Despliega el menú
Real Zaragoza

Real Zaragoza

Orfebre del gol

Hélder Postiga es el máximo realizador del R. Zaragoza. Una alta producción que, sin embargo, mantiene la esencia del artesano en cada factura.

Postiga celebra un gol esta temporada
Real Zaragoza 3 - Osasuna 1_5
HERALDO

Minuto 68 en el Santiago Bernabéu. El Real Zaragoza pierde por 2-0 pero, sorprendentemente, monopoliza la presencia en el terreno de juego. Los pupilos de Manolo Jiménez le han robado el balón al Real Madrid y las ocasiones de gol se suceden para los blanquillos una detrás de otra. Llegado el momento, Movilla encuentra en profundidad a Postiga. El ariete, con un movimiento de cuerpo astuto, casi de pívot de baloncesto, se zafa del marcaje de Raúl Albiol y, tras un control orientado solo apto para los mejores, consigue colocarse el esférico franco para batir a Casillas. Todo un golazo.

Lamentablemente, Estrada Fernández, el árbitro de la contienda, decidió invalidar el tanto conseguido. Una decisión errónea que, sin embargo, no consigue obviar el gesto técnico presenciado segundos antes. Uno más en la cada vez más extensa hoja de servicios que viste la trayectoria del internacional portugués en el Real Zaragoza.

Cantidad y calidad

Desde que llegara el último día de mercado del pasado verano, Hélder Postiga se ha establecido como el hombre referencia del conjunto blanquillo. A pesar de llegar bajo el injusto cliché de delantero sin gol, su máximo registro liguero son las 13 dianas que consiguió con el Oporto en la temproada 2002/03 -19 si se incluyen los seis que obró en Europa-, el atacante ha conseguido convencer al respetable a base de compromiso y grandes actuaciones. Nueve tantos el pasado curso y cuatro en lo que va de campaña son sus números con el león rampante. Frialdad estadística que esconde la gran belleza de muchos de ellos, tal y como la acción del Bernabéu.

Su debut como realizador zaragocista se hizo esperar, aunque se produjo por la puerta grande. Un doblete ante la Real Sociedad en la octava jornada que incluyó el que, a todas luces, fue uno de los goles del año. No en vano, el portugués abrió su cuenta goleadora particular por medio de una estética y armónica chilena. Acrobático recurso que volvió a repetir en la jornada 22, que terminó con una derrota de los aragoneses frente al Rayo Vallecano por 1-2.

No obstante, los remates de tijera no son su única manera de perforar la red rival. A pesar de no ser un caza goles al uso, el ariete luso raramente falla un mano a mano contra un meta rival. En las distancias cortas, Postiga posee un amplio ramillete de movimientos que consigan hacer llegar al balón al interior de la portería. Efectividad que esta temporada, ante el Sevilla, logró elevar a la categoría de arte tras regatear a Palop por medio de una bicicleta casi estática.

Claro que el delantero zaragocista no precisa de apurar al máximo su encuentro con el meta. Tiros al palo corto, al largo o de vaselina como en Getafe para lograr la salvación también son caminos aptos para él. Todo por llegar hasta las mallas del contrario.

Etiquetas