Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Opinión

En progresión

Cuatro puntos en los dos partidos fuera de casa han dado mucha confianza al Real Zaragoza y eso se va a notar este domingo, en el estadio de La Romareda, ante el Levante. El equipo se ha mostrado sólido y competitivo y ha de mantener esa línea también en casa.

Afronta el partido el equipo de Manolo Jiménez después de haber perdido en su última cita en el estadio municipal ante el Celta. El Real Zaragoza tiene que cambiar esa dinámica en su propio terreno de juego, para hacerse competitivo; su obligación es hacer buenos partidos ante los suyos y convertir La Romareda en un escenario complicado para sus rivales. A partir de ahí, este equipo puede aspirar a retos más altos.

Llega un Levante con mucha experiencia; una escuadra que está compuesta por jugadores que llevan tiempo jugando juntos, que se conocen muy bien y que aprovechan esa circunstancia y esa compenetración para dar solidez al conjunto. Es una formación firme, rocosa, dura, con ambición y fuerte mentalidad. Es un equipo difícil de batir.

Pero el Real Zaragoza ya ha demostrado que tiene argumentos para doblegar a su rival. Debe luchar por mantener la portería a cero y, a partir de ahí, construir el fútbol, generar las oportunidades para ganar. Esa actitud defensiva no se centra sólo en la portería o la defensa, sino en todo el equipo.

Ganar se convierte en un reto que debe consolidar al equipo en una zona mucho más tranquila de la clasificación y confirmar la progresión que experimenta el Real Zaragoza.

Etiquetas