Despliega el menú
SD Huesca

El Huesca se despide de la Copa del Rey

Los oscenses pelearon la eliminatoria, pero el Villarreal terminó imponiéndose

Los jugadores del Villarreal celebran el primer gol de su equipo durante su partido contra la SD Huesca.
Los jugadores del Villarreal celebran el primer gol de su equipo durante su partido contra la SD Huesca.
Efe/Domenech Castelló

El Huesca llegó a creerse que podía dejar en la cuneta a todo un Primera División como el Villarreal y seguir su aventura en la Copa del Rey, e incluso la grada del Madrigal vio peligrar la eliminatoria durante la primera media hora de juego. Pero Trigueros puso la lógica y también la calma entre los presentes cuando se cumplía el minuto 27. Con el 1-0 los oscenses seguían a un solo tanto de dar la sorpresa, y no reblaron en sus intentos, apoyados en un gran Whalley, pero fueron incapaces de encontrar los tres palos y terminaron viendo como en lugar de llegar el empate, Soldado ponía el definitivo 2-0.

Pareció apostar Anquela por ir a empatar, y repitió la apretada defensa que dio la alegría en Almería, cambiando a Jesús por Christian y con la dupla Manolo-Ros por delante. El planteamiento funcionó hasta que el Villarreal acertó y el Huesca se encontró sin recursos de garantía para hacer ese gol que le diera la vida, ya que arriba solo contaba con Carlos Calvo y Moya –que desaprovecharon una nueva oportunidad de reivindicarse- y Tyronne, que sí dejó destellos, pero que se fue sin premio.

La segunda parte, con la entrada de Figueroa, Mainz y Samu, dio algo de alegría al equipo oscense, pero siguió faltando mordiente en los últimos metros, sin que ninguno de los hombres de ataque encontraran los tres palos.

El Villarreal se mostró entonces mucho más eficiente, y sacó un penalti en el minuto 62, pero Soldado, recién entrado al terreno de juego, envió al larguero. No perdonó en su siguiente acción clara, en la que, al filo del fuera de juego, fusiló a Whalley, que hasta el momento se estaba destapando como el mejor azulgrana, con varias manos providenciales.

A doce del final, el 2-0 dejó el partido sentenciado. El Huesca peleó los últimos balones pero tuvo que resignarse e irse de El Madrigal sin el premio del gol, y decir adiós a la Copa desde el césped del campo castellonense.

Etiquetas
Comentarios