Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

El mejor viaje para recuperar el olfato goleador del Real Zaragoza es el de Lugo

El Anxo Carro, con 14 goles marcados por los zaragocista en los 8 años anteriores, es el lugar con mayor profusión anotadora en esta época en Segunda División, seguida por los 10 de Alcorcón y Córdoba y los 9 de Soria.

Miguel Linares celebra, junto a Soro y Benito, el gol que anotó en Lugo en el partido de la liga 18-19 que ganó el Real Zaragoza 1-2.
Miguel Linares celebra, junto a Soro y Benito, el gol que anotó en Lugo en el partido de la liga 18-19 que ganó el Real Zaragoza 1-2.
Mero Barral

El viaje del Real Zaragoza a Lugo este fin de semana, para afrontar en el estadio Anxo Carro la 7ª jornada de liga, parece la mejor medicina posible para que los de Juan Ignacio Martínez 'Jim' recuperen el casi inexistente olfato goleador que manifiestan en un extraño y negativo inicio de la competición en ese crucial apartado futbolístico. Porque el campo de la capital lucense es, con enorme diferencia, el que mejor se le ha dado al equipo zaragocista a la hora de meter goles en los ocho años anteriores, los que marcan la actual época del club en Segunda División.

Son 14 los tantos cantados por el Real Zaragoza a orillas del Miño desde el torneo 13-14 (y eso que la primera vez que se fue allí los aragoneses, entrenados por Paco Herrera, perdieron 1-0 y volvieron sin tocar las redes locales). No hay otro lugar parecido, ni por cantidad de partidos disputados -el de Lugo es ya un clásico sin interrupción- ni por goles consumados. De hecho, en esta particular clasificación de eficacia, le siguen ex aequo Alcorcón y su campo de Santo Domingo y Córdoba y su flamante estadio de El Arcángel, en ambos casos con 10 goles zaragocistas como visitante. Ya en cuarto lugar asoma Soria y Los Pajaritos, con 9.

Y es que en Lugo, por lo que sea, la presencia del Real Zaragoza llama a la generación y consumación de goles a diestro y siniestro. A favor y en contra, pues los gallegos le han endosado a los porteros zaragocistas 13 dianas. 

En el Anxo Carro el Zaragoza ha marcado 3 goles en tres ocasiones. En la victoria 1-3 de hace dos campañas con Víctor Fernández, con goles de Kagawa, Raúl Guti y Linares. Y en dos empates gemelos, de los que entran pocos en docena, sendos 3-3, que en Lugo se repitieron en dos duelos distintos en poco tiempo. Primero en la liga 14-15, aún con Víctor Muñoz en el banquillo y con doblete de Borja Bastón (uno de penalti) y otro gol de Willian José; y después en la campaña 16-17, con Luis Milla antes de ser destituido, noche en la que marcaron Ángel (2 veces) y Lanzarote

Asimismo, los zaragocistas han anotado 2 goles en el pequeño estadio de la ciudad amurallada en dos visitas. Una, para ganar 1-2, en la liga 18-19, en plena resurrección bajo la batuta de Víctor Fernández cuando llegó para salvar al equipo del desastre de bajar a Segunda B, con goles de remontada de Linares (que marcó, por lo tanto, en dos partidos diferentes) y Guitián; y la otra, la más reciente, la del curso anterior, en abril, cuando el Zaragoza de otro entrenador milagrero, Juan Ignacio Martínez 'Jim', igualó 2-2 en una velada increíble, con goles de Adrián González, de penalti, y el histórico tanto de cabeza del portero Cristian Álvarez, en el minuto 97, ya fuera de tiempo, que fue vital para la salvación de la categoría al final. 

El tanto suelto que falta para concluir este cómputo de 14 goles blanquillos en Lugo lo marcó, inútilmente, el suizo Buff en la derrota 2-1 de aquel equipo de Natxo González en la liga 17-18.

Es una serie, como se aprecia, repleta de idas y venidas en los marcadores, siempre en partidos abiertos, llenos de alternativas, fuera de lo común en Segunda División. Del perfil feo y adusto solo asoma el choque de la liga 15-16, que fue un 0-0 de libro, con Ranko Popovic como técnico zaragocista. 

Así pues, si se acude a la superstición, el Real Zaragoza no puede estar descontento por que le toque desplazarse en unas horas a Lugo en busca de puntos y, obviamente, para ello, del despertar de sus delanteros y rematadores en general, que solo llevan 4 goles en 6 partidos, cifra que denuncia problemas serios en la definición. En Lugo van a encontrar un buen caldo de cultivo para rehabilitarse. El Zaragoza, en esa hierba, tiene querencias especiales hacia el gol. Se trata de otro asidero más para creer en la reacción necesaria, más allá de lo tangible, de lo real, del fútbol que sepan y puedan ofrecer durante los noventa y tantos minutos que durará el envite. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión