Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Ratón seguirá en la portería del Real Zaragoza en Sabadell

Cristian Álvarez tampoco pudo entrenarse en la sesión preparatoria de este martes con el grupo y su lesión muscular lo dejará fuera de nuevo en la Nova Creu Alta en la noche del viernes (21.00).

Cristian Álvarez y Ratón, los dos porteros del Real Zaragoza, se saludan en un entrenamiento.
Cristian Álvarez y Ratón, los dos porteros del Real Zaragoza, se saludan en un entrenamiento.
Guillermo Mestre

Álvaro Ratón, que firmó el domingo en Málaga un sobresaliente partido en su regreso forzado a la titularidad del Real Zaragoza a causa de la lesión muscular de portero titular, Cristian Álvarez, repetirá episodio este viernes próximo en Sabadell.

El portero gallego, suplente habitual, reapareció en La Rosaleda al caer lastimado Álvarez en el gemelo de la pierna derecha durante el entrenamiento del miércoles anterior, hace justo siete días. La evolución de la dolencia del argentino, que discurre más lentamente de lo previsto, le ha impedido entrarse con el resto del grupo tanto en el ensayo del lunes como, sobre todo, el matinal del martes, que era el día clave para testar si Cristian estaba en disposición o no de viajar dentro de 48 horas.

Por un lado, el dolor no remite como sería aconsejable antes de forzar a Álvarez a una reaparición sin riesgo. En un segundo plano se observa cómo el calendario propuesto por La Liga abre, después del duelo de Sabadell que llega ya este viernes, un trecho de 10 días sin volver a competir, pues el siguiente partido será en La Romareda ante el Alcorcón el lunes, día 22, cerrando la jornada próxima, algo que permitirá que Cristian se rehabilite sin prisas y con mayor seguridad médica ante el peligro de una recaída. Y, en un tercer nivel de análisis de situación, se considera en el cuerpo técnico que Ratón, con su excelente trabajo en La Rosaleda, se ganó la confianza de todos y merece continuar un día más bajo los palos del Real Zaragoza, esta vez en Sabadell.

Este cúmulo de circunstancias, que vienen a ser para Ratón una confluencia astral extraordinaria después de que hace 25 días, a petición suya, estuviera pactada su cesión al Gimnástic de Tarragona de Segunda B, darán lugar a verlo como titular en la Nova Creu Alta, con el joven Carlos Azón –aún inédito con el primer equipo– en el banquillo. De no haber mediado el reconocimiento médico negativo que echó atrás, in extremis, el fichaje del veterano René, que venía para ocupar el puesto de Ratón en su préstamo al Nástic, esto que se está viviendo en Zaragoza en la última semana no sería posible y el gallego estaría en otra onda, jugando contra el Prat y el Andorra en la categoría inferior.

Menos de 50 partidos en 5 años

Si Ratón solicitó al club irse a Tarragona en el mercado invernal fue porque, a sus 28 años, consideró que era el momento de jugar todos los fines de semana y abandonar su rol de suplente permanente, asumido sin quejas desde el inicio de cada año, por detrás del prevalente Cristian Álvarez.

Porque, pasado ya el ecuador de su quinta temporada en dinámica del primer equipo zaragocista, tras haber aterrizado en el club a través del filial, el RZD Aragón, Ratón no alcanza los 50 partidos de liga como blanquillo. El de Málaga, el domingo último, hizo el número 44 en su balance particular (ver cuadro adjunto).

Loading...

El orensano de Carballino, que llegó ya bien curtido a Zaragoza tras un largo camino formativo a través del Montañeros de La Coruña, el Arroyo de Cáceres, el Algeciras, el Betis B y el Villanovense, club también extremeño –considerarlo canterano es complidado de argumentar–, ascendió del B de la mano de Luis Milla, en los albores de la liga 16-17. El técnico turolense, ya al borde de la destitución, lo hizo titular en una matinal en Zorrilla ante el Valladolid, con 0-0 final que fue insuficiente para sujetarse en el banquillo. El fichaje titular de Narciso Juliá –director deportivo– aquel verano, el vasco Irureta, estaba ya en entredicho en octubre. Milla fue destituido al regreso de Pucela, llegó Raúl Agné y siguió confiando en él, que había nacido para el profesionalismo con una buena actuación.

Pero fue algo puntual, pues el club fichó al veterano argentino Sebastián Saja, que lo relegó de nuevo al ostracismo. El despido de Agné en marzo, en la segunda crisis de aquel curso –tan abrupto como el actual– derivó en que fuese César Láinez el tercer entrenador de la temporada y, con él, Ratón se hizo el dueño de la portería hasta el final, salvación incluida. Jugó 19 partidos, su récord hasta hoy.

En el verano siguiente, con Lalo Arantegui ya en la jefatura deportiva, la apuesta por Cristian Álvarez resultó clave para que Ratón no progresara más en la portería zaragocista. Llegado el argentino de un año sabático por decisión personal, cuajó enseguida en Zaragoza como un arquero de primer nivel. Y hasta hoy.

Ratón ha jugado lo que Cristian le ha dejado, siempre por causas de fuerza mayor: lesión o expulsión. En la campaña 17-18, solo 7 partidos. En la 18-19, apenas 4 duelos. En la 19-20, la pasada, fueron 12. Y ahora, en Sabadell, llegará el tercero de este año 20-21. Los números del espigado gallego de 1,92 reparten con igualdad victorias, empates y derrotas. Cuando le ha tocado salir, generalmente ha rendido. Ahí está su currículum.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión