Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Narváez no se entrena para prevenir cualquier complicación

El delantero del Real Zaragoza, castigado por problemas de espalda desde hace semanas y por los defensores rivales en cada partido, acabó el duelo contra la Ponferradina tocado.

Juanjo Narváez, volteado sobre el césped de La Romareda en un lance del partido ante la Ponferradina el jueves. Fue su posición recurrente en muchos pasajes del duelo.
Juanjo Narváez, volteado sobre el césped de La Romareda en un lance del partido ante la Ponferradina el jueves. Fue su posición recurrente en muchos pasajes del duelo.
Toni Galán

Juanjo Narváez no se entrenó en la matinal de este sábado, a menos de 48 horas de afrontar el importante partido de la 12ª jornada de liga en la noche del lunes en Gerona (21.00). El delantero del Real Zaragoza está tocado físicamente después de sufrir un partido bastante duro en su marcaje el jueves frente a la Ponferradina. Y el cuerpo técnico y los médicos y fisios han decidido prevenir cualquier tipo de complicación en la musculatura y los huesos del colombiano para que, así, pueda ser alineado por Juan Ignacio Martínez 'Jim' en Montilivi. 

Desde el club se habla de precaución. No de nada más serio. Narváez, como ya sucedió el año pasado, se ha convertido en la pieza clave del deficiente mecanismo ofensivo que viene manifestando el equipo blanquillo en este inicio de temporada, tan carente de goles, de jugadas con acierto en el área rival y de generación de ocasiones con final feliz en las redes adversarias. Lleva dos tantos en su haber, cifra que tampoco es para celebrar con desmedida, pero al menos hace diana de vez en cuando y provoca faltas, peligro y hasta un penalti, como el que salvó un punto frente a los ponferradinos en la reciente jornada. Sus colegas de vanguardia, por el contrario, continúan secos, inertes, insustanciales a estas alturas de campaña, ya sobrepasado el primer cuarto de liga.

Por esto, Narváez es fundamental ahora mismo para Jim y para el equipo. Su ausencia, si se diera, sería algo parecido a una tragedia futbolística en el Real Zaragoza de finales de octubre. Y a Juanjo se le guarda como oro en paño en estos tramos de jornadas intersemanales, viajes continuos y programas de entrenamientos apelotonados en pocos días. 

A Narváez, además, los rivales lo buscan, a veces con demasiado consentimiento por parte de los árbitros. El sudamericano, en realidad, lleva con problemas físicos desde muy pronto, desde septiembre, cuando un problema de espalda, tras un mal gesto suyo, se convirtió en un dolor que no ha remitido con la facilidad que en un principio se estimó. De hecho llegó a ser suplente un par de veces, en Lugo y frente al Oviedo

Ahí, se aprovechó para guardarlo como bala de plata para las segundas partes mientras se confiaba en la explosión goleadora de los dos fichajes nuevos traídos por el director deportivo, Miguel Torrecilla, para "aportar gol, mucho gol", tal y como solicitó Jim en agosto, es decir, Álvaro Giménez y Nano Mesa, junto con el joven Azón. Como las cosas nunca han ido bien en este sentido en los dos primeros dos meses y medio de torneo, Narváez siempre ha terminado siendo utilizado por el entrenador por fuerza, aun con mermas físicas evidentes.

La cita del lunes en Gerona va a ser una muesca más en esta singular trayectoria de Narváez en las primeras jornadas de la liga 21-22. Si todo va bien, el '7' jugará de nuevo en busca de goles y acciones ganadoras en Montilivi, pero después de vivir entre algodones en las horas previas. Es su sino.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión