Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

La fuente de los Azones

Iván Azón, Francés y Francho son los primeros, pero no los únicos. Del manantial de la Ciudad Deportiva emanan sin cesar talentos para el Real Zaragoza

Real Zaragoza
Una alineación del Real Zaragoza juvenil en el actual curso.
Real Zaragoza

Iván Azón acapara comentarios, colecciona alabanzas y nutre esperanzas. El chaval que el año pasado estudiaba Bachillerato en los Marianistas y este año se ha atrevido con la Ingeniería Industrial abandera las ilusiones de un Real Zaragoza que anhela regresar al futuro alimentado por los talentos que brotan de su tierra, de Aragón. Azón en cuatro ratos nos ha ganado el corazón, igual que el central Alejandro Francés, un recluta que exhibe galones de comandante en defensa, o Francho Serrano, el centrocampista que lleva pegada la pelota al pie con ‘loctite’. Son tres, tres pilares sobre los que edificar un nuevo Real Zaragoza.

Decía en el enunciado anterior que eran tres. Lo mejor es que tengo que corregir: son más de tres. Cierto es que Iván Azón, Francés y Francho son tres indiscutibles valores emergentes del Real Zaragoza y del fútbol profesional español, pero en la misma Ciudad Deportiva, en la fuente de los Azones, continúan formándose sin cesar valores que iluminan el futuro, incluso el presente del equipo del león rampante.

Conviene contextualizar. Siempre hubo talentos en la Ciudad Deportiva. Pero antes no los promocionaban, no los ponían. O promocionaban y ponían solo a unos pocos. Por ejemplo, el Real Zaragoza de la generación de Ander Herrera fue Campeón de España Cadete, pero solo Ander Herrera, Pablo Alcolea y Álex Sánchez llegaron al fútbol profesional. Los demás quedaron por el camino, la mayoría sin tan siquiera el legítimo derecho a fracasar. En tres lustros cambiaron mucho las cosas. Caído a la Segunda División, el manantial de la Ciudad Deportiva aviva las esperanzas. De un tiempo a esta parte, ver al Real Zaragoza juvenil equivale a tomar al menos media docena del nombres en la libreta y esperar. Esperar, cada vez menos, pues saltan a la élite de inmediato. Mientras, el equipo juvenil zaragocista colecciona títulos. Hace dos años fue campeón de España con Iván Martínez. El año pasado no lo fue porque se suspendió el torneo por la covid. Este año, este próximo fin de semana, iniciará una fase final en la que volverá a pelear por el título. Con 35 puntos alcanza la criba final el cuadro que ahora gestiona Javier Garcés. El supermillonario Barça cuenta con 37...

La relevancia del dato la subraya más si cabe el hecho de los futbolistas con que el Real Zaragoza va a pelear por el título de la División de Honor. Sin dinero para retener a sus talentos más refulgentes, el colectivo zaragocista se ha regenerado con una capacidad extraordinaria después de la merma que supusieron las pérdidas de Marc Cucalón (Real Madrid), Mateo Mejía (Manchester United), Alastuey (Barça), Adrián González y Dani Martínez (Atlético de Madrid)... Todos estos jugadores, entre otros, podrían jugar ahora en el primer equipo zaragocista.

Además, Garcés tampoco puede contar con los conocidos Iván Azón y Alejandro Francés, todavía en edad juvenil, promocionados al primer equipo. Ni con Luis Carbonell, Ángel López y Juan Sebastián, juveniles promocionados al Deportivo Aragón. Ni con los lesionados Miguel Ángel Sanz, Cristian Yus, Marcos Luna o Juan López. ¿Cuántos van entre talentos emigrados, promocionados y lesionados? Catorce jugadores de primer nivel. Pues sin esos 14 talentos, el Zaragoza juvenil iniciará el sábado de nuevo el camino hacia la cima. Y no es o ha sido un año o un éxito aislado. Es una forma de trabajar, de creer, de querer, de apostar. Detrás, aparece la mano de Ramón Lozano, director de una cantera que, con las limitaciones económicas actuales que sufre el Zaragoza, sencillamente no tiene parangón en el fútbol español.

Sin vender humo, vendiendo trabajo, cariño y una apuesta decidida por lo propio, afrontará el Zaragoza juvenil el reto, ahora propulsado por nombres menos conocidos, por chavales que vuelven a anunciar lo mejor: Calavia, Jay, Vaquero, Mikel, Pablo Cortés, Nieto, Vallejo, Cuenca, Caicedo, Marvin, Betés... Qué decir de Fabio arriba o de Mata apareciendo desde atrás por la izquierda. O de los talentos imparables que llegan desde el Liga Nacional, los Chema Aragüés, Fadel, Juliá... El 5-0 ante el Huesca con que cerraron la primera fase sintetizó el potencial que este grupo de valientes aglutina. No es humo. Es trabajo, es cariño, es conocimiento minucioso del terreno que se pisa, del vergel de la Ciudad Deportiva, del fútbol base aragonés.

Los sobresalientes resultados también hay que valorarlos desde la nueva perspectiva legal que regla el fútbol aragonés. Ahora, todos los futbolistas menores de 16 años quedan libres cada 30 de junio. Es decir, el Real Zaragoza y todos los clubes de Aragón no pueden hacer planes a más de un curso. Este hecho no beneficia en modo alguno a los clubes canteristas, al Zaragoza actual. Cualquier club con dinero puede firmar a quien quiera sin ni siquiera negociar con el equipo formador. De hecho, en julio pasado se desvincularon del Real Zaragoza los defensas cadetes Adrián González y Dani Martínez (Atlético de Madrid), el delantero cadete Espinal (Barça), el defensa infantil Perales (Real Madrid), el centrocampista infantil Juan Hernández (Barça), y los delanteros alevines Sidney (Barça) y Hugo Manero (Real Madrid). Hace escasas semanas, también se marchó Juan Alegre (Atlético de Madrid). Pero pese a todo, pese a todos, el Real Zaragoza juvenil, la fuente de los Azones, continúa jugando a campeón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión