Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Real Zaragoza: el menos goleador; el menos goleado

El fútbol del Zaragoza se mueve en la dicotomía de un ataque ineficaz y débil y una defensa creciente y fortalecida en la que Cristian Álvarez ya es el portero de Segunda con mejores números.

Foto del partido Real Zaragoza-Huesca, novena jornada de Segunda División
Foto del partido Real Zaragoza-Huesca, novena jornada de Segunda División
Guillermo Mestre / Toni Galán

El Zaragoza no gana, pero tampoco pierde. El Zaragoza no marca, pero tampoco le marcan. El Zaragoza promete, pero no convence. El Zaragoza desespera, pero no desilusiona. El Zaragoza está en descenso, pero no muy lejos del play off de ascenso. El equipo de Juan Ignacio Martínez, después de nueve jornadas y el último empate contra la SD Huesca en el derbi aragonés, presenta un comportamiento desconcertante e incierto, fruto de un comienzo de temporada que ha revelado la insuficiencia goleadora de su caudaloso fútbol de ataque, pero también la seguridad de sus mecanismos posicionales y defensivos.

Si algo han confirmado estos dos meses iniciales de competición es la singularidad de este Real Zaragoza de dudas y certezas. No es muy habitual encontrar un equipo como este, tan ajustado en ciertos aspectos, pero tan dependiente de su endémica falta de puntería, de gol. El equipo de JIM se mueve en la dicotomía de un ataque ineficaz y escaso y una defensa de dinámica creciente y fortalecida. Ahora mismo, el Real Zaragoza es el conjunto de Segunda menos goleador. Solo ha marcado 5 tantos (Burgos, Alcorcón y Girona llevan 6), y ese es el árbol de tronco ancho que impide ver el bosque. Porque también es el equipo menos goleado de la categoría. Solo ha encajado 7, y Cristian Álvarez ya es el portero con mejor coeficiente: 5 goles recibidos en 8 partidos, es decir, 0,63 tantos por encuentro.

Las debilidades del Zaragoza en la definición concentran todas las sospechas, más tras el partido contra el Huesca, en el que Álvaro Giménez, con su penalti fallado o su otro remate al palo, le puso rostro a esa ineficacia. El asunto viene de lejos y ha agudizado los debates sobre la nómina de delanteros del equipo: ni Álvaro, ni Azón ni Nano Mesa han marcado. Y Narváez suma apenas un gol. Se habla de todo tipo de argumentos, desde los gafes y el infortunio pasajero al déficit de calidad de los jugadores, su sobreexcitación u otros asuntos emocionales, o supuestas dificultades de orden táctico. Pero la realidad es que el Zaragoza atacar, está atacando bien. Al menos lo suficiente para marcar goles. No está la raíz del problema de su falta de gol en una escasa generación de ocasiones. El Zaragoza es, de hecho, el segundo equipo de la categoría que más remata. Solo el Éibar y sus 103 disparos mejoran los 101 del conjunto aragonés. Si el Zaragoza es el segundo equipo que más remata y el que menos marca y ha necesitado 101 tiros para anotar únicamente cinco goles… Es obvio dónde nace el dolor de cabeza de JIM: las carencias en la finalización, en el paso definitivo al gol.

Esta incapacidad ha ido conduciendo al Zaragoza a un tipo de encuentros en los que juega en la cuerda floja. Ahí están sus cinco empates consecutivos. Está tan cerca de ganar, como de perder. Expuesto al valor decisivo de los mínimos detalles, a sufrirlos o a disfrutarlos, como el penalti que desaprovechó contra el Huesca. En cierto modo, así es la estructura de los partidos en una categoría en la que mayoritariamente se juega a no perder. El Zaragoza, en este sentido, después de un inicio de temporada en el que sus inclinaciones ofensivas destaparon ciertas vulnerabilidades -sobre todo, a balón parado-, se ha ido acercando al ideal de equipo con el que Juan Ignacio Martínez galvanizó la salvación de la temporada pasada: un Zaragoza pragmático, eficiente y de prioridades defensivas.

El buen camino defensivo

El Zaragoza no solo es el equipo menos goleado del momento en Segunda junto a Burgos, Oviedo y Fuenlabrada, igualmente con solo 7 goles encajados. El Zaragoza también es el segundo equipo que menos remates rivales recibe: 84, por los 83 del Éibar. En las dos últimas jornadas, ha cerrado la portería de Cristian y solo el Valladolid, en la segunda jornada, le ha marcado más de un gol en un partido (ese día, el portero fue Ratón).

Porteros menos goleados de Segunda
Porteros menos goleados de Segunda
HA

Esta mejora defensiva del Real Zaragoza ha elevado a Cristian Álvarez a los mejores números entre los porteros de la categoría. El argentino presenta el coeficiente de goles encajados más bajo, con únicamente 0,63 goles recibidos por partido. Es el potencial Zamora. Cristian ha jugado 8 partidos -fue baja en Valladolid-, uno menos que sus principales competidores, en los que solo ha lamentado cinco goles, ha dejado tres veces la portería a cero, no ha recibido más de un tanto en un mismo encuentro y encaja un gol cada 144 minutos, es decir, cada partido y medio. Cristian Álvarez es el signo personal de un equipo en el buen camino defensivo. 

Como se ve, el Zaragoza hace equilibrios entre el gol que no marca y los goles que no le marcan. De cómo oscile su evolución en las próximas citas, saldrá en un sentido u otro: o lanzado hacia las alturas o envuelto en una nueva crisis de otoño.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión