Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

La doble cara de los empates, aún por definir

El Real Zaragoza ha terminado la primera vuelta con un balance de 5-11-5 en victorias, igualadas y derrotas. Con una reacción de muchos triunfos aún podría aspirar al ascenso, pero corre el peligro de sufrir en la zona baja de predominar más fiascos.

Imagen del partido con el Amorebieta el 28 de noviembre, el 11º empate blanquillo hasta ahora.
Imagen del partido con el Amorebieta el 28 de noviembre, el 11º empate blanquillo hasta ahora.
iñigo Larreina

Empate. Esta es la palabra, el resultado, la tendencia sobre la que se cimenta el camino del Real Zaragoza en la liga 21-22 que en estas fechas navideñas está parada justo en su ecuador, en su mitad exacta. El equipo de Juan Ignacio Martínez ‘Jim’ ha igualado marcadores con sus rivales en más de la mitad de sus partidos disputados en la primera vuelta: once de veintiuno. Las cinco victorias y cinco derrotas restantes, juntas, suman solo diez.

Esta singular trayectoria de suma de puntos lenta, de uno en uno mayormente (dejando escapar en cada uno de esos empates dos puntos más, por lo tanto, dado que la victoria se paga a tres desde 1997, cuando quedó derogada la recompensa de dos por triunfo), ha dejado a los zaragocistas en el puesto 14º en el arranque de la segunda vuelta. Es, en una liga de 22 equipos, un puesto de la zona media-baja, ubicación más cercana a los problemas del descenso (comienza en el puesto 19º) que de la pelea por el ascenso, pues la 6ª posición, que da opción a jugar la promoción, dista ocho escalones.

Los puntos, sin embargo, dicen lo contrario. Pese a ser el 14º, el Real Zaragoza está más próximo a la pugna por ascender (cinco puntos lo separan de Las Palmas, que es el referido 6º clasificado), que al riesgo de descender a Primera RFEF, pues el 19º es el Fuenlabrada con seis puntos menos que los aragoneses.

Loading...

Esta paradoja es una perfecta definición de la doble cara que tiene el cúmulo desmesurado de empates en la trayectoria de un equipo en una liga larga de 42 partidos como es la Segunda División española. Un doble fondo, una doble visión, un arma de doble filo. Y, como todo lo que no es puro, nítido, sincero y, por el contrario, presenta tanta doblez, acarrea un alto grado de riesgo por mentiroso, por tener un suelo falso y una apariencia engañosa.

Modelos históricos que dan luz

Tanto empate arrastrado provoca una inevitable indefinición del Real Zaragoza. ¿Hacia dónde va esta temporada? A fecha de hoy, con el 50 por ciento de los partidos dirimidos, es imposible descifrar la respuesta adecuada. No existe ni por aproximación matemática. En todo caso, solo cabe aplicar sensaciones, indicios de índole futbolística, siempre subjetivos y, por ende, rebatibles con la misma contundencia. 

Es un buen ejercicio atender a los modelos de otros equipos que, a lo largo de la historia y desde que existe este formato de 22 equipos (42 jornadas) y tres puntos por victoria, han acabado la liga con más del 43% por ciento de empates en su balance, es decir, con 17/18 igualadas o más. Se elige esta cifra por suponer la frontera que divide lo normal de lo anormal, lo ordinario de lo extraordinario, visto el global.

El récord de empates en una liga bajo este patrón (retrocedemos 18 años, aunque se podría bucear hasta seis campañas más) lo tienen, con 21 empates en un mismo curso, cuatro equipos ex aequo:el Rayo Vallecano (hace solo dos campañas), el Numancia (en la 2013-14) y el Tenerife y el Salamanca, ambos en la 03-04. El Real Zaragoza está en la media de optar a igualar o, incluso, superar ese hito, lo cual sería sinónimo de monotonía, de insustancialidad durante todo el torneo.

Parece bastante probable que el cuadro zaragocista de Jim, una vez empachado de empates en el primer cuatrimestre, alcance por pura inercia los 17 o 18 que colocan una temporada de cualquier equipo de Segunda en análisis atípicos. Si es así, de cómo sea capaz de desequilibrar las variables de victorias y derrotas va a depender su éxito o su fracaso, su calma o su histeria final. Todo está en el aire.

El Sporting de Gijón de la 2014-15 dejó el paradigma perfecto de cómo, con 19 empates en 42 partidos, sí es posible subir a Primera directamente, como 2º en la tabla. Para ello, claro, ganó 21 veces y solo perdió dos. Esto, el Real Zaragoza de hoy en día, ya no puede imitarlo. Este modelo, pues, es inservible, pero ya empieza a orientar.

El Tenerife de la 2016-17 dejó la referencia de un equipo que, empatando 18 jornadas, puede jugar la promoción de ascenso como 4º en la tabla final. Para ello, tuvo que ganar 16 partidos y perder solo la mitad, ocho. Estos números, que exigen al Zaragoza de Jim un repunte colosal en su rendimiento, necesitan además de una liga ‘barata’ en cabeza, pues a aquel Tenerife le bastaron sus 66 puntos para meterse tan arriba. Otros años ese puesto está más caro en el parquet de la promoción. Y esta parte de la ecuación no se puede predecir a finales de diciembre.

Ahí entraría el ejemplo del Recreativo de Huelva de la 2003-04, que acabó 6º después de empatar 20 partidos, a base de ganar 14 y empatar ocho. Con 62 puntos ocupó lo que hoy (entonces no, pues subían los tres primeros directamente, sin promoción) sería plaza de ‘play-off’ de ascenso. Otros equipos rondaron la zona alta (la pomada de Torrecilla), sin pasar a los puestos nobles finalmente.

El revés del hecho de no perder

El lado oscuro del amontonamiento de empates trae ejemplos de disgustos irreversibles. Fue el caso del Racing de Santander hace tres años, pues descendió con 18 empates toda vez que no fue capaz de ganar más que cinco veces y perdió 19. Algo similar le pasó a la Ponferradina de la 10-11, con 19 empates, cinco triunfos y 18 derrotas. Solo una catastrófica segunda vuelta (del tenor de la del Zaragoza de Manolo Jiménez en la última caída de Primera) llevaría a esto esta vez. No parece probable.

Pero hay otros casos de peligro más razonables. El Leganés bajó con 19 empates en la 03-04, ganando nueve y perdiendo 14. Y el Mallorca descendió hace nada con 18 empates y nueve victorias. Almería y Celta, con 18 igualadas y 10 victorias, libraron el descenso de milagro. Para tomar nota.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión