Despliega el menú
Real Zaragoza

Tato es la ficha 18ª

Mediapunta murciano de 31 años, jugó la última temporada en Las Palmas y Girona.
Llega tras frustrarse su fichaje por el Mallorca, que lo anunció oficialmente hace una semana

Jesús Rodríguez Tato, ayer en el acto de su presentación como jugador zaragocista, con el consejero delegado Carlos Iribarren.
Tato es la ficha 18ª
Asier Alcorta

Jesús Rodríguez Tato, mediapunta murciano de 31 años con amplia experiencia en la Segunda División, se convirtó ayer de improviso en el último fichaje del verano del Real Zaragoza. La llegada de Tato fue anunciada pasado el mediodía por el club, el futbolista fue presentado a primera hora de la tarde en la Romareda y, a continuación, ya se entrenó con Víctor Muñoz en la Ciudad Deportiva.

Se trata de un segundo delantero veloz, con mucha movilidad en los espacios libres y con buena llegada al área. La temporada pasada disputó la primera vuelta con Las Palmas pero, en el mercado invernal, fue traspasado al Girona, donde acabó el curso. En esta última campaña, las estadísticas de Tato han sufrido un frenazo a una trayectoria bastante regular en cuanto a rendimiento en los diversos equipos donde ha militado, ya que no fue capaz de anotar un solo gol.

Aun así, el Real Zaragoza confía en recuperar su mejor versión, la que dejó en las filas del Cartagena,  Albacete y Xerez entre 2009 y 2012 e, incluso, en su primer curso en Las Palmas, hace dos años.

"Soy un tipo honrado, muy trabajador. Nada egoísta, un futbolista muy de club", se autodefinió Tato en sus primeras palabras como zaragocista. El atacante, nacido en la localidad murciana de Las Torres de Cotillas –a 15 kilómetros de la capital–, explicó sus características en el terreno de juego. "Puedo jugar en cualquiera de las posiciones de ataque. Donde más cómodo me siento es como segundo punta o como delantero de referencia. Pero he jugado en las dos bandas, más en la izquierda", dijo.

Tato, de 1,79 de estatura, reconoció que no está aún apto para entrar en el equipo por cuestiones físicas. "Lo que necesito ahora es asentarme aqui. Encontrar vivienda rápidamente con mi mujer y ponerme a punto lo antes posible. Si por mí fuera, estaría disponible ya para este sábado. Pero es verdad que necesito unos días para poder acoplarme al grupo y conocer de primera mano lo que el entrenador me va a pedir", admitió el último fichaje blanquillo, que lucirá el dorsal 20 en su camiseta. "Durante el verano he trabajado individualmente con una empresa en Sevilla. Y en estos últimos 10 días he estado parado porque fui a Mallorca y he permanecido en la isla sin poder entrenarme", añadió.Víctima del lío del Mallorca

Y es que Tato ha sufrido diez días esperpénticos en un hotel de Palma de Mallorca en compañía de su esposa y su hija de 8 meses. El club balear anunció el miércoles pasado de manera oficial el fichaje del punta, pero la guerra interna que vive la institución mallorquinista ha acabado abortando su incorporación al cuadro de Son Moix y, por ello, su llegada al Real Zaragoza es la culminación de un rebote inesperado e inaudito. 

"Ha sido una situación extraña, como todo lo que ocurre en el Mallorca. El director general, Dudú Aouate, fue quien me fichó. Pero al llegar allí, en el consejo de administración hubo discrepencias y se utilizó mi fichaje com

o arma arrojadiza y chantaje entre una parte y otra", resumió Tato. Visto el cariz irreversible de ese conflicto, el Zaragoza, que ya había hablado con él en agosto, ha sido su opción final.

Etiquetas