Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Raúl Sanllehí: "La independencia del Real Zaragoza es total"

El director general del Real Zaragoza defiende que el grupo inversor y sus clubes satélites le "dan fuerza", pero ve "muy importante salvaguardar las raíces aragonesas". "El ascenso debe caer por su propio peso", afirma.

Raúl Sanllehí, este lunes en la redacción de HERALDO.
Raúl Sanllehí, este lunes en la redacción de HERALDO.
Oliver Duch

Tras pasar en Zaragoza todo el verano, después de seis jornadas de liga, ya puede tener una visión realista del club. ¿Cómo definiría el Real Zaragoza que se ha encontrado?

El Zaragoza ha estado en una situación muy, muy delicada que hemos intentado abordar en tres flancos: uno, con las instalaciones, porque tenemos la ciudad deportiva más antigua de España, La Romareda, la tienda... Dos, obviamente la financiera, con un concurso de acreedores, ertes y una deuda inasumible. Hemos hecho dos ampliaciones de capital para lograr una sostenibilidad que es fundamental si quieres todo lo demás. Y tres, me dejo para el final la parte más importante, la deportiva. Esto va de deporte y de ganar partidos, de conseguir objetivos. Hemos conseguido mejorar la plantilla.

¿Ya ve resultados?

En los tres objetivos estamos trabajando en la dirección adecuada, pero nada se hace en un día. La paciencia es un bien escaso, pero es necesario para llegar a donde queremos.

El director general del Real Zaragoza defiende que el grupo inversor y sus clubes satélites le "dan fuerza", pero ve "muy importante salvaguardar las raíces aragonesas".

Dicen que le costó poco decidirse a venir a Zaragoza. ¿Qué le impulsó de manera tan rápida, teniendo en cuenta esa situación "inasumible" del club?

Me decidió el reto, porque es apasionante. Tenía todos los elementos adecuados. Es un reto a nivel de club, un club histórico que está desubicado por completo. La dimensión del club, con sus aficionados, La Romareda… Si a eso le añades un grupo de inversión en el que he encontrado apoyo, con músculo financiero, la decisión era muy fácil.

Cree que con este grupo inversor el Zaragoza es viable. Pero se discutió en su día si hubiera sido mejor hacer una liquidación y refundarlo, en vez de entrar en un concurso de acreedores. ¿Qué le parece?

Yo no participé en esa decisión. Pero a nivel particular, soy una persona bastante tradicional, creo mucho en las identidades. Aquí el orgullo maño hubiera hecho muy complicado liquidar su Real Zaragoza y crear otro club. A mí me gusta más haber entrado en este proyecto, el de traer al Real Zaragoza al lugar en el que merece. Es más bonito hacerlo así y a mí me gusta más.

Jorge Mas dijo en HERALDO que usted tenía un plan muy serio y muy bien trazado para el Real Zaragoza. ¿Qué puede avanzar de ese plan?

No es que yo tenga un plan, es que se creado un plan consensuado con los inversores y con un grupo de trabajo del club. El plan cubre todas las áreas, con los pilares del área deportiva, que trabaja con independencia; el área de finanzas y administración, que sin ella no avanzaríamos; el área de negocio, para generar los máximos ingresos posibles que nos den gasolina; y un área de comunicación y marca que nos va a crear una unidad de mensaje y nos va a conectar con los aficionados, con un mensaje que tenga sentido. Cada área tiene su responsabilidad máxima y sus objetivos. El objetivo común es hacer un Real Zaragoza mucho más fuerte.

La llegada de los nuevos propietarios ha generado algunos recelos de que el Real Zaragoza acabe siendo una especie de filial del Inter de Miami, o un simple club satélite del Atlético de Madrid, por la influencia de algunos consejeros que tienen allí su raíz. ¿Hasta qué punto es libre este Real Zaragoza?

La independencia del Real Zaragoza es total. Es verdad que en el grupo inversor hay personas que tienen intereses en otros clubes. Pero si el Real Zaragoza se asienta en la Primera, tiene todo para ser el abanderado de este grupo. En cualquier caso, no hay sumisión de un club a otro, somos cada uno independiente. Las sinergias de grupo son buenas porque te hace ser más eficiente, te puede permitir convencer a un jugador a que venga, te da más credibilidad en el mercado, compartes prácticas en el área financiera, de comunicación, legal… Estar con gente que ha podido vivir lo que vives tú es bueno. El grupo nos da fuerza, pero no nos resta independencia. El Real Zaragoza tiene su propio proyecto, aunque se apoye en ayudas para reforzar y optimizar la fuerza del club. De hecho, los inversores del club no son los mismos de los otros clubes, aunque algunos tengan conexiones. Nuestra propiedad es única.

