Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

... y así también, Alegría

El delantero centro del Real Zaragoza, fichado en el mercado de invierno para reparar la abrumadora escasez de gol en la plantilla, marcó su primer gol ante el Tenerife el sábado en su séptimo partido como blanquillo.

Momento en el que Alegría remata de cabeza en el segundo palo el centro de Bermejo desde la derecha, el 1-0 decisivo ante el Tenerife, primer tanto del ariete como zaragocista tras siete partidos.
Momento en el que Alegría remata de cabeza en el segundo palo el centro de Bermejo desde la derecha, el 1-0 decisivo ante el Tenerife, primer tanto del ariete como zaragocista tras siete partidos.
José Miguel Marco

Marcó Alegría su primer tanto como zaragocista a las 16.20 de la tarde del sábado 6 de marzo de 2021. Llevaba casi dos meses en Zaragoza, acumulaba su séptimo partido con la camiseta del cuadro aragonés, al que vino en enero como principal refuerzo del escaso mercado invernal, con un único objetivo: reparar la monumental y abrumadora falta de gol en la plantilla montada por la anterior dirección deportiva en verano.

Le urgía a Alegría acabar con su sequía. No está el Real Zaragoza para demasiados tiempos de espera, para días de gracia a nadie ni a nada. Salvarse, eludir el peligro real y serio de descender a Segunda B requiere de una solvencia enorme pues el déficit de puntos es grande y el tiempo de juego se acaba, ya solo quedan 14 partidos para el final del torneo. Era el día. Las críticas hacia el espigado '9' extremeño, lógicas y con sostén irrebatible, se habían disparado en la última semana. No solo no veía puerta, es que su grado de participación en el juego ofensivo era cada vez más escaso, dentro de la escasez general, redundancia necesaria en este caso.

Alegría se defendió en una rueda de prensa tres días antes. Dijo que no podía marcar goles porque, simplemente, no entraba en juego con asiduidad. Pidió ayuda de otro delantero a su lado ("yo suelo ser el punta que fija a la defensa y que abre espacios a otro"), pidió 'in voce' que Juan Ignacio Martínez 'Jim', el entrenador, le pusiera al lado un colega con el que verse más cerca (Narváez). Y así se hizo. Un detalle de interacción de 'Jim', que modificó su sistema táctico de los últimos días para abrirle el camino y el ánimo a un Alegría cada vez menos alegre en el puesto de referencia ofensiva del necesitado Real Zaragoza. Tampoco están las cosas como para emplear los galones por decreto (caso del entrenador), ni para bramar gratuitamente en pos de un beneficio particular por encima del grupal (caso de cualquier jugador de la plantilla). 

Y Alegría respondió con matrícula de honor. Dentro de un equipo limitado, de poco repertorio futbolístico como es el Real Zaragoza 20-21, el delantero centro hizo mucho y todo bien. Marcó el gol del triunfo, tuvo un par de remates más en el área, bajó varios balones en la zona de tres cuartos que ayudaron a desahogar el juego defensivo previo y a armar acciones ofensivas a continuación. También ejecutó media docena de dejadas a sus compañeros de alrededor que mostraron su utilidad creativa cerca o centro del área rival, con apoyos cerca de él. Y, por si todo esto fuera poco, dentro de su mandato principal que es el ofensivo, también salvó un gol del Tenerife, ubicado como poste bajo los palos zaragocistas a la salida de un córner, cuando Cristian Álvarez ya estaba batido y se cantaba el 1-1. 

Alegría, además, firmó su primer gol del modo en el que se pensó, principalmente, cuando fue contratado, cedido desde el Mallorca: de cabeza, en posición de ariete puro, a la altura del punto de penalti, en un centro lateral de un extremo/interior (Bermejo). Un testarazo preciso, con salto previo, doblando el cuello justo al contactar con la pelota, colocado a la altura del punto de penalti, en la zona de los goles, de los cazagoles. 

Esta jugada fue un ejemplo palmario de lo que debe ser, en buena medida, el método atacante del Real Zaragoza actual en muchos momentos de sus partidos venideros. Juego directo, balones arriba, búsqueda de remates rápidos a un toque o, si no, de segundas jugadas o rechaces. Alegría, quizá, haya demostrado esta semana que "hablando se entiende la gente" y, a posteriori, que "la velocidad se demuestra andando". Dijo públicamente su parecer, abrió la espita a una solución y, lo mejor, después él mismo mostró a todo el mundo que se puede hacer, que es posible sacarle provecho a sus características tan específicas como delantero centro a la antigua usanza (desde Yordi, a buen seguro que no ha habido ninguno igual hasta esta llegada puntual de Alegría). Con este tipo de fútbol, el de Plasencia (Cáceres) será una pieza útil para este Real Zaragoza que pelea por salir del infierno día a día. Así, sí. Como antes, no. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión