Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

REAL ZARAGOZA

El Real Zaragoza esperará a que haya un efecto dominó con Mata en el Getafe

El ariete, de 33 años, está en la lista de salidas del club madrileño y ha sido ofrecido a clubes de Segunda División. Su entorno de representación se enroca en su contrato (1,5 millones) para hallar la mejor opción hasta final de mes.

Mata, en un partido del Getafe contra el Valencia.
Mata, en un partido del Getafe contra el Valencia.
Getafe CF/J. M. Twitter

Jaime Mata, delantero centro del Getafe de 33 años (cumplirá los 34 en octubre), ha sido puesto en la órbita del Real Zaragoza por el club madrileño, que no cuenta con él de cara a la inminente temporada 22-23. Y la operación, a bote pronto de difícil concreción por el alto caché del ariete internacional, está en fase de gestación mientras se van desarrollando los múltiples pasos que requiere para llegar a buen puerto, si es que se dan las circunstancias favorables finalmente. 

El Real Zaragoza, a través de Miguel Torrecilla y Raúl Sanllehí, se ha movido en las últimas semanas por todo el mercado nacional en busca de un goleador contrastado, senior, veterano. Alguien con galones que dote a su vanguardia de peso específico, gol e intimidación. Es decir, características de las que ha carecido por completo el equipo en las dos últimas campañas de tantos sufrimientos en la clasificación. Y todos los clubes, más o menos cercanos, saben de la necesidad de los zaragocistas por contratar un '9' de este perfil, lo mismo que ocurre con todas las agencias de representación de jugadores. De este hábitat tan concreto ha surgido este caso, que en las últimas 24 horas ha trascendido y ha generado vaivenes propios de estos momentos, ya en los últimos veinte días de vigencia de la ventanilla de fichajes y traspasos de este verano de 2022.

El arranque de la película está en Getafe. Mata tiende a dejar el que ha sido su club en las últimas cuatro campañas. Lleva dos años a la baja y, en la última temporada, sufrió problemas físicos, de pubis, que lo hicieron pasar por el quirófano en abril (también fue intervenido en un hombro). El área deportiva getafense ha fichado a Borja Mayoral del Real Madrid, con inevitable vitola de titularísimo, y espera también la cesión del joven del Castilla Latasa, que aguarda a que se le haga sitio.

Juego de clubes y agentes

El entorno de representación de Jaime Mata se enrocó en las últimas horas tras ver la luz la idea de que el Getafe lo está moviendo en el mundillo de los fichajes, ofreciéndolo a varios equipos de Segunda División, probablemente su lugar de destino. Como sucede durante todo el periodo estival con los -muchos- futbolistas excedentes de cupo que hay en la mayoría de los clubes españoles, su mensaje es que «se queda» y que «quiere seguir en Primera», o sea, manteniendo su estatus actual, pues le quedan aún dos años de contrato en el club del sur de Madrid.

La figura es gemela a lo que ocurre en el Real Zaragoza con Petrovic, Larrazabal y Narváez. Los tres saben que no están en los planes principales de Carcedo y el club les ha sugerido irse. Sus altos salarios son llave para que sean posibles los fichajes que faltan por consumar, entre ellos este ‘9’ relevante. Pero sus representantes manejan la estrategia del enroque y del paso de los días en pos de beneficios derivados de las prisas del 31 de agosto y los vértigos de los equipos en dificultades de techos salariales.

Escarceos sugerentes

Son estos unos primeros escarceos que se han llevado a cabo entre el Zaragoza y la figura de Mata. En ellos subyace la sensación de que pudiera haber coincidencia de intereses. Todo consiste en que haya solución para los diferentes problemas de dinero que rodean esta operación (como tantas otras no hechas públicas). 

El Real Zaragoza valora que, pese a ese retroceso salarial que aguarda al ariete madrileño allá donde vaya (si su enroque en Getafe no llega hasta las últimas consecuencias), su nómina será del rango más alto de los que rigen ahora mismo en el reparto de la entidad aragonesa. En Getafe cobra en torno a 1, 5 millones, por lo que, de haber cesión, el club matriz se tendría que hacer cargo de una parte.

A Raúl Sanllehí, el director general del Real Zaragoza, ya sí le resulta de máxima urgencia desprenderse de los contratos que coartan hoy en día poder cerrar cualquier negociación de un nuevo fichaje que pudiera cuajar en pocas horas. Los números del tope salarial blanquillo están en las lindes de quedar sobrepasados. Necesitan esclarecer el balance financiero, abrir espacio importante para nuevas entradas. Piezas como Petrovic, Narváez y Larrazabal son, cada minuto que pasa, las piedras angulares de lo que falta por fichar. Entre los tres absorben en torno a un millón de euros del presupuesto del equipo.

Para que esta primera aproximación con Mata como nexo de unión entre Getafe y Real Zaragoza pueda tener visos de ser factible, a la SAD blanquilla debería quedarle la operación/cesión en un ras económico asumible, al estilo de lo que se hizo en 2019 con el Levante y Dwamena, por ejemplo. No es la primera vez en la última década que el club zaragocista se introduce en el trajín de unos tratos de este calibre. Varias veces, los logró cerrar afirmativamente. En el caso de Mata, como se aprecia, se trata de aguardar un breve tiempo a ver si se desencadena un efecto dominó que saque al ariete de Getafe y lo pueda embocar hacia el vestuario del Real Zaragoza. No depende, pues, al cien por cien del club zaragozano. Es difícil, pero no imposible. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión