Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Zapater: "Mientras las matemáticas no digan lo contrario, cualquier cosa puede pasar"

El capitán del Real Zaragoza se resiste a aceptar que el equipo "esté en zona de nadie" en la clasificación y no quiere hablar ni una sola palabra sobre el futuro inmediato que aguarda. 

Alberto Zapater, en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva en este martes 29 de marzo.
Alberto Zapater, en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva en este martes 29 de marzo.
RZ

Serio. Pensativo. Responsabilizado. Midiendo cada respuesta. Así se mostró este lunes el capitán del Real Zaragoza, Alberto Zapater, en su rueda de prensa ante los medios de comunicación. Hacía días que no atendía a los periodistas y, como siempre, dejó máximas y opiniones llenas de valor. 

"Mientras las matemáticas no digan lo contrario, cualquier cosa puede pasar, para bien y para mal. Con el empate con el Amorebieta hemos recortado un punto con la promoción de ascenso, que está a 8 puntos. A falta de 27 por disputarse, no creo que esto sea estar en tierra de nadie", dijo el ejeano sobre la sensación generalizada de que el equipo se ha introducido en lo anodino después de patinar en Cartagena y frente a los vascos en los dos últimos partidos. 

Zapater, reflexivo en grado extremo, no eludió los malos pasos que, en global, ha ido dando el Real Zaragoza en esta liga 21-22 que ya está en su recta final . "Hubo una racha de partidos donde hubo preocupación, fueron ocho jornadas seguidas sin vencer y menos mal que tuvimos la suerte de que los cuatro de abajo no ganaron. Nos pudimos meter en un buen lío abajo. Ahora después de los cuatro partidos seguidos que ganamos nosotros, esto nos ha permitido respirar y soñar", reconoció el veterano centrocampista aragonés. 

Alberto dijo varias veces ese tópico de que ahora "solo hay que pensar en ganar en Tenerife" y no hacer más elucubraciones. Pero, de soslayo, también marcó otro objetivo fruto de la experiencia del pasado reciente, partiendo de la actual 13ª posición en la tabla y de los 43 puntos que tiene el Real Zaragoza: "La suerte nos cambió para bien el día que ganamos a Las Palmas. Fue un momento puntual que nos marcó. Después de lo vivido el año pasado, ese día vimos que teníamos que llegar cuanto antes a los 50 puntos para lograr la salvación. Así que hay que seguir sumando y el otro día ante el Amorebieta perdimos una oportunidad de oro para haber dicho que estábamos prácticamente salvados ya", reseñó.

Zapater no dijo ni una sola palabra sobre el futuro inmediato que espera a la SAD, con la compraventa de la propiedad en ciernes y cambios profundos en el horizonte cercano. "Ni sé, ni pregunto. Vivo el día a día. Seguramente sabréis todos más que yo (se dirigió a los periodistas). Lo que tenga que suceder, pasará. Espero que sea lo mejor para el Real Zaragoza. Trato de disfrutar cada día con la camiseta que llevo, aunque muchas veces toque sufrir. No tengo ni idea de lo que va a suceder y no creo que sea bueno posicionarse", expuso con contundencia. 

A Zapater se le preguntó, desde su posición de capitán y estandarte zaragocista, qué le pide al futuro que ha de venir. "En el fútbol dos por dos no son cuatro. Hablar del futuro que necesita el club da para una tertulia larga. La realidad del Real Zaragoza es... la realidad. Decir que se va a subir de calle en otras condiciones, no creo que lo pueda asegurar nadie. Ni con dinero otros lo están consiguiendo, y pienso en el Almería, por ejemplo. Aquí no hay nada garantizado. Messi solo ha habido uno, y este era el único que te garantizaba algo seguro cada día. Aquí hace falta mucho trabajo y mucho compromiso. Mucha ilusión y ambición", indicó con tono serio. 

En el apartado personal, después de más de un mes de lesión en una rodilla, que vino después de otro parón por el contagio de covid-19, Zapater vuelve a contar en los planes de Juan Ignacio Martínez 'Jim' forzado por las muchas bajas en el centro del campo. Pero su retorno ha coincidido con un nuevo bajonazo en las prestaciones del grupo. "El ritmo te lo dan los partidos. Y la última lesión, sin ser grave, me hizo parar del todo 15 días. Y eso cuesta después. Parar te mata, tanto a los más jóvenes, como a los que somos más veteranos. No hay que parar nunca. El fútbol no perdona. Estoy en ello, en recuperar el tono. Todos necesitamos jugar para adquirir la regularidad física. Voy a poner todo de mi parte para ayudar al equipo hasta el final", se escudó el cincovillés. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión