Despliega el menú
Real Zaragoza

fútbol

El árbitro y el mal juego llevan al Real Zaragoza a una preocupante derrota en Albacete por 1-0

El gol vino de un penalti inventado por el catalán Ávalos Barrera y que el VAR no revocó. El equipo de Juan Ignacio Martínez, tras un deficiente juego, acabó disparando 4 veces a los postes.

Hiriente derrota del Real Zaragoza en Albacete ante el último clasificado. Dolió por su formato, por su modo de gestarse. Lo más sangrante fue la actuación arbitral, decisiva. Pero no hay que obviar el insuficiente nivel de juego y de fútbol de los de Juan Ignacio Martínez ‘Jim’, que no lograron nunca superar a un rival menor, atacado por su frenesí al borde del descenso a Segunda B.

Dos cuestiones dieron forma a una primera parte preocupante y llena de sabores agrios y ácidos en el paladar zaragocista. Una de raíz propia, su juego, su fútbol. Otra, de origen exógeno, el árbitro, el catalán Ávalos Barrera, que hace ya días oposita a ser otro más de esos colegiados permanentemente nocivos para el equipo aragonés, por esas razones que se escapan a la lógica pero que siempre coinciden en el destino. Para que el marcador se fuera al descanso 1-0 a favor de un pésimo Albacete, que hizo honor a su posición de colista por su deficiente propuesta futbolística, mucho tuvieron que ver la escasa respuesta de los zaragocistas, que estuvieron a veces incluso por debajo de los albaceteños en méritos y nivel. Pero, sobremanera, fue Ávalos, el juez, quien decantó ese tanteo.

El penalti que dio origen al tanto de Fuster, señalado en el minuto 21, revisado por el VAR sin encontrar nada hasta el 24, remirado en la pantalla por Ávalos durante un minuto más para acabar siendo Don Erre que Erre y señalando el punto de los once metros y transformado en gol por Fuster en el 26 fue, simplemente, escandaloso. No hubo contacto de Vigaray con Fuster, que intentó una chilena al borde del área, dentro de ella, pero fue anticipado por el lateral zaragocista con el pie en alto, quizá en plancha, pero sin tocarlo nunca. En todo caso, cabía el libre indirecto por juego peligroso dentro del área, como mucho. Nunca pena máxima. Jamás. Mal que Ávalos viera lo que no fue. Peor que el VAR no sirva para rectificar yerros de este calibre. Que pueden costar un descenso, una desaparición. Terrible.

Foto del partido Albacete-Real Zaragoza, de la 22ª jornada de Segunda División
Foto del partido Albacete-Real Zaragoza, de la 22ª jornada de Segunda División
AGENCIA LOF

Antes de esta acción decisiva en la trama del choque, el Albacete había estado a punto de marcar al inicio, en un cabezazo de Karim Azamoum en un córner (mal endémico que Jim no arregla ni arreglará fácilmente, quizá nunca) que Francés salvó con intuición en la raya, con Cristian Álvarez ya batido en el minuto 4. No hizo más el Albacete. No tiene para más, con Ortuño de baja postrera por dar positivo en covid en el último PCR. Por cierto, este jugador, Azamoum, amonestado desde el minuto 13, fue perdonado de la roja y la expulsión por Ávalos en el 40. Otra decisión tremenda, perniciosa, arbitraria de un árbitro que debe ser imparcial y no lo fue. Fue una cazada a Bermejo clara. El VAR, que debía haber entrado por tratarse de una roja, también se inhibió. De nuevo fallo en cadena de la judicatura futbolística. Qué desastre tan perjudicial para el Real Zaragoza en una noche clave… en la que los de Jim no estaban finos.

Nadie dio la talla. Gabriel Fernández, un favorito de Jim por su insistencia, volvió a ser titular e inútil ante el gol. Llegó siempre tarde al balón y, cuando anotó uno (minuto 45 pasado), lo hizo en fuera de juego, donde vive demasiado para mal del equipo, sabido es. Francho no anduvo fino en el 18 en el área. Narváez voleó alto en el 39 un centro largo de Vigaray y este, en una falta lateral en el 41, cabeceó alto, estorbándose con Jair. Todo muy atolondrado y sin pólvora. Olía muy mal todo en el intermedio. Sin juego dúctil en el centro, sin balas de verdad en la delantera. Lo de Zanimacchia es del mismo tenor que lo de Fernández. Y Bermejo, esta vez, no dio una a derechas. Como Eguaras. Flojos Narváez y Francho. La sensación fue la de los peores días con Baraja o con Iván Martínez. Un sudor frío.

Foto del partido Albacete-Real Zaragoza, de la 22ª jornada de Segunda División
Liga SmartBank jornada 22 Albacete-Real Zaragoza vídeo de resumen
LA LIGA

Debut de Alegría

El Zaragoza salió mandando del vestuario, como era menester ante el peor equipo de la liga, este Albacete ramplón e histérico. Jim no hizo cambios de entrada. Guardó al debutante Alegría para más adelante. Menéndez, el técnico local, quiso ser disimulado sin lograrlo, retirando al indultado Azamoum nada más empezar la segunda mitad, pero ya en juego, no en el vestuario. Esperó dos minutos y medio. Un descaro en sí mismo. Debía evitar otro riesgo de roja que pusiera al árbitro en un compromiso, después de tan buen servicio anterior a los manchegos. El primer cuarto de hora transcurrió sin historial ofensivo de los zaragocistas, lo que fue un síntoma harto decepcionante. Ni los córneres, ni las faltas, le sirven a los de Jim para meter miedo a los de enfrente. Espantoso. Menos mal que el Albacete salió con descaro a defender su 1-0 donado por el árbitro y su ataque fue nulo en largos y largos minutos.

En el min. 61, Jim decidió mover por fin el género. Retiró al Toro Fernández, sin palabras, y a Bermejo, fuera de onda. Debutó Alegría y casi debutó Adrián González, inédito la mayoría del tiempo hasta ahora por lesión reiterada. Armamento nuevo. Expectativas para nueva fe, con media hora por delante para reparar lo que iba para desastre ya a esas horas de la fría noche manchega. El dominio zaragocista era sin provecho, una flecha sin punta, una escopeta con los cañones macizos. No mostraba ningún atisbo de peligro el equipo de Jim, al más puro estilo de sus antecesores. Faltaba rasmia, intención visual.

En el minuto 70 llegó el duende al Zaragoza. Pero sin resolución final. Zanimacchia lanzó una falta lejana por alto y Nadal despejó a córner por encima del larguero. A la salida de ese saque de esquina, Jair, a bocajarro, erró un gol de los que no se pueden fallar, con la zurda, a placer, echando la pelota arriba. Ahí su subrayó la desesperación zaragocista, la ausencia de calidad consabida, los problemas para remontar marcadores aunque se pelee contra el colista. Jim se jugó todo con Iván Azón e Igbekeme. Se fueron un Zanimacchia sin categoría para jugar en la Segunda española y Francho, en su peor día últimamente.

Todo pasaba en la zona central del campo. Las áreas no se pisaban, algo que benefició siempre al Albacete, ganador virtual de esta final por el descenso desde el penalti perpetrado por Ávalos. Ese doble fogonazo zaragocista fue algo extraordinario, ni fruto de una reacción ni origen de ninguna mejoría. A los salidos del banquillo no se les sintió, no dejaron su marca en ningún momento. A falta de 9 minutos, el VAR, porque Ávalos no se enteró, expulsó a Arroyo por juego brusco grave sobre Narváez. Enseguida, Iván Azón sí reclamó su protagonismo, rematado en semifallo al poste un centro de Narváez. Mala suerte, en este caso.

Mal fario que tuvo doble rebote fatal para el Zaragoza, pues Adrián González y Alegría, que surgieron de repente en el juego por alto, también llevaron el balón a los postes de manera consecutiva en el minuto 85 y el 86. O sea, tres palos en tres minutos, un colofón que ayudaba a abrir más la herida de este partido tan desagradable, feo y de doloroso final y retrogusto. Y, ojo, aún hubo un cuarto palo, de Narváez en el 93 y medio tras un error garrafal ante el marco de Azón. A toda prisa, sin pensar y por instinto, es aún más difícil acertar con el clavo, como bien saben los que usan cada día el martillo. Eso le pasó al final a un Zaragoza de nuevo impotente. Esta vez, más que nunca, como se desprende de este epílogo lacerante de los últimos minutos de ‘tiro al poste’.

Y llegó el final. Como se presentía desde una hora antes, con fracaso de los aragoneses. Por su culpa y por la del árbitro. Criticable esto último. Imperdonable lo primero. Punto final a la mano de Jim. El alicantino es mortal, como todos. Y de magia, no tiene mucho en la maleta. Es lo que hay.

Foto del partido Albacete-Real Zaragoza, de la 22ª jornada de Segunda División
Foto del partido Albacete-Real Zaragoza, de la 22ª jornada de Segunda División
AGENCIA LOF

Ficha Técnica

Albacete Balompié: Nadal; Benito (Arroyo, 66), Boyomo, Gorosito, Fran García (Caballo, 84); Eddy Silvestre (Diamanka, , Karim Azamoum (Jean Jules, 48); Carlos Isaac, Fuster, Peña (Tana, 66); y Zozulia.

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Vigaray (Larrazabal, 85), Francés, Jair, Nieto; Eguaras, Francho (Igbekeme, 75); Zanimacchia (Iván Azón, 75), Bermejo (Adrián Glez., 61), Narváez; y Gabriel Fernández (Alegría, 61).

Árbitro: Ávalos Barrera (Comité Catalán). Expulsó a Arroyo (81) por entrada dura a Narváez. Amonestó a Karim Azamoum (13), Francés (18), Vigaray (24) y Narváez (40).

Goles: 1-0, min. 26: Fuster, de penalti.

Incidencias: noche es muy fría en Albacete, con apenas 5 grados al inicio del duelo (21.00), tras un día lluvioso y con fuertes vientos. El césped presentó mejores condiciones de las previstas tras haber permanecido nevado y helado más de una semana.

Placeholder mam module
Final del partido Albacete 1 - Real Zaragoza 0, en directo
Etiquetas
Comentarios