Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Willian José, Buff y Linares marcaron su primer gol zaragocista... en el Anxo Carro

Los tres se estrenaron como goleadores blanquillos en el pequeño estadio del Lugo, algo que persiguen este domingo Álvaro Giménez, Nano o Sainz, habituales puntas del nuevo Real Zaragoza inéditos hasta ahora.  

Willian José, junto a Jaime, celebra con alegría el gol que marcó en Lugo en octubre de 2014, el 3-3 de aquel partido en el Anxo Carro, que fue su primer tanto como zaragocista.
Willian José, junto a Jaime, celebra con alegría el gol que marcó en Lugo en octubre de 2014, el 3-3 de aquel partido en el Anxo Carro, que fue su primer tanto como zaragocista.
Óscar Cela

Álvaro Giménez, Nano y Sainz son tres delanteros/puntas que han llegado este verano al Real Zaragoza con un objetivo supremo: hacer goles y, así, conseguir olvidar un año histórico por caótico en el arte de golear, el pasado, en un equipo errático que casi descendió a Segunda B por su falta de puntería y calidad ante las porterías rivales. Ninguno de los tres se han estrenado aún. En Lugo, este domingo a las 20.30, el cuadro zaragocista jugará la 7ª jornada de la liga. Una nueva oportunidad para que estos jugadores de la vanguardia que entrena Juan Ignacio Martínez 'Jim' abran su cuenta anotadora con la camiseta y el escudo del león rampante.

Singularmente, el Anxo Carro de la ciudad lucense, el pequeño e histórico estadio a orillas del Miño, recoge en los últimos 8 años, los que lleva jugando ininterrumpidamente ahí el Real Zaragoza en esta larga era en Segunda División que no hay manera de concluir con el ansiado regreso a Primera, hasta tres estrenos como goleadores de delanteros/puntas zaragocistas en sus porterías, en sus redes. Fueron los casos del ariete brasileño Willian José, en 2014; del mediapunta suizo Oliver Buff, en 2017; y del delantero centro aragonés Miguel Linares, en 2019. Hasta el portero, Cristian Álvarez, tendrá siempre este campo en su historial como lugar de su extraordinario tanto del año pasado. Pero este, claro está, no cuenta como pieza atacante. 

No es habitual tanta coincidencia en un mismo campo a la hora de estrenar goleadores. Lugo, que tiene una enorme querencia al gol cuando el Real Zaragoza y el equipo local juegan sus duelos anuales, así lo ha generado, por esas cosas de la casualidad, del azar. Así que los aún secos Álvaro Giménez, Nano y Sainz (por citar únicamente a los delanteros o piezas de la segunda línea que tienen mayor obligación de aportar goles a un equipo) tienen hasta tres espejos en los que mirarse: Willian José, Buff y Linares, tres tipos bien dispares en su perfil, tanto cuando jugaron en el Real Zaragoza como en su propia carrera en sí y su devenir posterior.

Willian José es hoy un delantero reconocido en la Primera División española, un goleador consumado que se estrena este año en el Betis tras un paso más largo por la Real Sociedad de San Sebastián y, antes, por Las Palmas, siempre bajo la tutela de ese club fantasma, plataforma de negocio, que es el Maldonado de Uruguay (un ectoplasma). En Lugo, aquella noche lluviosa del día del Pilar del 14, tras varios partidos amagando sin dar, otorgó un punto al Real Zaragoza al lograr el 3-3, en tiempo de añadido (minuto 93), en una falta directa desde el borde del área que colocó casi en la escuadra izquierda de un latigazo brutal. 

Buff fue uno de los primeros inventos exóticos -y fallidos- de la anterior dirección deportiva. Hoy está igual de perdido, o más, que cuando Lalo Arantegui lo trajo al Real Zaragoza de la Segunda División helvética para descubrir la pólvora y la noria de un solo golpe de ingenio. El suizo está hoy en el Selangor de Malasia, una liga de escasísimo nivel futbolístico pero de buen flujo de dólares, en cantidad y rapidez. Antes pasó por el Grasshopers de su Zurich natal y por el Anorthosis Famagusta de Chipre, otra de las estaciones de puerto franco habituales en los post de muchos zaragocistas en el trienio y medio de regencia deportiva anterior. En Lugo, Buff, jugador que pareció engordar el ojo de algunos a machamartillo, hizo uno de sus dos únicos goles como blanquillo, un tanto inútil pues el Zaragoza perdió ese día 2-1 en el Anxo Carro. Era el 0-1 momentáneo que no supieron guardar los de Natxo González

Y Linares, veteranísimo jugador de Fuentes de Ebro, cumplió su sueño de jugar en el primer equipo zaragocista hace tres campañas, cuando vino como refuerzo de invierno para reforzar a un equipo que se iba a Segunda B (otro de los amagos que, en ese caso, evitó Víctor Fernández). Más cerca de los 40 años que de los 30, Linares firmó su primer tanto con su equipo del alma en el Anxo Carro en un triunfo vital en febrero de 2019 por 1-2. Esa noche el Zaragoza remontó un 1-0 adverso. El gol del estreno de Miguel fue el empate, bien entrada ya la segunda mitad (Guitián volteó finalmente el tanteo). 

Para bien de todos, sería bueno incluir a partir de la noche de este domingo a Álvaro Giménez, Nano y Sainz en este curioso listado. Con que fuera uno solo de ellos y su gol fuese ganador, el zaragocismo firmaría en barbecho.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión