Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Real Zaragoza

Paredes: "Nos resta un partido muy difícil"

El capitán zaragocista quiso ahondar en la idea de que, a pesar de la euforia existente en la ciudad, no hay nada hecho todavía.

Javier Paredes
Javier Paredes
GUILLERMO C.

Durante los días previos a la finalísima de Getafe, un mensaje unánime emana del vestuario zaragocista: “Debemos estar convencidos de que no está nada hecho, de que es un partido a vida o muerte y de que tenemos que conseguir los tres puntos para lograr el objetivo”. Son palabras pronunciadas este jueves por Javier Paredes, pero bien lo podrían ser de Roberto, de Luis García o, con casi toda probabilidad, de Manolo Jiménez. La descripción de una idea general, si no se gana el domingo lo conseguido hasta ahora no valdrá nada.

Durante gran parte del curso, cuando las cosas se hacían muy mal sobre el césped y todo parecía abocado a terminar en Segunda División, el capitán zaragocista siempre defendió el trabajo realizado por la plantilla. Unas declaraciones que, entonces, parecían alejadas de la realidad. La base sobre la que, según el ovetense, se ha cimentado la reacción vivida. “Estaba convencido del trabajo que hacía el equipo durante la semana y de que un buen trabajo podía dar buenos resultados”, ha explicado. Si bien, no ha negado que, entonces, le parecía muy complicado el que se diese la situación que finalmente ha sucedido. “Si conseguimos el objetivo final creo que es un mérito y triunfo de este equipo”, expresó.

Loas que, evidentemente, deben ser compartidas con la afición. Por ello, el central asturiano quiso agradecer la respuesta ofrecida por los seguidores zaragocistas de cara al último partido de la temporada. Una reacción que, asegura, no le ha sorprendido ya que “la afición de este equipo siempre está cuando se la necesita”. “Lo único que podemos decir es gracias y esperar a que termine el partido para alcanzar el objetivo”, afirmó el central zurdo.

Estado de la plantilla

Para el partido en el sur de Madrid, Paredes cree que el estado físico en el que llegue la plantilla no es lo más importante. Según sus palabras, este es un choque que “se juega con la cabeza y con el corazón”. Dos órganos profundamente concienciados de la importancia del evento. “Las piernas van a responder sí o sí, porque realmente es un partido en el que te juegas la vida. Después tendremos tiempo para descansar. Nadie se guardará nada”, aseguró.

Para manejar la presión inherente a la cita, Manolo Jiménez ha decidido concentrar al equipo en Getafe el sábado por la mañana. Una decisión que el capitán blanquillo valora como acertada. “Lo mejor es estar cada uno con su familia, tranquilo y disfrutando, pero es un partido importante y queremos cierta concentración. El míster considera que lo mejor es viajar por el sábado por la mañana y la plantilla está de acuerdo”, dijo de manera tajante.

Etiquetas