Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Cristo no jugó ante la Juventus y su salida del Udinese puede traerlo ya a Zaragoza

El punta canario tiene desde la noche de este domingo más opciones de recalar en el club aragonés.
​Torrecilla no esperará más allá del jueves para cerrar los fichajes y la plantilla.

Cristo conduce el balón en un partido con el Udinese este verano. Este domingo no jugó ni un minuto frente a la Juventus de Turín.
Cristo conduce el balón en un partido con el Udinese este verano. Este domingo no jugó ni un minuto frente a la Juventus de Turín.
Udinese Calcio

Cristo González, delantero canario del Udinese italiano que, junto con el getafense Hugo Duro, conforma desde hace varios días el dúo de preferencias del Real Zaragoza para completar los refuerzos de su línea delantera, está desde la noche de este domingo un poco más cerca de poder recalar en el club aragonés como cedido para esta temporada 21-22 que ya está en marcha.

El punta, que en octubre cumplirá 24 años y mide 1,80, está siendo evaluado durante este verano por el técnico del club de Údine, Luca Gotti, por si al final decidiese hacerle un hueco en la plantilla ‘bianconera’ después de haber estado cedido en los últimos años en el Mirandés (el año pasado) y el Huesca (el anterior). El hecho de que Cristo, que porta el dorsal ‘9’ en la primera inscripción del Udinese en su liga, no jugase este domingo ni un minuto en el estreno liguero de su equipo ante la Juventus de Turín en el estadio Friuli (2-2 fue el marcador final) es un indicativo que hace pensar que Gotti puede decidir de manera inminente que el goleador tinerfeño vuelva a salir a otro club en busca de minutos y protagonismo.

A última hora de la jornada dominical, así se analizaba lo acontecido en este partido contra la Juventus que, además, el Udinese debió remontar tras ponerse 0-2 abajo a los 23 minutos. Gotti fue sacando delanteros del banquillo, jugadores ofensivos y, entre los cinco cambios, no estuvo Cristo.

Torrecilla va a tomar la iniciativa

Desde primera hora de este lunes, en el inicio de la última semana natural del mercado de verano que concluirá en la medianoche del martes 31 del presente agosto, Miguel Torrecilla –director deportivo del Real Zaragoza– va a tomar la iniciativa en todas las operaciones que faltan por cerrarse, ya sean fichajes, salidas de la actual plantilla o, si es factible, algún traspaso hacia otro club de algún miembro de la actual plantilla.

La entidad zaragocista tiene marcada en su agenda, en su calendario inminente de trabajo, una frontera subrayada en rojo que pretende no rebasar: lo que se haga ha de consumarse, como muy tarde, el jueves por la noche. Las circunstancias de necesidad de fichajes –dos delanteros necesita todavía Juan Ignacio Martínez ‘Jim’, uno puro (que sería Cristo, de cuajar su contratación) y otro más cercano a la mediapunta o al rol de interior ofensivo capaz de ofrecer generación de fútbol y llegada al área con peligro y gol– obligan a Torrecilla a no esperar al previsible y vertiginoso final del mercado, el último día, cuando el efecto dominó de descartes de los equipos de Primera anuncia fichajes muy de última hora en varias plazas de Segunda.

El Real Zaragoza ha de gestionar estos últimos nueve días de mercado estival con riesgo cero. No puede quedarse colgado en varias de sus operaciones, sobre todo en los fichajes de esas dos piezas atacantes que son prioritarias. Si para poder optar a la primera o segunda pieza anhelada es necesario aguantar hasta el lunes (el equipo zaragocista juega esa noche, precisamente, ante el Cartagena la jornada 3 de liga) o hasta el martes, Torrecilla desistirá en cuanto así se advierta y acudirá a las opciones consiguientes en el listado de futbolistas pretendidos. El club aragonés necesita certezas cuanto antes y este verano no cabe jugar con el azar de las últimas 48 horas de un mercado que está más raro que nunca tras las alteraciones económicas y deportivas vividas en el mundo del fútbol tras la pandemia de covid.

Larrazabal y otras cuestiones

Lo mismo va a ocurrir con la salida de Larrazabal. El extremo vasco debe irse de la nómina zaragocista por razones financieras, algo que sabe desde el 1 de junio. Y esa solución no puede demorarse hasta el día 31. Torrecilla va a poner esta cuestión en orden preferente desde la hora del desayuno del lunes. Javi Ros, otro jugador que fue instado a abandonar el club, no tiene la voluntad de hacerlo y se empieza a valorar la posibilidad de que termine quedándose pese a saber que no va a contar en lo sucesivo.

En cuanto a los posibles traspasos, que siempre se harían por necesidad económica y con unos ingresos que los justificasen, tanto Narváez como Chavarría, los dos jugadores expuestos en el escaparate desde junio abiertamente, están viendo en las últimas hora cómo diversas puertas de Primera se les cierran hora a hora sin recibir ofertas en firme. Ahí si que cabrá aguantar hasta el último segundo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión