Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

REAL ZARAGOZA. DEPORTES

Muere a los 73 años Pablo García Castany, el ocho y el artista de los Zaraguayos

Fue uno de los centrocampistas más exquisitos del fútbol español y le marcó tres goles al Madrid en la noche del 6-1 del 30 de marzo de 1975

Pablo García Castany, a la derecha, en el partido de veteranos organizado por Aspanoa en 2017
Pablo García Castany, a la derecha, en el partido de veteranos organizado por Aspanoa en 2017
A. Navarro

Ha fallecido uno de los mejores centrocampistas que ha tenido jamás el Real Zaragoza: el número ocho de los Zaraguayos, Pablo García Castany (1948-2022) a los 73 años. Llevaba ya algunos años enfermo. Se incorporó al Real Zaragoza en la temporada 1971-1972 y se despidió, con Arsenio Iglesias de entrenador, con el ascenso del equipo a Primera, de nuevo, el 23 de abril de 1978, tras una lesión de rodilla. Jugó aquel choque y se hizo el retrato con el bloque y la bandera de Aragón.

En 1965, fue fichado por el Barcelona F. C. para jugar en juveniles; más tarde, lo haría en el Condal y en Osasuna. Jugó dos temporadas en el primer equipo culé, en los tiempos de Zaldúa, Zabalza, Fusté, Alfonseda o Martí Filosía, entre otros, y perteneció a la plantilla que ganó la Copa del Generalísimo en 1971.

Pablo García Castany
Pablo García Castany
Juan G. Misis/Heraldo

Pero realmente, el equipo donde se haría famoso y uno de los centrocampistas más técnicos y versátiles de Primera División fue en el Real Zaragoza de los Zaraguayos, donde formó una delantera eléctrica, imaginativa e incontenible con Rubial, García Castany, Lobo Diarte, Arrúa y Juanjo (o Simarro o Soto).

Dentro de un tono siempre alto, incluso espectacular, le gustaba recordar algunos momentos mágicos: el día que batió en tres ocasiones José Ángel Iríbar ‘El Chopo’ en La Romareda o la noche del 30 de abril que marcó otros tres tantos al Real Madrid en la temporada 1974-1975, que definió alguna vez como "el partido de su vida": venció el Real Zaragoza de Luis Cid Carriega por 6-1, y García Castany, que sonó muchas veces para la selección -pero le cerraban el paso Claramunt, Amancio, Lora, Asensi, luego Villar…-, marcó tres golazos, dos de ellos con la izquierda.

Pablo García Castany pertenecía a la estirpe de los estilistas: Ildo Maneiro, Scifo, Donadoni, Daniel Solsona, Juan Alberto Barbas o Juan Señor, por citar algunos nombres. Era exquisito en el manejo del balón, poseía un excelente regate, lanzaba las faltas con auténtico primor y maestría, y se entendía a las mil maravillas con el gran capitán Violeta, con el ala Rubial y con los paraguayos Arrúa y Diarte. Aquel era un equipo muy compensado, poderoso y artístico, y entre los grandes, los sutiles, los que entendían el juego casi una obra de arte, estas Pablo García Castany. En la temporada 1974-1975 fue elegido mejor jugador de la Liga Española por el periódico ‘Mundo Deportivo’.

Una de las formaciones de los Zaraguayos: de pie, Juanquera; González, Royo, Violeta, Heredia, Pepe González; abajo, Rubia, García Castany (con su amado balón), Diarte, Arrúa y Simarro.
Una de las formaciones de los Zaraguayos, en enero de 1976: de pie, Junquera; González, Royo, Violeta, Heredia, Pepe González; abajo, Rubia, García Castany (con su amado balón), Diarte, Arrúa y Simarro.
Heraldo.

Una lesión truncó su carrera en el club a los 30 años, y luego aún jugó en el Girona (club al que entrenó en los años 90) y en el Banyoles. Preso del mal de Alzhéimer vino a Zaragoza en partido de Aspanoa entre los veteranos del Real Zaragoza y del Barcelona. Una lesión truncó su carrera en el club a los 30 años, y luego aún jugó en el Girona (club al que entrenó en los años 90) y en el Banyoles. 

Raúl Lahoz contó así la última vez que estuvo en Zaragoza en noviembre de 2017 en un partido a favor de Aspanoa: «“Quería estar hoy en La Romareda, pisar este campo otra vez. Acabo de hablar por teléfono con José Ángel Zalba, recordando viejos tiempos, cuando fuimos los mejores. Aquí le metimos seis goles al Real Madrid, tres míos, por cierto. También le hice tres a Iríbar”, sonrió, emocionado. “Soy catalán, el Barça siempre será el Barça, pero con el Zaragoza fuimos subcampeones de Liga. Aquí nació mi hija Paty. Viví unos años maravillosos. Fui feliz, jugué con jugadores sensacionales (Violeta, Planas, Diarte, Arrúa...), futbolistas de primerísima línea en un gran equipo, como siempre fue el Zaragoza. Quiero ver jugar al Zaragoza con el Barça en Primera División cuanto antes”, concluyó», narraba Raúl Lahoz. 

Pablo García Castany
Pablo García Castany
Juan G. Misis/Heraldo

Rafael Rojas en su libro sobre los Zaraguayos lo califica de “deslumbrante” y de centrocampista con llegada y gol. En todas las competiciones marcó con el Real Zaragoza 45 tantos. El escritor y seguidor del Real Zaragoza Rodolfo Notivol lo retrata así: "Era uno de esos futbolistas que te hacen amar el fútbol. Siempre buscando la forma más elegante de llegar a la portería rival, haciendo parecer fácil lo difícil. Le acusaban de ser un poco vago, un poco blando. Pero siempre daba la cara en los grandes partidos. Le metió tres goles al Madrid, tres a Iríbar y en mi primer partido en La Romareda, dos al Barcelona. Eso no se olvida. Fue un jugador enorme". El crítico musical Gonzalo de la Figuera dice: "Me encantaba cómo jugaba García-Castany, era mi favorito de aquel equipo. Pura clase".

Se instaló en Lloret de Mar: trabajó como abogado especialista en inmigración y extranjería, cursó la carrera de Turismo y realizó tres años de Periodismo. Pablo García Castany llevaba a Zaragoza y al Real Zaragoza en el corazón y en su bota de seda.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión