Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Los tres (no) goles de Bermejo

El mediapunta del Real Zaragoza tuvo en sus pies 7 puntos, la vida, en los últimos partidos no ganados por el equipo aragonés en Vallecas, Logroño y frente al Cartagena.

Vallecas. Minuto 47. Hubiera sido el 1-3.
Vallecas. Minuto 47. Hubiera sido el 1-3.
Captura de Gol TV

Sergio Bermejo, el mediapunta zurdo del Real Zaragoza, podría ser a estas horas un héroe local, una figura clave en la ansiada y soñada elusión del descenso de categoría que va a tener que pelear con sangre el equipo hasta el último hálito. Pero el devenir de los acontecimientos, sus errores flagrantes ante el gol, en la suerte suprema del fútbol, lo han llevado a un lugar opuesto a tal catalogación al sucederse hasta tres fallos serios delante de las porterías rivales ante el Rayo Vallecano, el Logroñés y, el último día, el Cartagena.

En sus pies, Bermejo tuvo tres goles cantados, que hubiesen podido ser decisivos para ganar los tres últimos partidos que el Zaragoza no ha vencido. Todo ha sucedido en 20 días. Una exhalación, un relámpago de jugadas claves, infallables, que han dejado al futbolista madrileño señalado por su triple marro, de consecuencias nocivas y justificación complicada en su conjunto.

Logroño. Minuto 67. Hubiese sido el 1-2.
Logroño. Minuto 67. Hubiese sido el 1-2.
Captura de Gol TV

Esta serie fatal empezó el viernes 12 de marzo en Vallecas, donde el Zaragoza acabó perdiendo 3-2 después de ir ganando 0-2 a la media hora de juego. Bermejo, en la primera jugada de la segunda parte, con 1-2 a favor de los aragoneses todavía, remató con la zurda un centro atrás de Nieto en el área pequeña y lo culminó fuera, sin dirección, con toda la portería para él en el segundo palo. Aquello era el 1-3 que, quizá, hubiera neutralizado la remontada local.

El mal fario de Bermejo prosiguió el pasado sábado, 27 de marzo, en Logroño. En el minuto 67, encarando la recta final del choque y al poco de haber logrado Narváez el 1-1, repitió lo de Vallecas. Recibió un centro cerrado al área chica de Alegría y, solo delante del guardameta, remató a quemarropa con la derecha... contra el cuerpo del portero, desaprovechando más de siete metros de diana a su merced.

Y el jueves en La Romareda, ante el Cartagena, Bermejo desperdició la mejor oportunidad de una noche obturada. Narváez lo dejó solo ante el cancerbero en una contra con un pase medido al espacio. El madrileño no se perfiló bien en la recepción en carrera. Y remató con la derecha, tras un toque que se le fue hacia fuera en vez de ganar espacio hacia dentro, tirando el balón muy alto, horrible. Era el minuto 60.

Contra el Cartagena, min. 60. Era el 1-0, que no llegó.
Contra el Cartagena, min. 60. Era el 1-0, que no llegó.
Captura de Gol TV

Entre cinco y siete puntos han podido costar estos tres errores de Bermejo, debutante este año en el profesionalismo ya con 23 años (cumple 24 en un par de meses) y que, en realidad, nunca ha sido un goleador consumado. Pese a jugar siempre en las proximidades del área rival, los datos de su carrera futbolística dicen que, en Segunda B, su hábitat en el último lustro, su cima goleadora fue de 4 goles. Así lo hizo en el Navalcarnero y en el Celta B. El modesto club madrileño fue puente entre sus dos pasajes canteranos, pues vivió dos años en el filial del Getafe y otros dos, después, en el vigués). Cierto es que, en su tránsito del equipo navalcarnereño al Celta promesas, fue un 4+4 en un mismo curso, con cambio de camiseta a mitad de camino.

En el raquítico Zaragoza de esta temporada 20-21, sus cifras están dentro de la insuficiencia que engloba a todos los delanteros o piezas de segunda línea de ataque, excepto Narváez: un solo gol anotado (al Logroñés, en La Romareda, en un disparo mordido que fue el 2-0 bajo la nieve en enero) y tres asistencias.

Del mismo modo que, hace un mes, fue el portero Cristian Álvarez el foco de los lamentos y críticas generales por sus fallos gruesos que costaron derrotas gravosas; igual que la falta de destreza de los delanteros, Fernández, Vuckic, ahora Alegría, es polo de los reproches alrededor de este equipo ‘made in Arantegui-Barba’ con retoques de Torrecilla, desde hace largo tiempo; los fallos de Bermejo agrandan el volumen de las deficiencias decisivas. El fútbol habla solo, siempre.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión