Despliega el menú
Real Zaragoza

Popovic y Willian José: una relación diferente

La relación entre el entrenador y el delantero brasileño se ha jugado casi tanto en la sala de prensa como sobre el campo.

Willian José celebra su gol ante el Alcorcón
Willian José celebra su gol ante el Alcorcón
Tino Gil/RZ

La relación entre Ranko Popovic y Willian José ha sido un tema recurrente en las ruedas de prensa del entrenador del Real Zaragoza prácticamente desde que llegó al club aragonés. Semana tras semana, el entrenador serbio le ha dedicado parte de sus palabras  en la sala de prensa al delantero brasileño. Algunas veces, pidiendo paciencia o mostrando su satisfacción con el trabajo del futbolista, pero la mayoría de sus recados han sido para pedirle más trabajo, criticar su actitud o mostrar su disconformidad con el juego y es esfuerzo del atacante.

Este lunes, Popovic charló durante un buen rato con Willian José en el entrenamiento. Tan solo habían pasado unas horas desde que asegurara, en rueda de prensa, que durante la segunda parte el brasileño había desaparecido completamente y no había hecho nada. Y eso que había comenzado bien el encuentro, con un gol en el minuto 15 y una ocasión clara, poco después, tras una gran jugada con Ruiz de Galarreta que culminó con un potente disparo. El portero del Alcorcón, Javi Jiménez, lo despejó a saque de esquina.

Antes del partido, el técnico le había defendido: "Lo peor que puede pasar ahora es que metamos presión a Willian. Que queramos que en un partido llegue a los números de Borja", advirtió: "Willian va a jugar en su posición y tiene que sentirse cómodo. No preocuparse mucho de cómo le van a salir las cosas, sino tratar de disfrutar, de hacerlo bien, de hacer lo que él puede hacer. Solo así le saldrán las cosas bien al él y a nosotros".

Sin embargo, tras el partido, Popovic no faltó a su habitual cita dialéctica con el delantero. “Willi era un desastre en la segunda parte. No aparecía en ningún lado, no lo intentaba, no peleaba, no ha hecho nada. En la primera parte estuvo muy bien, pero luego desaparecía. Tampoco el equipo le ha favorecido. Willi, como estaba, no era para hacer nada”, aseguró el técnico serbio. Pese al mal partido que, según Popovic, estaba haciendo el brasileño, no le sacó del campo hasta el minuto 83.

Este lunes, tras el partido, Diego Rico hablaba sobre las críticas del entrenador a su compañero, aunque sin mucho interés en profundizar en este asunto. “No tengo ninguna información sobre que haya criticado a ningún jugador en especial”, comenzaba el lateral su rueda de prensa tras el entrenamiento del lunes. “El equipo intenta dar lo máximo, él sabrá a quién criticar y por qué. Sus razones tendrá”, zanjaba el asunto el burgalés.

Una relación diferente

Popovic suele quitarles importancia tanto a los errores como a los aciertos individuales y alabar o criticar al conjunto. Pero con Willian José es diferente. Quizás el detonante fueran las declaraciones del propio futbolista, que se quejó en público de la posición en la que el entrenador le colocó en el partido contra el Albacete. "En el partido anterior no estaba jugando en mi posición. Ya le dije al entrenador que nunca había jugado allí. Estoy acostumbrado a jugar como primer atacante. Víctor Muñoz me colocaba por detrás de Borja y me sentía bien, pero nunca he jugado en la banda, no sé como hacerlo", aseguraba el brasileño, quien todavía se mostró más claro sobre sus deseos: “Prefiero jugar en mi posición, de delantero o de segunda punta, pero en la banda no quiero jugar más".

En su siguiente comparecencia, Popovic le advirtió de que hablar con la prensa antes que con él no era el camino, aunque aquel mensaje no fue ni el primero ni el último que el serbio le decicó. En otra ocasión, cuando le preguntaron si jugarían Borja y Willian juntos, respondió que quien se lo ganara tendría un puesto, haciendo alusión al rendimiento del brasileño.

Antes del partido contra el Alavés, en el que volvió a jugar como titular, le lanzó otro dardo: "Tiene que demostrar siempre. Willi es como el intermitente en el coche. Y como va siempre con la camiseta de entrenamiento amarilla aún lo parece más. Eso es un problema. Espero que cuando le toca se quede ahí", indicó, antes de asegurar que "está trabajando bien" y que quiere que "su trabajo se vea en el campo".

Dos semanas después, en la previa del encuentro ante el Mallorca, al serbio le volvieron a preguntar por Willian. "Sé que os interesa. Es normal, tenéis que escribir siempre cosas. Pero le veo muy bien, un chico guapísimo, alto...", aseguró entre risas, para luego pasar al mensaje real: "Lo tiene difícil también, estamos hablando mucho y tratando de buscar una manera para que se acerque más. Hay jugadores que te crean problemas, que no trabajan... Willian no. Es un chico fantástico, pero le cuesta acercarse e integrarse. Es muy reservado con todos. Son cosas normales. El chico viene de otro país, con otras costumbres. Algunos se adaptan en tres días y a otros les cuesta más. Willi tiene que hacer un poco más para que contemos más con él".

Etiquetas