Pero esta es la primera vez en la historia del Real Zaragoza que entra capital internacional en el club. ¿Qué le diría al aficionado del equipo que puede verlo con miedo?

Solo hago lecturas positivas. Estamos en un mundo cada vez más global. La globalización te puede dar más fuerza. Hay mucho capital internacional, pero desde el minuto 1 una de las claves del proyecto son sus raíces. El respeto ha sido máximo desde el aterrizaje. Siempre hemos querido que nadie interpretara que veníamos a cargárnoslo todo y hacer algo nuevo sin saber dónde estamos. Para que el proyecto llegue a donde tiene que llegar, hay que salvaguardar esas raíces aragonesas. Venimos a compartir conocimientos, no a imponer nada.

Una de sus primeras medidas fue reunirse con Javier Tebas, presidente de la LFP. ¿En qué punto están las relaciones del Real Zaragoza con la Liga?

Han tenido sus altibajos. El Real Zaragoza estaba en una situación muy complicada, y así lo entendía la Liga. La Liga aplaude que venga un grupo serio, con experiencia y ganas de hacerlo bien. Es una oportunidad para ellos. Su objetivo es buscar más valor para la competición, y un club como el Real Zaragoza se lo da. Mi interlocución con la Liga es perfecta, conozco mucho a Javier Tebas y es recíproco el respeto que nos tenemos.

Ha dicho que el Real Zaragoza aporta mucho a la Liga. Genera unas audiencias enormes, pero el dinero que le llega de las televisiones no se corresponde. ¿Ha podido comentarlo con la Liga?

Sí, sí, y es verdad lo que dice. Pero el reparto no se decide a la ligera y no se puede cambiar tan fácilmente. De hecho, es un decreto-ley. Si queremos ser partícipes de mantera notoria de lo que genera la Liga, hay que llegar a Primera División. Mientras tanto, tendremos que sobrevivir porque el reparto no se va a cambiar a corto plazo.

En ese plan que tiene trazado, y hablando del tema deportivo, ¿cuándo va a subir el Real Zaragoza?

Yo no puedo prometer un plazo, pero puedo prometer y prometo que se va a trabajar sin descanso, con coherencia y tomando un camino. El plan nos lleva allá. Es un tema que va a caer por su propio peso. Si tenemos un plan trazado y lo seguimos, estamos tranquilos. Ojalá sea más pronto que tarde, pero no nos vamos a autopresionar con un plazo corto porque no lo podemos prometer. Entendemos y compartimos las prisas y las ganas, pero esperemos que llegue lo antes posible.

Usted sido uno de los grandes valedores de Juan Carlos Carcedo. Ha superado su primera crisis, antes incluso de las fiestas del Pilar. ¿Cómo lo ve?

Yo no he visto la crisis, pero entiendo la pregunta. No la he visto porque estaba haciendo un buen trabajo, con un buen juego en un inicio muy complicado. Los principales fichajes de arriba se estaban rodando, Azón estaba lesionado… Pero la tranquilidad era absoluta y la confianza era ciega. Contra el Lugo hubo 30 minutos que se perdió el orden, que fueron realmente malos y nos hicieron daño. Pero yo no soy resultadista, veía que el equipo estaba trabajando bien. Tenía confianza en el grupo y en su trabajo. El juego no ha cambiado tanto, ha cambiado el resultado, pero antes no se estaba jugando muy distinto. Esto da tranquilidad y confianza, y nos pone en un sitio muy bueno. Estamos muy contentos, pero es que ya estábamos muy contentos.

El límite salarial aumentó finalmente hasta los 10 millones. ¿Qué margen se ha quedado sin gastar?

El límite es un ente vivo. Empezamos la ventana con poco más de 5 millones y teníamos gastos cerrados de 8 millones. Estábamos en negativo y teníamos tres meses para adecuarlo. Hubo un momento crucial, cuando se decidió liquidar la deuda de Hacienda. Subimos los abonados, hubo medidas financieras y comerciales y un par de operaciones que tuvieron influencia positiva. Sí nos queda un margen, pero entenderá que no diga de cuánto, porque luego vas al mercado y estás vendido. Es un margen de responsabilidad y de seguridad, y que además puede cambiar.

¿Han descartado ya acudir al mercado del paro a por algún jugador?

Sería irresponsable por nuestra parte descartarlo por completo. Si sale una oportunidad que nos sirva, la podemos analizar, aunque es un mercado delicado estratégicamente.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión