Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

fútbol

El Real Zaragoza inicia una nueva era

Nuevo curso y nuevo presidente, director general y entrenador. El club pasa a propiedad internacional. El saldo de la deuda con Hacienda despeja el horizonte.

Entrenamiento de los jugadores del Real Zaragoza, este viernes por la mañana.
Entrenamiento de los jugadores del Real Zaragoza, este viernes por la mañana.
Chus Marchador Pinillos

Todas las temporadas, en cualquier club, en cualquier categoría, significan el inicio de una nueva travesía. En este caso, tras casi una década en la Segunda División, el Real Zaragoza comienza hoy además una nueva era, la primera en su historia con propiedad internacional. Los hombres que salvaron al club de su desaparición en 2014 acaban de ceder el testigo. En esta semana tan dura para el zaragocismo en que se fue José Ángel Zalba, conviene recordar a quienes firmaron y firman, a quienes arriesgaron y arriesgan, a quienes expusieron y exponen en y por el club aragonés. Porque, sencillamente, sin los hombres que salvaron el club en 2014, el Real Zaragoza hoy no saltaría al campo en Las Palmas. El ejercicio liguero arranca en Las Palmas, decía, aunque orgánicamente tomó la salida de modo oficial a finales de junio con la celebración de la Junta General Extraordinaria de Accionistas. Allí salió conformado el nuevo consejo de administración de la sociedad anónima deportiva, con la asunción de la presidencia del club por parte del estadounidense Jorge Mas.

Se ha aumentado el capital social por compensación de créditos de un valor de 14,6 millones de euros. De esta manera, dicho capital ha pasado a ser de 20,9 millones de euros. La nueva propiedad posee el 97,5% de ese capital social, y los accionistas minoritarios se quedan con un 2,5%. Además de estas macrocifras, la reciente cancelación de la deuda con Hacienda, con el abono de los cinco millones de euros que restaban por satisfacer a la Agencia Tributaria, abre un nuevo horizonte en el Real Zaragoza, que anhela ahora contar con un mayor techo salarial para edificar un equipo todavía más competitivo.

Tras la compra de acciones de la nueva propiedad, los nuevos miembros ocupan las salidas, primero, de Christian Lapetra como presidente; y, después, de Luis Blasco, Fernando Sainz de Varanda, Juan Uguet y Fernando de Yarza López-Madrazo. El club sigue existiendo, reitero, porque un elevado porcentaje de estas personas dieron la cara en 2014 en una situación límite. El consejo, de este modo, queda compuesto por Jorge Mas como presidente, además de los consejeros Juan Forcén, Gustavo Serpa, Mariano Aguilar, Emilio Cruz, Laurence Cook y Cristina Llop, la primera consejera en la historia del club. Además de los anteriormente referidos, aparecen subrayados los nombres del director general, Raúl Sanllehí, y del director financiero, Mariano Aured. Estos dos últimos, Sanllehí y Aured, llevarán el peso ejecutivo de la SAD como apoderados mancomunados, una figura administrativa con la que también han sido nombrados Mariano Aguilar y Juan Forcén, y que faculta a los cuatro a ejercer los poderes de la sociedad, aunque con la firma colegiada de todos ellos.

Además de la ampliación de capital, el nuevo consejo de administración del Real Zaragoza anunció a los accionistas la inyección de liquidez de 6,4 millones de euros con el objetivo de incrementar de nuevo el capital social de la SAD y aliviar el peso de su pasivo. Esta aportación servirá para mejorar la situación económica y financiera de la entidad afrontando inmediatos compromisos de pago.

La cabeza de proyecto, Jorge Mas, parece tener las ideas claras a la hora de sentarse en el sillón presidencial. "Sabemos que el Real Zaragoza es un histórico del fútbol español y un estandarte, tanto en la ciudad como en Aragón. Por ello, nuestra primera premisa ha sido la de construir desde el respeto a las raíces y la historia zaragocista como base", dijo. También resaltó los valores que primero captó nada más pisar Zaragoza. "Percibo un enorme fervor por este escudo", insistió Jorge Mas. Lo dicho, Mas parece conocer el nuevo club que preside, el club que aglutina el sentir mayoritario de los aragoneses. Además, los nuevos propietarios confirman su voluntad de participar en la construcción del nuevo estadio, muestran su conformidad con los empleados encontrados en su entrada en el club, aunque no inciden en nuevos nombramientos ni contrataciones ya efectuadas. Tampoco ofrecen demasiados detalles sobre asuntos deportivos. En esta parcela, Raúl Sanllehí insiste en que el límite salarial de la plantilla apenas va a variar respecto al pasado mes de enero. El saldo de la deuda con la Agencia Tributaria seguro que despejará el futuro. Esta es la nueva era del Real Zaragoza en cuanto a los despachos. En cuanto al terreno de juego, lo comenzaremos a ver esta misma noche. Allí, ahora, igual que antes, igual que siempre, volverá a ser imprescindible que entre la pelotita...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión