Despliega el menú
Real Zaragoza

fútbol

El Real Zaragoza falla en el día menos adecuado y cae 0-1 ante el Alcorcón

Un gol desgraciado de Cristian Álvarez en propia puerta a la salida de un córner deja a los de Jim en situación de deterioro moral como hace dos meses.

Real Zaragoza - Alcorcón
Real Zaragoza - Alcorcón
Oliver Duch

Vuelta a las andadas. El Real Zaragoza falló este lunes en el día menos adecuado, cuando lo visitaba el penúltimo en la tabla, el Alcorcón, y cuando ganar le suponía dar un salto enorme hacia la orilla. Fue un partido muy deficiente en todos las facetas del juego y, en especial, en cuanto al talante con el que se afrontó. Demasiada euforia, mucha confianza gratuita antes de jugarlo. Como si la salvación a un año tan penoso como el actual ya estuviera consumada con los dos meses de reacción bajo la batuta de un Jim al que le ha reverdecido la maceta del mal fario que ya regaron antes Baraja e Iván Martínez.

Preocupante fue ya la imagen zaragocista en la primera parte. Inferior a los madrileños durante la mayor parte de los minutos, de los lances del juego, el equipo aragonés padeció como hacía tiempo no le sucedía en La Romareda, siempre metido atrás, agobiado, sin tener el balón más allá de dos toques. La parte buena de esta sensación permanente de estar a merced del Alcorcón fue ver que los de Anquela andaban muy escasos de veneno en el área, que su ausencia de gol es todavía más terrible que la blanquilla. Gracias a eso el partido se fue estirando en el reloj sin que hubiera noticias en la red que volvía a defender Cristian Álvarez.

El equipo alfarero tuvo una primera oportunidad en el minuto 14, cuando León, solo en el área tras una falta lateral mal despejada, remató con la derecha alto, mal. Los de Juan Ignacio ya se veían a esas alturas fuera de onda, superados a todas caras por el rival, que llegaba primero a los balones divididos, que se llevaba las pelotas por fuerza en las disputas ante jugadores como Bermejo, Igbekeme o Chavarría, que nunca ganan esas disciplinas. Media hora le costó al Zaragoza pisar el área madrileña con algo de sentido y fue a balón parado. El desahogo lo firmó Alegría, sacando petróleo toda la noche en solitario, rodeado de tres centrales, al cabecear un córner alto por poco.

Real Zaragoza - Alcorcón
Real Zaragoza - Alcorcón
Oliver Duch

Ahí espabiló el equipo local por fin y dejó vivir con cierto aire a Cristian Álvarez, con trabajo a destajo esta vez en el juego de pies, pues la presión alta del Alcorcón derivó en muchos problemas para salir desde atrás como intenta ahora todo el mundo, hasta en Tercera Regional, como si Guardiola estuviera en todos los banquillos y todas las defensas fueran las de la España campeona de Europa y del mundo. Riesgos enormes que se corren sin sentido alguno. Después de que Escobar cabeceara de nuevo un saque de esquina en el área zaragozana, alto cuando estaba con todo a favor en el minuto 35, llegó la mejor ocasión de los blanquillos en la fase inicial. Narváez encaró un mano a mano tras una pared hacia atrás de Alegría, en diagonal desde la banda izquierda, y se le hizo de noche según avanzaba hacia Jiménez, rematando fuera, mal, cuando el gol ya se cantaba.

Ese susto puntual para la zaga de los alcorconeros los hizo revivir y el exzaragocista Gual tuvo dos remates consecutivos, en el 38 y el 42, que rozaron el marco de Álvarez. Chavarría y Jair, en la banda por donde percutía el veterano Laure, lateral metido esta noche a extremo, las pasaron canutas sin cesar. Igbekeme no estuvo, no se le vio. Francho dio su peor cara. Eguaras no se hizo con las riendas entre tanto agobio de marcajes. El medio campo zaragocista no existió, con Bermejo desesperando a Jim en el banquillo en varias acciones de flojera. El colofón a la primera mitada fue una falta a favor del Zaragoza, forzada con inteligencia por Alegría, que Vigaray no logró conectar con la testa por milímetros delante del portero visitante.

Tenía trabajo Juan Ignacio en la caseta. Así era imposible lograr la imprescindible victoria ante el penúltimo de la tabla, un Alcorcón que jugó a la desesperada, sabiendo que se le acaba el tiempo de vida si no reacciona enseguida. Anquela llenó la línea media de piezas y arruinó los planes de Jim con cierta sorpresa. No hubo cambios nominales y el segundo tiempo arrancó lleno de incertidumbres.

Real Zaragoza - Alcorcón
Resumen del partido Real Zaragoza-Alcorcón
La Liga

El adversario del sur de Madrid perdió el gas mucho antes que al principio, pese a reiniciar el juego dominando. El apartado físico empezó a dejar huella en varios de sus hombres y eso lo agradeció el Zaragoza, que trenzó jugadas con mayor fluidez a partir del minuto 55. Francés, en su línea ascendente, se bastaba para romper ataques amarillo y comenzar contragolpes zaragocistas. Todo el mundo pareció dar un paso adelante dentro de la incomodidad tremenda de la velada. Pero se alcanzó el minuto 20 de la segunda mitad y nadie había logrado armar una sola ocasión de gol. Los porteros estaban inéditos en ese combate lleno de casta pero sin calidad alguna.

Y justo en ese hito del crono, el guardameta que salió del anonimato fue Cristian Álvarez, para mal. Para muy mal. El arquero zaragocista, para subrayar una noche tan desgraciada de fútbol en el equipo de Jim, se metió sin querer el 0-1 a la salida de un córner lanzado por Ojeda y que había regalado, gratis totalmente, Vigaray. Una desgracia, de esas que le pasan al Zaragoza en los últimos años en los días menos convenientes. Olía ya a chamusquina lo que pudiera venir en los últimos 25 minutos y Jim metió a Adrián González y a Zapater, retirando a Igbekeme y Francho, nulos, en busca de algún tipo de revulsivo. Era el peor Real Zaragoza de los últimos dos meses. Y sintió el rejonazo del gol en todo lo alto.

A falta de 10 minutos, con un ataque alocado de los aragoneses que no encontraban clarividencia cerca del área de Jiménez, Jim dio paso a Iván Azón a la heroica. Todo el mundo arriba, sin un guión demasiado claro. El destrozo empezaba a tomar cuerpo. Arribas, en el 86, casi hizo el segundo tras irse de ese flan llamado Chavarría. Y el citado Azón, en la siguiente jugada, cabeceó forzado sin peligro. De repente, Jim siguió alborotando el ataque y dio entrada a Vuckic. Una especie de ejército de Pancho Villa, por si sonaba la flauta entre la nada. Cuatro arietes. Solo faltaba el Toro. Y no hubo ni soplido, ni instrumento, ni sonido. El partido acabó en un maremágnum imposible de entender y explicar y, sobre todo, con la sensación en el Alcorcón de que habían salvado la vida y, de paso, metían al Real Zaragoza en la caldera de la que realmente nunca ha salido, pese a que hay infinidad de amigos del cuento de la lechera.

Ficha Técnica

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Vigaray (Tejero, 80), Francés, Jair, Chavarría (Vuckic, 88); Eguaras, Francho (Zapater, 68), Igbekeme (Adrián González, 68); Bermejo (Iván Azón, 80), Narváez y Alegría.

AD Alcorcón: Dani JIménez; Escobar, David Fernández, León, Bellvís; Laure, Aguilera (Gorostidi, 81), Nwakali (Hugo Fraile, 93), Bravo; Ojeda (Arribas, 81); y M. Gual (Xisco Jiménez, 81).

Árbitro: Javier Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Amonestó a Chavarría (88).

Goles: 0-1, min. 65: Cristian Álvarez, en propia puerta.

Incidencias: Noche fría en Zaragoza, con 7 grados al inicio del choque (21.00), viento y humedad, tras un día con lluvia matinal. El césped mostró un estado correcto.

Loading...

Así narramos el encuentro

Placeholder mam module
Final del partido Real Zaragoza 0-Alcorcón 1, en directo
Etiquetas
Comentarios