Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Real Zaragoza

Despedida entre ánimos

Una veintena de aficionados se han dado cita esta mañana en la estación Delicias para desear buen viaje al equipo. Manolo Jiménez, el más demandado.

Este domingo, Getafe será zaragocista. La afición blanquilla, que a lo largo de la semana ha hecho lo indecible para lograr estar presente en el partido, invadirá la localidad madrileña con el león rampante por bandera y el de poder continuar un año más en Primera División como objetivo.

Un día antes, para abstraerse del clima de euforia desatado en la ciudad, el Real Zaragoza ha realizado su desplazamiento hasta la capital española. En el AVE de las 10.26, la plantilla al completo, incluido el lesionado Nierga, que durante las últimas semanas se había incorporado a la rutina del primer equipo, ha comenzado su concentración.

Repitiendo la experiencia realizada en partidos anteriores, los integrantes del conjunto zaragocista volverán a comer juntos para, después, realizar el último entrenamiento de la temporada. Antes, los jugadores blanquillos se han dado el penúltimo baño de cariño.

En la estación Delicias, esperando el autobús en el que ha viajaba el equipo, además del director deportivo Antonio Prieto, se concentraron aproximadamente una veintena de seguidores. Varios de ellos ataviados con camisetas y bufandas blanquillas. Junto a ellos, los transeúntes se detenían ante la expectación existente para unirse a la despedida.

Aplausos, fotos y la pedida de autógrafos han saludado la llegada del autobús del equipo al recinto, en torno a las 10.05. El más demandado, sin duda, Manolo Jiménez. El técnico, que habitualmente recibe cánticos de apoyo en La Romareda, además de peticiones para que continúe al frente del Real Zaragoza la próxima temporada, ha respondido con su simpatía habitual a los requerimientos de los aficionados, que le agasajaron con el deseo de un buen resultado para este domingo.

También cánticos aislados, por supuesto. El característico “sí, se puede”, grito de guerra que representa a la perfección la remontada que los aragoneses deben certificar en Getafe, no podía faltar a la cita. Por ello, se hizo retumbar en el eco de la estación cuando el grueso de la expedición descendía hacia el andén a la espera del tren. Desde las alturas, varios aficionados esperaron a que sus ídolos se marcharan. Despidiéndoles entre aplausos. Un acto que solo supone un hasta luego, habida cuenta de que, en Getafe, afición y equipo se volverán a ver las caras. Será el momento de apretar todos juntos por la permanencia de Zaragoza en Primera División.

Etiquetas