Despliega el menú
Real Zaragoza

Traje nuevo para vestirse de líder

Las bajas de los internacionales Bono y Vallejo, y del lesionado Diamanka obligan a tejer un nuevo once a Popovic. Pese a estas mermas, el Real Zaragoza dormiría hoy líder si vence al Valladolid y el Huesca gana o empata en Córdoba.

Ranko Popovic dialoga con Ortuño, referencia ofensiva del Real Zaragoza.
Ranko Popovic dialoga con Ortuño, referencia ofensiva del Real Zaragoza.
guillermo mestre

Hace una semana, el Real Zaragoza se introdujo por primera vez en la zona de ascenso a la Primera División. ¿Fue bueno o no el empate en Mallorca? He ahí sus consecuencias... El caso es que hasta 12 jornadas ha habido que esperar para alcanzar la tierra prometida, suelo que en ningún momento pisó el león rampante desde que se despeñó a Segunda.

Y con el actual ya son tres añitos... Y ni en éste ni en el anterior cuenta con la ayuda al descenso que concede la LFP. Sí, el plantillón de Paco Herrera jamás alcanzó la cota en que hoy habita el Zaragoza. Conviene rebobinar en la memoria antes de emitir cualquier juicio sobre el ejercicio actual. Algo hemos mejorado, desde luego. Lo mejor es que esta mejoría la está trasladando numéricamente a la clasificación el conjunto de Ranko Popovic, que hoy incluso podría acostarse como líder de la categoría.

La ecuación del liderato exige como premisas necesarias el triunfo zaragocista ante el Valladolid y que el Huesca arranque esta tarde una victoria o un empate en Córdoba. Nada es sencillo en el equilibrio de la Segunda actual, pero la ecuación es posible. Incluso probable: el Zaragoza ha sujetado sus últimos tres choques como local, y el Huesca produce mucho a domicilio.

La semana no ha sido sencilla. Con un plantel tan ajustado, cada baja supone un quebradero de cabeza para Popovic. A las ausencias seguras de Bono y Vallejo, seleccionados con los equipos nacionales de Marruecos y España, respectivamente, hay que agregar la lesión de Diamanka. El tiempo pasa demasiado deprisa. Hace cuatro días que se lesionaron Wilk y Jaime, y casi nos hemos olvidado de ellos. Qué decir de Rubén y Mario, que ayer entró en la convocatoria, por cierto. Sumen. Tres bajas recientes y cuatro de atrás: siete. Menos mal que Popovic se toma las cosas con optimismo. Siete bajas son más de medio equipo.

Remiendos de lujo

Con un zurcido por aquí y otro zurcido por allá, Popovic ha sabido apañar los descosidos de las lesiones. Generalmente, las bajas afectan a los resultados de los equipos. El caso del Zaragoza es especial, pues su crecida en la clasificación, esa curva en su rendimiento que lo ha transportado de la mediocridad de la tabla a la zona de ascenso, la ha experimentado cuando ha perdido a su referencia en el centro del campo (Wilk) y al hombre que aportaba amplitud y profundidad (Jaime). Popovic lleva toda la semana enhebrando.

Puntada a puntada, punto a punto, así teje el Zaragoza el traje del ascenso. Con tela marinera, con parné, con dinero, presume de traje cualquiera. Reunirá su mérito cuando el Zaragoza luzca traje de líder, con las ropas tan humildes que le han obligado a vestir después de tantas obligaciones por cubrir. Ya saben, pagos a Hacienda, limitaciones de la LFP, pufos heredados y tal...

Los descosidos de esta semana no afectan a retales precisamente: Bono y Vallejo, portero y defensa central. Popovic apuesta por Manu Herrera y el chaval del filial Olaortúa como recambios. Se ha intentado recuperar a Diamanka, pero el ‘todocampista’ senegales, clave en el despegue zaragocista junto a Erik Morán, seguía sintiendo molestias el viernes y se descartó.

Le sustituirá Aria. El resto será el equipo que empató en Mallorca, aunque Pedro también podría entrar por Ángel. O por Aria. En el traje hay remiendos, pero la percha zaragocista permanece, el soporte de los siete partidos sin perder. No será por percha... Al año que viene luciremos traje en Primera. Mientras, hoy podemos vestirnos de líderes.

Etiquetas
Comentarios