Despliega el menú
Real Zaragoza

Popovic mete prisa

A 20 días de comenzar la liga, el técnico subraya la necesidad de cerrar cuanto antes la plantilla para poder armar el equipo.

Ranko Popovic, con gesto serio, sigue el partido del sábado en Tarragona desde el banquillo zaragocista.
Ranko Popovic, con gesto serio, sigue el partido del sábado en Tarragona desde el banquillo zaragocista.
Lluís Milián

"Nos faltan ajustes en todas las líneas. Vamos a intentar cerrar cuanto antes la plantilla. Es conveniente tener cuanto antes a todos los jugadores que necesitamos. Y, sobre todo, necesitamos saber quién se va y quién se queda con concreción". Ranko Popovic fue claro en su ruego y recomendación al término del partido del sábado en Tarragona. No es la primera vez durante el verano que emite este mensaje. Pero sí la primera que suena con cierta premura.

A falta de solo 20 díaspara que la liga empiece en Miranda de Ebro para el Real Zaragoza, es una evidencia que el vestuario está incompleto y sin terminar de diseñar.

En cuanto a fichajes, es cierto que han llegado diez, más la repetición de la cesión de Bono un año más. Un trabajo sobresaliente del área deportiva que hace muchos años no sucedía. Pero faltan tres o cuatro piezas todavía. Jugadores que han de ser la guinda, diferenciales en cada línea específica.

Y, además de esto, como significa Popovic en sus declaraciones, urge resolver con nitidez el apartado de bajas en la plantilla. Cuestión ésta, crucial.

En el momento en que han comenzado los partidos de preparación, no es recomendable tener futbolistas en vía muertadentro del grupo. Por muy buena voluntad que haya entre todas las partes, genera un ruido poco agradable tener que dejar sin jugar a futbolistas con los que sí se entrena.

Este año, por ahora, es el caso de Fernández, Álamo y Adán Pérez. En veranos recientes, sucedió con los Barkero, Luis García, Víctor Rodríguez, Apoño, Loovens, Hélder Postiga... Al principio de la pretemporada es un lastre que siempre parece llevadero. Pero, si se dilata en el tiempo, acaba siendo un problema inevitable en el funcionamiento interno del vestuario y de los propios entrenamientos. Genera vértigos.

Popovic quiere desbrozar cuanto antes el plantel. Saber a ciencia cierta con qué futbolistas ha de armar el equipo definitivo que comience la competición. Sobre todo, con cuáles no lo va a hacer. En este sentido, está decidido que Fernández, Álamo, Alcolea y Adán Pérez van a irse con seguridad. Pero el entrenador, naturalmente, querría definir de igual modo si Abraham, Rubén y Lolo, otros tres cuya continuidad está todavía en el aire pese a que la recomendación financiera sugiere que también han de marcharse, estarán o no en el vestuario el 1 de septiembre, al cierre del mercado estival.

Es un hándicap tener que entrenar y, más aún, hacer pruebas en los partidos amistosos, con jugadores que tal vez no sean útiles cuando la liga esté en marcha porque hayan abandonado el club a última hora.Pulimento en todas las líneas

"Nos hemos quedado sin 48 goles de la temporada pasada. Se han ido los jugadores que metieron todos esos goles. Y eso va a costar ajustarlo", dijo Popovic para señalar una de las mayores máculas a solucionar con la necesaria reestructuración de la plantilla de este verano. En efecto, el Real Zaragoza de los 61 goles del curso anterior ha perdido los 23 de Borja Bastón, los 10 de Willian José, los 8 de Jaime (a expensas de que regrese todavía) y los 7 de Eldin Hadzic.

Según destacó el entrenador en Tarragona, la idea no es buscar recambios pieza por pieza, que vengan a ser clones de los que se han ido. El concepto es mucho más global.

"Para que la delantera funcione bien también hay que mejorar la forma de defender atrás y es necesario tener un medio campo con determinadas características", indicó al respecto.

Hace una semana que Popovic ya anunció que, en sus equipos, le gusta "tener jugadores con gol en todas las posiciones del campo, especialmente en la segunda línea". Y avisó: "Cuanto más nos acerquemos a eso, más opciones de éxito tendremos".

Hasta ahora, los amistosos ante el Ebro, Cagliari y Nástic, saldados sin victorias, han tenido un perfil de cierta provisionalidad. Popovic quiere aumentar el valor de los ensayos en lo sucesivo. Para ello, la plantilla debe ir cogiendo su forma definitiva.

Etiquetas
Comentarios