Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Real Zaragoza-Alcorcón: prueba de compromiso ante el colista

El equipo aragonés recibe al descendido rival madrileño con el deber de responder con actitud a anteriores faltas de competitividad. Aún le falta un punto para cerrar la permanencia. 

Bronca de Jim a la plantilla en el inicio de esta semana que ahora concluye.
Bronca de Jim a la plantilla en el inicio de esta semana que ahora concluye.
José Miguel Marco

Los futbolistas del Real Zaragoza –los que estén aptos esta tarde para jugar, que no serán todos– tienen hoy en La Romareda una prueba de compromiso ante el colista, el Alcorcón, desahuciado desde Navidad y descendido desde Semana Santa. Vienen de hacerlo mal en varios de los últimos partidos. De enfadar a los suyos, fuera y dentro del vestuario porque el grado de competitividad no ha sido el mínimo adecuado desde que, tras ganar cuatro partidos en cadena entre el 19 de febrero y el 11 de marzo, el Zaragoza supo que tenía la permanencia atada con mucho anticipo. Un hecho que se apuntaló prácticamente de forma definitiva ganando al Girona 1-0 el 10 de abril, hace un mes, en la única alegría dada a la afición en las últimas siete jornadas de apagón y feísmo.

Hoy, por el perfil del adversario, un equipo deportivamente muerto, el ruedo de La Romareda no tiene un solo burladero para los muchachos de Juan Ignacio Martínez 'Jim'. O puerta grande, o enfermería. Con los antecedentes recientes de pérdida de brújula y de orientación respecto de lo que es el zaragocismo histórico, la plantilla que dirige el técnico alicantino jugará exigida por sus propias máculas anteriores. Aún duelen los ojos desde el día del Burgos. Y todavía escuecen las llagas del segundo tiempo del último partido en Éibar. De hecho, no han cauterizado las heridas del batacazo en casa con el Amorebieta, o del patético espectáculo de Cartagena.

.
.
HA

Hoy no cabe otra dosis de semejante brebaje futbolístico entre los zaragocistas. El cupo de desatención se les acabó en Ipurúa a los más despistados de los futbolistas blanquillos. Y, por si faltase algún acicate a esta cita con categoría de examen de conciencia y actitud para el plantel de Jim, José Luis Violeta Lajusticia estará viéndolo desde el cielo a las pocas horas de haber partido de su zaragocismo terrenal hacia el eterno. Estos jugadores no pueden fallarle ni a su fiel gente ni, mucho menos, al León de Torrero. Se da por supuesto que esto lo tienen en cuenta.

Así que, de un partido del montón, de un trámite sin tensión, de un choque de final de temporada para gustarse y mostrarse amablemente en el escaparate de plata, hechos todos ellos que serían normales si el Real Zaragoza hubiera rendido de otro modo en el último mes y medio, los de Jim han convertido el envite de hoy ante los madrileños en un asiento de faquir, por su mala cabeza.

Falta un punto para la salvación

Además, para que nada le falte al trascendente partido en el que casi nada se juega –paradoja que debe entenderse con una pizca de intención–, la victoria sabatina de laReal Sociedad B en Fuenlabrada hace que el Real Zaragoza comience su duelo contra el Alcorcón todavía sin la salvación matemática consumada. Les falta un punto a los de Jim. O sea, no han lacrado la permanencia por ahogamiento de los de abajo, no ha ocurrido así aunque se consideraba una opción posible durante la semana. Tendrán que ganársela ellos mismos con sus propias fuerzas, aptitudes, artes y meritajes.

Jim ha ido perdiendo piezas por el camino a causa de lesiones y de unos procesos gripales que vienen salpicando al vestuario desde hace un par de semanas, de dos en dos y, esta vez, hasta con cuatro afectados con fiebre: Cristian Álvarez, Vada, Nieto y Petrovic, de los que solo este último parece tener opciones de ser alineado esta tarde por ser el caso más leve. En el box de los lesionados siguen Nano, Álvaro Giménez y el recién llegado Bermejo. Ahí, Grau ya recibió el alta médica para jugar después de la taquicadia que sufrió el 12 de marzo y que requirió de una intervención quirúrgica para solucionar su problema de fibrilación auricular. Pero pensar que el valenciano va a pasar de dos meses de parón total –con un problema de envergadura– a ser titular es no tocar suelo. El entrenador blanquillo, como ya es habitual ante tanta incertidumbre últimamente, dará la convocatoria al final de la matinal de este mismo domingo. Moda de escasa o nula utilidad general.

En frente, en el Alcorcón que se despide sine díe de La Romareda, vienen hasta tres ex del filial zaragocista: Joel Valencia, Carlos Hernández y Forniés. Poca sustancia vierte este rival desde su flanco.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión