Despliega el menú
Real Zaragoza

Manu Herrera-Bono, una portería de garantías

El Real Zaragoza confía en que se complementen bajo palos y ultima una nueva cesión del marroquí.

Bono, durante el entrenamiento de ayer por la mañana.
Bono, durante el entrenamiento de ayer por la mañana.
a. navarro

Cerrar una nueva cesión de Yassine Bounou 'Bono'. Ese uno de los principales objetivos del Real Zaragoza a corto plazo. Tal y como adelantó este martes el director deportivo, Ángel Martín González, los contactos con el Atlético de Madrid están "avanzados" y la operación podría hacerse efectiva en los próximos días. El club nunca ha ocultado su interés por que el marroquí prorrogue su estancia en la capital aragonesa y le considera un complemento de garantías para Manu Herrera en la portería. 

Más allá de quien arranque como titular, las cualidades de uno y otro son muy diferentes y aprovechables en función del rival y de las circunstancias de cada partido. 'Bono' cumple con ese perfil de portero de envergadura (1,91 metros) tan extendido en el fútbol moderno.

Posee un buen juego de pies y serenidad por alto. Esa que no tuvo en la acción que acabó por privar hace justo un mes al Zaragoza del ascenso y que aún permanece en su retina. Está convencido de que tiene una cuenta pendiente con el club y eso juega muy a su favor. También que Ranko Popovic le conoce a la perfección y confía en su juventud como principal vía de mejora de sus prestaciones.

Herrera, con una década más de fútbol en sus espaldas, sacia la antigua pretensión de contar con un cancerbero de experiencia. Sabe lo que es ser 'Zamora' de Segunda División y ha logrado el ascenso con dos equipos distintos (Elche y Levante). Sus condiciones nada tienen que ver con las de 'Bono'. Su estatura (1,82) le permite ser más ágil en el uno contra uno y también es más rápido en las salidas. Con los pies, encuentra más dificultades para sacar el balón jugado con criterio.

Así, a pesar de que Martín González ha expresado en más de una ocasión que la intención es dotar de más regularidad al puesto, después de que el pasado año Whalley, Alcolea y el propio 'Bono' disputasen un número similar de minutos, se valora positivamente contar con dos perfiles variados sobre los que asentar la defensa. Después, Ranko Popovic será el encargado de decidir en cada momento y valorar si la estabilidad es sinónimo de buen rendimiento o, si por el contrario, conduce a una menor exigencia y a la autocomplacencia. 

Alcolea, en la rampa de salida

Quien parece realmente complicado que llegue a entrar en los planes del serbio es Pablo Alcolea. Su ficha (cercana a los 180.000 euros) le coloca como uno de los jugadores prescindibles, más aún teniendo en cuenta la competencia a la que habría de hacer frente.

Según las palabras de Martín González, "en plena pretemporada, el club está centrado en analizar qué es lo que más se echa en falta sobre el césped", para acelerar en el futuro el proceso de bajas. Para entonces, se valorará una salida pactada por ambas partes, ya sea en forma de traspaso o de cesión. Siempre desde el respeto a un jugador de la casa, comprometido y que respondió cuando le tocó estar bajo palos.

Etiquetas
Comentarios