Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Real Zaragoza

La afición, expectante ante los cambios en el Real Zaragoza

El zaragocismo observa con cautela los movimientos en el seno de la formación blanquilla

M. Gay. Zaragoza Actualizada 18/07/2012 a las 19:10
0 Comentarios
Manolo Jiménez, durante un entrenamiento en Costa BallenaPEPE ORDÓÑEZ


Se envuelve el zaragocismo de un escepticismo natural, heredado de los tiempos que ha tenido que vivir de la mano de la gestión de Agapito Iglesias. Se mantiene a la expectativa de lo que pueda concretarse de aquí al inicio de una competición liguera que despega en un mes, cuando el Real Zaragoza reciba el fin de semana del 18 y 19 de agosto próximos al Valladolid en el estadio de La Romareda.


No le falta razón a un aficionado al que ya se le ha pasado al cobro el abono y no conoce cuáles son los mimbres con los que contará el técnico, Manolo Jiménez, para dar forma definitiva a la plantilla. Ahí se pone de relieve, de nuevo, el amor de una afición que responde a las necesidades de su equipo. Y ahí vuelve a verse, de nuevo, quién es el dueño y el valedor principal de la escuadra blanquilla, su espíritu, su afición. Que cuentan mucho más que las acciones de su propietario.

Concluida la primera parte de la temporada, pocas cosas se aclaran en el esqueleto principal de la formación aragonesa. Las incorporaciones de Montañés, Álvaro González, Wílchez y el holandés Loovens contribuyen a hacer equipo; y Jiménez ha logrado darles continuidad a Leo Franco, Paredes y Zuculini, piezas que se incorporan también al tablero de la partida de ajedrez que juega el técnico.


Pero está claro que aún falta un camino largo. Si el entrenador andaluz quería contar con buena parte del vestuario en Navaleno y San Leonardo de Yagüe, ni siquiera dispone de él en su viaje a las tierras del Sur, en la segunda parte de este tiempo de preparación.

Y ahí surge la precaución natural de quienes han sufrido un año tras otro tiempos muy parecidos a los que hoy experimenta el Real Zaragoza. Es verdad que en una época como la actual, de crisis profunda, los movimientos han sido escasos en todo el fútbol español; y que la situación, además, se complica en el caso de una sociedad que acaba de salir de un concurso de acreedores y debe desarrollar un convenio exigido por el Juzgado. Pero la experiencia obliga a vivir pendiente de cualquier circunstancia extraña.

Hay elementos fundamentales que nutren la confianza: la llegada a la Presidencia de un hombre del fútbol, de prestigio y capacidad reconocidos y muy vinculado al Real Zaragoza, Fernando Molinos. Y, al mismo tiempo, la continuidad de Manolo Jiménez en la parcela técnica, artífice principal de una salvación impensable por la enorme complicación que suponía.

Y, junto a ello, la salida de Pedro Herrera, que ha marcado toda una época en la entidad blanquilla; y de Antonio Prieto, hombre de la máxima confianza de Agapito Iglesias.

Y resuenan también las palabras de tranquilidad que transmite el presidente, por más que el eco de Europa haga ponerse a la defensiva a todo el zaragocismo.

La clave es el papel que desempeñe el dueño de la entidad. Si deja hacer; si con los medios de que dispone el Real Zaragoza se puede hacer; y, al final, si se acierta en la confección de la escuadra. En esa fase se encuentra el equipo. Queda apenas un mes para el banderazo de salida.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo