Real Zaragoza

Gastronomía

Real Zaragoza

Con la mirada en el Deportivo

El Real Zaragoza espera la visita del Deportivo a la Romareda el próximo sábado con la buena imagen dada ante el Real Madrid en mente y Jiménez de nuevo en el banquillo.

Los blanquillos han mejorado su juego en los últimos partidos.
Partido en el Bernabéu_4
AGENCIAS

Resuelto el envite del sábado, con esa engañosa goleada del Real Madrid en el Bernabéu, el Real Zaragoza centra ya su mirada en la cita que el próximo fin de semana -sábado, 20.00- le enfrenta al Deportivo, rival de su Liga, implicado como el conjunto aragonés en la pelea por la permanencia.

Guarda la escuadra de Manolo Jiménez los méritos cosechados en el estadio madridista, que refuerzan el ánimo, por más que no sumen puntos. El equipo blanquillo mantiene la línea de progresión deportiva experimentada en los últimos encuentros, en ese cóctel de juego, convicción, entrega y fe deportiva del que lo ha impregnado el técnico sevillano.

Refrendarlo es obligatorio en la cita ante el Deportivo en La Romareda, en donde el Real Zaragoza debe conjugar su mejoría con el espaldarazo que supone jugar en casa, arropado por su afición.

No ha pasado factura el viaje al Bernabéu. Manolo Jiménez ha cumplido su segundo partido de sanción y volverá al banquillo. Y no ha dejado el partido del pasado sábado ristra alguna de lesiones o bajas derivadas de las tarjetas. Lo que no es poco.

El Real Zaragoza ha adquirido solidez y solvencia atrás, con la pareja formada por Loovens y Álvaro, mientras se han consolido las bandas, gracias a la consistencia de Sapunaru y Abraham.

El centro del campo ya carbura, a la espera del papel que Jiménez quiera darle a Romaric. Y adelante, el genio de Postiga ha encontrado una coherente sociedad con Víctor RodrÍguez.

Refrendarlo se hace imprescindible el sábado, a partir de las 20.00 en La Romareda. Más allá, en jornadas consecutivas, el Camp Nou, el Celta en casa y visitas a Mallorca y Vallecas. De momento, el Real Zaragoza vuelve la mirada al Deportivo. Ganar suena casi a obligación.

Etiquetas