Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

El penalti más largo del mundo

Tras unos instantes interminables por la revisión en el VAR, Álvaro Tejero asumió la responsabilidad de lanzar la pena máxima que decidió el partido

Los jugadores del Real Zaragoza celebran el gol de Tejero de penalti.
Los jugadores del Real Zaragoza celebran el gol de Tejero de penalti.
Jorge Romero/Lof

De Tejero a Tejero. De Fernando a Álvaro, con una pena máxima de por medio. ‘El penalti más largo del mundo’ se revivió ayer en Fuenlabrada. El Tejero actor, el más suplente de los porteros, cedió el protagonismo al Tejero zaragocista, otro suplente que ayer acabó con el maleficio de los once metros y, con suspense y revisión de por medio, le dio una victoria fundamental al equipo aragonés.

El propio Álvaro Tejero, junto a Jair Amador, Carlos Nieto, Adrián González y el Toro Fernández, fue uno de los cinco nuevos intérpretes que Jim dispuso ayer para cambiar el guion de las últimas semanas, pero la renovación solo funcionó hacia el desenlace, con ese penalti en el minuto 85 que resolvió de la mejor forma posible uno de los peores partidos de la temporada.

Al Real Zaragoza le volvió a costar mucho generar fútbol. Sobre todo en una primera parte en la que apenas cruzó a campo contrario y sufrió un acoso continuado del Fuenlabrada, con llegadas constantes y un primer penalti en el que Cristian Álvarez, nuestro salvador, adivinó las intenciones del Salvador del Fuenlabrada para mantener con vida al equipo.

Un gol local en esos minutos de hostigamiento hubiese sido fatal, pero el argentino volvió a ser ángel de la guarda de los penaltis en contra y Tejero, ya en la segunda parte, cambió el destino de los señalados a favor.

No había pasado nada hasta que Iván Azón, casi al final, cuando Jim lo introdujo a la desesperada junto a Alegría, volvió a reclamar la titularidad con una acción que puede valer una salvación. El zaragocismo ya se lamentaba por la triple ocasión desperdiciada ante Logroñés, Cartagena y Fuenlabrada cuando el canterano, con una arremetida de fe, obró el milagro.

Azón cayó en el área en un forcejeo con Juanma y el colegiado, Ais Reig, señaló una pena máxima tan rigurosa como angustiosa. Los instantes en los que la acción fue revisada en el VAR fueron interminables. El trencilla valenciano llegó a interrumpir la carrera de Álvaro Tejero hacia el balón mientras recibía las últimas indicaciones de Prieto Iglesias desde la sala de monitores. El zaragocismo contenía la respiración a la espera de una resolución favorable. Y la misma llegó con el asentimiento del árbitro y el acierto de Álvaro Tejero.

El lateral madrileño engañó perfectamente a Belman y espantó el maleficio que asolaba al equipo desde los once metros. El Zaragoza había fallado en los dos últimos cursos nueve de los 20 penaltis lanzados. En la actual temporada, hasta el anotado ayer por Tejero, había errado dos de los cuatro ejecutados.

Falló Narváez, le siguió Alegría… hasta que ayer Tejero cambió la suerte del zaragocismo. No fue el portero suplente del relato del argentino Osvaldo Soriano; fue el lateral suplente que asumió la responsabilidad en el momento más difícil. Fue el penalti más largo del mundo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión