Que no la den por hecha

Partido entre el Real Zaragoza y el Burgos
Partido entre el Real Zaragoza y el Burgos
Toni Galán

Al final, al Real Zaragoza casi siempre se le acaban viendo las vergüenzas. La llegada de Fran Escribá le dio otro aire al equipo, más frescura, un aire distinto y hasta una mayor claridad para leer los partidos. Sin embargo, el equipo se ha vuelto a atascar. 

Su marcha al final casi siempre se detiene por el mismo motivo: la alarmante incapacidad para hacer gol. De juego, todo hay que decirlo, tampoco va sobrado. Pero la falta de tino en las zonas calientes del área rival es el gran lastre que ha arrastrado el bloque de Carcedo primero y de Escribá después desde que empezó la liga con los calores de agosto.

Esta temporada ha habido un buen puñado de partidos que si se decidieran a los puntos, como en el boxeo, el Real Zaragoza pudo ganar. Ayer fue uno de ellos. Pero esto es fútbol, y no gana quien lo merece, sino quien consigue meter más veces un balón en la portería del contrario. Y eso al equipo zaragozano no se le da bien, aunque lo intente. 

El mejor del Burgos fue su portero, lo que dice mucho de quién hizo más méritos para ganar sobre el papel. Pero realmente, a nadie extrañó que el partido acabara sin goles porque al Real Zaragoza le cuesta horrores encontrarlos. En la tarde de domingo focalizó tanto su necesidad en la figura de Bebé que al portugués se le veía venir desde lejos.

Ayer, al menos, el Zaragoza pudo cortar la hemorragia que se le había abierto en defensa, un aspecto clave para lograr la ansiada permanencia. En la previa del partido frente al Burgos, Escribá la dio por segura. Es de esperar que no la den por hecha, porque el Real Zaragoza no parece peor que varios equipos, pero tampoco mejor.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión