Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza 2 - 0 Burgos

El Real Zaragoza elimina al Burgos en la Copa y se espera un rival de Primera

La segunda unidad de la plantilla de Jim derrota por 2-0 a los castellanos con goles de Eguaras y Adrián González en un duelo en el que los aragoneses fueron superiores.

Partido de Copa del Rey entre el Real Zaragoza y el Burgos
Partido de Copa del Rey entre el Real Zaragoza y el Burgos
Toni Galán

Sigue abierta la veda de la Copa del Rey para el Real Zaragoza, tras ganar 2-0 al Burgos CF en la segunda eliminatoria, disputada a partido único en la noche de este martes en La Romareda. Fue un duelo puramente copero, con dos equipos muy dispares a los que se aprecian los fines de semana en el torneo de liga, en el que los blanquillos fueron netamente superiores durante la mayor parte del tiempo y, de ahí, salieron los dos tantos ganadores. Después de eliminar a los castellanos, la siguiente fase traerá ya a Zaragoza a un rival de Primera División.

En un duelo planteado por los dos entrenadores con las unidades B, basadas en reservas habituales y los jugadores con menos minutos en la liga, fue el cuadro zaragocista el que desde el primer minuto tomó el mando del juego. Eguaras, Adrián González y Zapater, con pocos brillos y muchas imprecisiones, gobernaron el tempo sin apenas oposición de un Burgos inexistente, un encefalograma plano que hacía días no se veía por La Romareda. El ritmo nunca fue alto, porque era mucho pedir en una eliminatoria copera de este calibre menor, pero los zaragocistas buscaron en muchas fases del primer tiempo el área de Herrero, aunque su acierto fue más bien escaso por falta de calidad en los últimos pases, en los encares (qué poco de eso hay en la plantilla) y en los demarques que facilitaran las culminaciones con éxito de las jugadas que se iniciaron y jamás se acabaron.

Azón, muy activo en la primera media hora como ariete blanquillo, pudo abrir el marcador en el minuto 1 y medio, solo mano a mano ante el portero burgalés, pero estrelló su remate en el cuerpo del guardameta. El linier había levantado el banderín señalando fuera de juego, pero el árbitro se lo hizo bajar. Hubo una réplica del Burgos en el 8, por medio del extremo Alarcón, que remató flojo en el área una dejada atrás de Guillermo, uno de los dos delanteros centro que alineó Calero, técnico castellano, junto al exzaragocista Alegría. Paró bien abajo Ratón, en su única intervención hasta el intermedio. Acabaría siendo una rareza esta acción ofensiva del inerte Burgos.

En el 13, de nuevo Azón protagonizó una bonita jugada llevada por la izquierda por Nieto, con apoyo logístico en el efervescente Sainz, que acabó con un centro raso para que el punta aragonés rematase de tacón al larguero, con clase, pero un poco más elevado de lo preciso. La pelota dio en el travesaño y se marchó por encima. Mereció el gol ahí el equipo zaragozano. De repente, tras este inicio prometedor, el partido se enmarañó. Faltas de los zagueros visitantes, ralentización del balón de los blanquillos, errores tontos en su manejo por parte de Zapater, Adrián, los laterales (al juvenil Ángel López, en su debut en La Romareda, le faltó chispa)… El guión se afeó hasta que surgió la jugada del 1-0 en el minuto 33, como una flor en un erial.

Azón, una vez más, controló la pelota en el área, hizo un sombrero orientado sobre un zaguero del Burgos, circuló con el balón en dirección al punto de penalti hasta encontrar momento de disparo. Cuando lo tuvo dudó e, incomprensiblemente no lo ejecutó. Prefirió dar un pase forzado, malo, a Sainz que estaba en el lado derecho del área chica. El chut sin ángulo de este no halló portería y salió repelido a placer para la pierna derecha de Eguaras, que entraba solo al rechace. El golpeo del navarro entró en la red tras tocar antes Herrero, sin poder impedir un gol que hacía justicia a la superioridad clara de un Zaragoza mandón aunque sin alardes sobre un adversario sin rostro reconocible.

De ahí al descanso, nada más cupo anotar. El fútbol volvió a decaer a un nivel de aburrimiento que solo salvaba, desde el prisma zaragocista, el mando en el marcador. Solo Alegría, en el 43, alteró las pulsaciones de la escasa parroquia que se dio cita en las gradas. Se metió en el área por la derecha, dio el pase de la muerte atrás y nadie de los suyos logró conectar el remate. Susto leve. Y, con apenas 3 grados bajo la niebla, todo el mundo se fue a la caseta a coger calor.

La segunda parte empezó bajo las mismas coordenadas. El balón era zaragocista y el Burgos flotaba a al deriva. Esta vez, el castigo a los de El Plantío llegó enseguida por su desidia, en el minuto 50. Una buena penetración por la izquierda del insistente Sainz acabó con un pase atrás a Adrián González, que le acompañaba en la carrera, y el centrocampista madrileño empalmó de primeras y desde 20 metros, un zurdazo raso que superó a Herrero pegado al palo. Un golazo para poner el 2-0 y encarrilar el pase a la siguiente ronda de los zaragocistas. Adrián tiró de esa clase técnica que siempre ha tenido desde chaval. Protestaron los burgaleses falta de Nieto mucho antes de la jugada de Sainz, que no pareció.

Calero hizo un triple cambio en busca de la resurrección de lo suyos. El central Rubio casi recortó distancia en una falta volcada por Alarcón en el 53 y que Ratón, por no salir, casi se comió. Fue como un ataque de orgullo de los visitantes, a destiempo y sin tino alguno. Porque en el 64, con el Zaragoza a dos velocidades menos (que ya es decir en un día así), Medina, recién entrado al campo, falló un gol de los que jamás puede errar un delantero. Solo ante Ratón, tras un pase suicida atrás de Adrián, intentó regatearlo y el portero zaragocista le rebañó la pelota in extremis evitando el 2-1 que ya se cantaba. Ahí, en este tramo de desconexión y conformismo de los de Jim, pudo engancharse a la eliminatoria un Burgos que fue sumando titulares desde el banquillo poco a poco.

El Zaragoza movió el equipo en el 72, con los primeros minutos de Ros desde hace un año y el aporte final de Narváez. Apenas sucedieron cosas en ese último cuarto de hora en el área del Burgos. El bloque de Jim estaba ya semiapagado hace rato. Guillermo, delantero visitante, erró de nuevo en el 79 la opción de meter a su equipo en el partido, pero su cabezazo a placer en un córner mal defendido por la zaga local lo paró Ratón bajo palos, pues no le dio dirección. No era nada bueno el final del partido de los zaragocistas, confiando en exceso en su 2-0 y en la presumible inoperancia ofensiva del Burgos.

Al final, todo le salió bien a los de Jim. Su interés en que se llegase al final sin mayores incidencias se consumó y el 2-0 queda ya para la historia. La siguiente cita en este torneo del KO será en los días 4,5 o 6 de enero, en La Romareda y, con casi toda seguridad, frente a un rival de la máxima categoría.

Ficha técnica

Real Zaragoza: Ratón; Ángel López, Lluís López, Clemente, Nieto; Eguaras (Javi Ros, 72), Zapater (Igbekeme, 83), Adrián González; Yanis, Sainz (Narváez, 72); y Azón (Álvaro Giménez, 83).

Burgos CF: Herrero; Navarro (Álvaro, 58), Zabaco, Rubio, Serrano (Del Cerro, 78); Undabarrena, Muñoz; Riki (Medina, 58), Alarcón (Andy 67); Guillermo y Alegría (Ernesto, 58).

Árbitro: Gorostegui Fernández (Comité Vasco). Amonestó a Riki (29), Julián Calero, entrenador visitante (52), Alarcón (52), Muñoz (52) y Rubio (71).

Goles: 1-0, min. 33: Eguaras. 2-0, min. 50: Adrián González.

Incidencias: Noche gélida en Zaragoza, tras varios días de niebla cerrada y mucha humedad: solo 4 grados al inicio del partido (las 20.00), alguno menos cuando concluyó en la velada del martes. El césped presentó un estado aceptable. En las gradas hubo apenas 7.500 espectadores. Como es habitual en la primeras rondas de Copa, no hubo videoarbitraje (VAR). Ambos equipos dieron visibilidad con una camiseta antes del partido a los enfermos de ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica).

Placeholder mam module
Partido Real Zaragoza-Burgos, en directo
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión