Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Real Zaragoza: pendientes de que LaLiga valide las nuevas inscripciones a tiempo

El Zaragoza ya ha iniciado las gestiones y trámites para registrar a Manu Molina, Giuliano Simeone, Iván Azón y Francho Serrano como futbolistas de la primera plantilla. Aunque LaLiga aún no ha completado el proceso, el club confía en que lo haga antes del partido del sábado en Las Palmas. 

Foto del partido Real Zaragoza - Al Nassr en Marbella, quinto partido de pretemporada
Foto del partido Real Zaragoza - Al Nassr en Marbella, quinto partido de pretemporada
Agencia LOF

El Real Zaragoza ya ha iniciado las gestiones para inscribir a sus nuevos fichajes de cara al comienzo de la temporada contra Las Palmas, aunque el programa de altas de LaLiga aún no ha validado oficialmente esos registros. En el club aragonés, se confía en que a lo largo del jueves o este viernes, con la plantilla de viaje a Canarias y a menos de 24 horas del primer partido de curso, los trámites se completen y sean validados por el sistema de control económico de LaLiga de acuerdo al techo salarial permitido al club aragonés para la temporada 2022-2023.

El Zaragoza debe inscribir en el primer equipo a dos de sus fichajes: Manu Molina y Giuliano Simeone. Pero también debe registrar la primera inscripción como futbolistas de la plantilla principal de Iván Azón y Francho Serrano, jugadores canteranos a los que se ha renovado y mejorado el sueldo. Ambos jugaron la pasada temporada, por razones de límite salarial, con licencia y dorsal del equipo filial. Su situación en este aspecto va a cambiar tras la firma de sus nuevos contratos y Francho jugará con el número 14 y Azón con el 9. En el caso de que LaLiga no valide a tiempo la documentación relativa a estos futbolistas, no obstante, ambos podrían jugar provisionalmente en el mismo estatus de la pasada temporada, con dorsal del filial, el 27 en el caso de Francho y el 31 en el caso de Azón porque ambos ya tenían un contrato en vigor de cara a la próxima temporada.

Quienes sí podrán jugar así en Las Palmas porque así lo harán toda la temporada son las otras dos nuevas incorporaciones del verano, el portero Dani Rebollo y el atacante Víctor Mollejo. Ambos, como jugadores sub 23, pueden tener aún licencia de equipo filial. Uno y otro están ya registrados en la plantilla del Deportivo Aragón en la Federación Aragonesa de Fútbol. No habrá problema para que Rebollo, con el dorsal 35, y Mollejo, con el 28, puedan debutar en Las Palmas si Juan Carlos Carcedo lo entiende necesario.

Más dificultades presentarían, en el caso de que LaLiga no apruebe su alta como nuevos jugadores a tiempo para jugar en Las Palmas, las situaciones de Manu Molina y Giuliano Simeone. El Zaragoza debe inscribir a Molina como nuevo futbolista firmado con la carta de libertad. Y al argentino, como cedido por el Atlético de Madrid. Por edad, Giuliano podría haber sido inscrito también con el Deportivo Aragón, pero en el acuerdo de cesión se incluyó como condición que formara parte del primer equipo zaragocista a todos los efectos, por lo que su primera inscripción debe ser como futbolista del Real Zaragoza. Llevará el dorsal 20. Otra razón es evitar que el filial cargue de fichas que luego no van a ser útiles a lo largo de la temporada, asunto que limitaría a Emilio Larraz en la gestión del equipo.

El Real Zaragoza confía en que en las próximas 24 horas estos trámites se solventen y el control económico de LaLiga apruebe las nuevas altas. El club aún conserva un remanente de dinero, en este sentido, para una última incorporación -también tiene fichas libres-, después de un verano en el que ha cuidado muchos las pasos a la hora de fichar y renovar en función de las salidas y los espacios salariales que se han ido abriendo, pues el límite apenas va a variar de gran modo respecto a la pasada temporada (en torno a 7 millones).

Las renovaciones de Francés y Bermejo

Estos equilibrios financieros para no sobrecargar la masa salarial y afectar la inscripción de nuevos futbolistas es una de las razones por las que el Zaragoza no ha completado ni anunciado oficialmente aún las renovaciones apalabradas de Alejandro Francés y Sergio Bermejo, ni tramitado, por lo tanto, en LaLiga sus nuevos contratos para su aprobación. Este asunto también marca la agenda de la negociación con Pep Chavarría para su pretendida renovación, pospuesta hasta que el Zaragoza tenga seguridad sobre sus márgenes salariales. Con Francés, por otro lado, no hay mayor problema a nivel de inscripción porque él, al contrario que Azón y Francho, ya fue dado de alta como futbolista de la primera plantilla en enero de 2021.

Con el remanente disponible y las deseadas salidas de Buyla y Lasure, el Zaragoza espera formar una bolsa salarial suficiente para acometer el fichaje de un delantero centro, operación pendiente para el último tramo del verano. El club trabaja en este sentido a la espera de un acuerdo con Buyla y Lasure. Ante las dificultades que presenta el mercado nacional, el Zaragoza trabaja las ligas internacionales, a la busca de ese atacante que culmine la plantilla. Uno de los nombres por los que se han iniciado tratos es Mario González, del SC Braga. Es una opción que el Zaragoza solo acometería si en los últimos días del mercado aún no ha cerrado otro punta y Mario González, cedido la pasada campaña al Tenerife, accede a salir a préstamo. Pero el club aragonés no quiere arriesgarse hasta los días finales de agosto ante la competencia con la que se puede encontrar en Segunda División y se centra en otras alternativas de fuera de España. 

Clemente, Petrovic y Narváez, con muchas opciones de seguir

El Zaragoza solo fichará más si se produce alguna salida en las dos próximas semanas, con los nombres de Petrovic y Narváez como protagonistas principales. Sin embargo, a día de hoy, ambos, como Larrazabal, otro futbolista susceptible de entrar en una operación, apuntan a seguir en el equipo y afrontar su último año de contrato en el Zaragoza a las órdenes de Juan Carlos Carcedo. 

En la defensa, las opciones de que Clemente abandone el Zaragoza disminuyen conforme pasan los días. Ahora mismo, lo más probable es que también se quede. Sin ofertas sugerentes en Segunda, su opción pasa por permanecer en la plantilla como uno de sus cuatro centrales. Sabe el rol que le espera y su intención sería salir en busca de mayor relevancia, pero en Segunda el mercado le ha cerrado puertas. Si se produjera su adiós en los próximos días, el Zaragoza tiene preparado un posible recambio: Jairo Quinteros, internacional boliviano (con pasaporte español) del Inter de Miami, club del grupo en el que se ha integrado el Zaragoza desde el cambio de propiedad. Quinteros es una apuesta de bajo precio para el rol que presumiblemente tendrá como tercer o cuarto central y facilitada por esa sinergia con el Inter de Miami. De no concretarse esta vía, el Zaragoza activaría otra de semejantes características económicas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión