Despliega el menú
Real Zaragoza

Tres semanas perdidas

Desde la llegada de Lasheras y su grupo, el Real Zaragoza carece de estructura y proyecto.

Compradores del Real Zaragoza, en Madrid
Tres semanas perdidas

Cuando se cumplen ya tres semanas de la operación de venta de Agapito Iglesias -cuya sombra parece seguir sobrevolando sobre la entidad- a los empresarios comandados por Luis Lasheras, el Real Zaragoza se asoma al abismo sin que se pongan soluciones al comprometido futuro al que parece abocado. Tres semanas perdidas marcadas por el desaliento y el desasosiego de un zaragocismo que sufre la agonía en la que se encuentra la formación blanquilla.

La llegada de Lasheras y Gamón nada ha aportado a la escuadra aragonesa; tan sólo, el anuncio de la destitución de García Pitarch y su equipo de colaboradores -que ellos mismos atribuyerona Agapito Iglesias- y el adiós del sorprendente presidente Fernando Molinos, en perenne situación de interinidad.

Pero el equipo carece de estructura directiva y en este tiempo nada se ha hablado de un proyecto futbolístico, que ha quedado en un segundo plano cuando está en juego la propia supervivencia del club.

Su periplo en la formación blanquilla ha resultado profundamente desalentador. Del anuncio de la inminente llegada de un fondo árabe se pasó al acuerdo con un grupo mejicano envuelto en la incertidumbre, que lleva más de diez días pendiente únicamente de la negociación abierta con Hacienda.

Y si bien ésta pareció en un principio encarrilada, según se derivaba del comunicado oficial del Real Zaragoza, el paso de los días ha puesto de relieve la complejidad de lograr un acuerdo que garantice la entrada de un nuevo capital.

A su vera, quedan las apariciones del alemán ?y luego también español- de origen paquistaní Kadir Sheikh, cuyo papel, vinculado a sus mentores Javier Láinez y Fernando Sainz, debería venir avalado por una inyección económica que no acaba de adquirir forma.

Y mientras, el Real Zaragoza ve pasar un tiempo precioso a la espera de que se logre la inversión imprescindible para garantizar la continuidad de uno de los clubes señeros del fútbol español. Desde la llegada de Lasheras y Casasnovas ?que ha evolucionado de abanderado a abandonar el proyecto- ya han pasado tres semanas. Perdidas.

Etiquetas