Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

La junta del Real Zaragoza destapa una profunda crisis entre los accionistas minoritarios del club y la familia Alierta

No asisten a la asamblea de accionistas Fernando de Yarza López Madrazo, Juan Forcén, Carlos Iribarren y Fernando de Yarza Mompeón.

Luis Blasco, Fernando Sainz de Varanda y Juan Uguet, durante la Junta de accionistas de hoy
Luis Blasco, Fernando Sainz de Varanda y Juan Uguet, durante la Junta de accionistas de hoy
Tino Gil

La Junta General ordinaria de accionistas del Real Zaragoza celebrada esta mañana, para aprobar las cuentas de resultados y estados contables de la pasada temporada, ha revelado una profunda crisis de relaciones entre los accionistas de la sociedad anónima deportiva aragonesa. No han acudido a la misma Fernando de Yarza López Madrazo, Juan Forcén, Carlos Iribarren y Fernando de Yarza Monpeón, presidente del patronato de la Fundación Zaragoza 2032, por las enormes diferencias existentes con la familia Alierta, que controla la mayoría de los títulos accionariales de la SAD (en torno al 52%) y que está negociando una posible venta de su participación en el club.

César Alierta, que posee el mayor paquete accionarial del club a través de la sociedad patrimonial Prado de Altaoja, ha dado, al parecer, a sus sobrinos, Fernando Sainz de Varanda, vicepresidente del Real Zaragoza, y Juan Uguet de Resayre Alierta, la orden de desinvertir en la sociedad anónima deportiva aragonesa, un proceso en el que, según fuentes consultadas por este periódico, no se está guardando una debida lealtad entre accionistas. La falta de claridad y transparencia por parte de Fernando Sainz de Varanda y Juan Uguet de Resayre, como representantes de la familia Alierta en el Real Zaragoza, acerca de este proceso de venta de sus acciones ha sido el desencadenante de la ausencia de los accionistas antes mencionados.

También ha influido en esta crisis institucional la disparidad de opiniones entre los accionistas acerca de cómo abordar las considerables tensiones de tesorería por las que atraviesa el club, que ha llegado a este punto de la presente temporada con notables problemas de caja y habiendo sufrido algún retraso en el pago de nóminas en los pasados meses.

Ante la próxima apertura del mercado invernal, resulta, asimismo, muy comprometida la capacidad de maniobra que pueda tener el director deportivo, Miguel Torrecilla, para realizar alguna incorporación o refuerzo, dentro de los márgenes que impone el techo de gasto y el control económico de la Liga.

En el transcurso de una reunión del Consejo de Administración del Real Zaragoza previa a la Junta de accionistas de hoy, ya se puso de manifiesto la distancia existente entre los principales propietarios del club en relación a estos puntos, si bien en ese momento no tuvo trascendencia pública. Ha sido ahora, en el desarrollo de la Junta de accionistas de esta mañana, celebrada en la sala de prensa del estadio de La Romareda, cuando las discrepancias hondas se han revelado a ojos de todos los accionistas del club y, en consecuencia, de la opinión pública.

Los accionistas ausentes en la Junta han delegado su voto para la aprobación o rechazo de los diferentes puntos del orden del día en el presidente del club, Christian Lapetra. Dicha Junta ha aprobado los estados contables de la SAD correspondientes a la pasada temporada. El Real Zaragoza obtuvo beneficios en sus cuentas de explotación por valor de 2,9 millones de euros netos, a pesar del notable descenso de la cifra de negocios ocasionado por la pandemia de la Covid-19. El pasivo de la sociedad anónima deportivo, mientras tanto, ha descendido por debajo de los 70 millones, para situarse en 67,9.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión