marcha) y recorrió los 165 kilómetros que separan la capital oscense de la capital navarra esperando enseñar también al mejor Fran Mérida en Primera. El reto lo superó sí, aunque no lo consumó en su plenitud. La cuadratura perfecta del círculo no se dio, ya que su protagonismo en los rojillos puede catalogarse como discreto. Dentro de un Osasuna que en términos deportivos no recordará nunca en positivo lo sucedido en su trigesimoseptimo paso por Primera División. Fugaz paso.

La continuidad no es un sustantivo de los que definen la temporada pasada de Fran Mérida en Osasuna. Ni con Enrique Martín Monreal, ni con Caparrós, ni con Vasiljevic. Con hasta tres técnicos diferentes, los planteamientos nunca le guardaban un lugar principal. Tras el descenso, el panorama ha cambiado para el ex azulgrana, puesto que en Segunda ha recuperado sus galones en el centro del campo y ha reactivado la vena goleadora que mostró en el Huesca 2015/2016. Con 5 goles es junto a David Rodríguez el segundo máximo artillero osasunista, a uno de Xisco. El último tanto de Mérida es reciente: marcó en el pasada jornada en la victoria por 2-1 en El Sadar ante la Cultural Leonesa.

Todo esto, lo malo, lo bueno y lo no tan bueno, componen el pasado de Fran Mérida. Su presente le lleva de nuevo El Alcoraz. Esta vez no será de espectador como en anteriores visitas, sino que pisará por primera vez la hierba luciendo otros colores distintos a los azulgranas. Enfrente se va a encontrar un Huesca en versión netamente mejorada de la que dejó él, luciendo diez jornadas en el liderato de la Segunda División. Es hasta ahí donde quiere llegar Osasuna. El partido, por ello, “es muy importante”, ha considerado Mérida. “Pero no definitivo”, ha matizado. "Queremos cogerles y también juega el golaverage”, ha indicado, ya que el Huesca arañó un empate de El Sadar en la tercera jornada (1-1).

Fran Mérida ha etiquetado al Huesca en la actualidad como “el principal candidato” al ascenso a Primera. “Está compitiendo muy bien, sobre todo en casa, que no han perdido todavía. Sabe a lo que juega, recibe pocos goles y hasta el momento la clasificación no engaña, es el mejor equipo de Segunda", ha resaltado, a la vez que ha demostrado un profundo conocimiento sobre las bondades oscenses: "Les conocemos muy bien. Tienen, bajo mi punto de vista, algo muy bueno. Pueden iniciar con salida de balón y lo hacen bien, y también saben replegarse y salen como balas porque tienen gente arriba muy veloz, que está en buena forma. Luego, en el centro del campo tienen gente muy trabajadora, llegadora al área también”.

Y otro ex azulgrana en la portería navarra: Sergio Herrera

No será Fran Mérida el único jugador osasunista que antes ha pasado por el Huesca, ya que en la portería es titular indiscutible Sergio Herrera. Para el de Miranda de Ebro también será seguro una cita especial, porque no ha pasado ni un año desde que se desempeñara las mismas funciones en el equipo altoaragonés.

Este jueves, su sucesor en el puesto, el navarro Álex Remiro, ha hablado muy bien de la labor que desempeñó Herrera durante la pasada campaña. “Sergio es un gran portero. Yo le conozco de cuando estaba en el filial del Athletic y él en el Amorebieta. Hizo un temporadón. Luego fichó aquí y también. Al final es un tío que se merece que le pasen cosas buenas. Es una gran persona. Vosotros le conocéis”, ha señalado el meta cedido en Huesca por el Athletic, quien como lo fuera Herrera para Anquela es el ángel de la guarda de Rubi.

Etiquetas
Comentarios