Real Zaragoza

Real Zaragoza

Estado de emergencia

El entrenador del Real Zaragoza decreta puerta cerrada continua para preparar el encuentro ante Osasuna.

Manolo Jiménez en rueda de prensa
Estado de emergencia
JOSÉ MIGUEL MARCO

El Real Zaragoza no funciona. Lo dictan los números y lo transmiten las sensaciones. Con tres puntos tras cuatro partidos disputados, el conjunto aragonés posee problemas en las dos facetas más básicas en las que se puede dividir el fútbol. Ni marca goles, solo acumula un tanto en juego, obra de Postiga ante el Espanyol, ni sabe mantener su portería a cero. Motivos que han llevado a Manolo Jiménez a decretar el encierro continuado. Según comunicó el entrenador andaluz, los zaragocistas prepararán el partido ante Osasuna alejado de la mirada de medios y público.

No cabe duda de que el equipo zaragozano ha presentado varios patrones comunes en los cuatro encuentros que ha disputado hasta la fecha. Choques planos, escasos de fútbol y que, por norma general, han sido decididos a partir de alguna jugada aislada. Detalles que cuestan puntos a las arcas zaragozanas. Jiménez quiere acabar con ello y por eso decreta intimidad. A puerta cerrada, según explicó, el preparador quiere probar soluciones nuevas. Variantes que se escapen del tono gris que hasta la fecha impregna el devenir blanquillo por la presente temporada.

La decisión adoptada revela el estado de preocupación que existe por el irregular arranque realizado. No en vano, la cuarta jornada parece una fecha muy temprana como para encender algún tipo de alarma. Especialmente cuando existen jugadores como Movilla o Loovens que, por una razón u otra, todavía no han podido debutar en el equipo. Piezas inéditas a las que se pueden sumar los tres futbolistas que disputaron sus primeros minutos oficiales en Anoeta.

Sin embargo, el pasado más reciente de la entidad explica el escenario actual. Un trauma arrastrado de varios años viviendo al límite del alambre, el cual ha generado un pánico atroz a repetir la dinámica vivida durante los últimos años. Manolo Jiménez busca estabilizar a su grupo lo antes posible, atajar el problema antes de que éste pudiera derivar en algún tipo de crisis. Y no hay camino más corto para ello que vencer, y convencer, en el próximo encuentro en La Romareda.

Etiquetas