Despliega el menú
SD Huesca

La defensa de cinco inquieta al Huesca

La racha triunfal del Oviedo coincide con el cambio defensivo de Anquela, que optó por tres centrales. Los de Rubi basan sus sesiones en contrarrestar este esquema.

Rubi -izquierda- junto a su ayudante Jaume Torras, dirigen un entrenamiento de esta semana
La defensa de cinco inquieta al Huesca
Verónica Lacasa

Anquela ya demostró en Huesca ser fiel a la idea de que la solidez de un equipo se forja desde la defensa, y a su llegada al equipo oscense optó por una última línea de cinco hombres, que mantuvo hasta que el conjunto ganó enteros y confianza. Ahora en el Oviedo parece haber echado mano de la misma fórmula, con el fin de taponar la sangría de goles recibidos de su equipo, que le habían llevado a la inestabilidad y alejado de la parte noble de la tabla. Cuando probó este sistema en Huesca el equipo se resintió ofensivamente, algo que no le ha ocurrido en territorio asturiano, donde sus arietes han respondido al trabajo de los defensas saliendo al contraataque, permitiendo al Oviedo sumar cinco jornadas sin perder y encaramarse así al tercer puesto, en el que este domingo llegan a El Alcoraz.

Precisamente es esa tela de araña que ha dibujado a Anquela en campo propio lo que más inquieta a los jugadores del Huesca, especialmente a aquellos que conocen de primera mano la fórmula de trabajo del que fuera su entrenador. "Al principio de la temporada les hacían goles con facilidad, pero ahora están mucho más armados, y prácticamente no reciben. Además, arriba están aprovechando bien sus oportunidades, con Linares, Aarón o Saúl", apuntó ayer Juan Aguilera, tras el entrenamiento del equipo, que se celebró a puerta cerrada, pero que según explicó el centrocampista, se basó en estudiar el potencial rival y encontrar la forma de contrarrestarlo. "Buscarán aprovechar esa defensa tan trabajada para poder salir a la contra", vaticinó.

Otro de los aspectos que tienen en cuenta los jugadores oscenses, especialmente los que se mantienen del pasado curso, es la identidad que imprime Anquela a sus equipos. "Sabemos que es un entrenador muy competitivo, y los jugadores lo van a dar todo en el campo. No darán un balón por perdido", dijo Aguilera, en un reflejo del propio Huesca del pasado curso.

No obstante, y en base a ello, el mediocentro otorgó más ventaja al Oviedo atendiendo al vínculo de su técnico con El Alcoraz. "Nos conoce muy bien, ya que hicimos juntos una gran temporada y va a saber dónde hacernos daño", valoró el jugador, aunque admitió que el estilo de juego actual del Huesca ha cambiado mucho en esta media temporada que han pasado sin Anquela. "Tenemos nuestras armas y jugamos muy diferente, por lo que creo que podemos llevarnos los puntos", añadió, apelando también a la gran racha que lleva el conjunto oscense en su estadio, donde no pierde desde el pasado mes de febrero.

Además de darle prolongación a esa excelente dinámica, un triunfo permitiría al Huesca afrontar la segunda vuelta con cierto colchón, ya que le sacarían siete puntos al tercer clasificado –precisamente el rival de esta jornada–. La situación es propicia, por tanto, para asentarse en la cabeza, donde ya tienen garantizado permanecer una semana más, y por consiguiente, ser campeones de invierno.

Un objetivo que perseguirán sin el compañero habitual de Aguilera en el centro del campo, Melero, que se perderá su primer partido del curso por sanción. Algo que no inquieta a éste, convencido de la solvencia del once que el entrenador elija, aunque no esté el capitán. "Es una baja clave, pero hay más jugadores que pueden estar allí, porque ya están demostrando que siempre que salen, aportan. Yo confío en ellos", concluyó Aguilera.

Etiquetas
Comentarios