Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Real Zaragoza: la guerra por la permanencia

Jim eleva la exigencia y somete a la plantilla a una doble sesión, mientras espera que lleguen refuerzos. El Sabadell quiere al exzaragocista Álvaro Vázquez. Castellón y Cartagena cambian de técnico.

La plantilla del Real Zaragoza, durante del entrenamiento de ayer en las instalaciones de la Ciudad Deportiva.
La plantilla del Real Zaragoza, durante del entrenamiento de ayer en las instalaciones de la Ciudad Deportiva.
Tino Gil/RZ

La guerra por la permanencia en Segunda División ya ha alcanzado su ecuador y las urgencias clasificatorias vienen precipitando novedades sustanciales entre los equipos de la zona baja. Dos de los cinco rivales que compiten junto al Real Zaragoza por la salvación (Cartagena y Castellón) acaban de anunciar cambios en el banquillo, al tiempo que el Sabadell, que sigue confiando en Antonio Hidalgo, está a punto de realizar un movimiento importante (la llegada del exzaragocista Álvaro Vázquez) en un mercado que se presenta como la penúltima oportunidad –la definitiva siempre está sobre el terreno de juego– de corregir las deficiencias de su plantilla.

La austeridad económica condiciona el zoco invernal, pero el Real Zaragoza, tal y como recordó Óscar Cano horas antes de ser destituido anteayer como técnico del Castellón, cuenta con la ventaja de seguir siendo visto como un grande que atrae a los futbolistas a pesar de las circunstancias actuales. 

El cese del granadino ejemplifica la poca memoria que tiene este deporte. Cogió al equipo albinegro hace justo dos años, cuando ocupaba la última posición del grupo III de Segunda B, y consiguió salvarlo y rearmarlo hasta conseguir el ascenso a Segunda en la campaña siguiente. Sin embargo, los malos resultados de esta primera vuelta de competición han acarreado su despido. 

A falta de que se haga oficial, Juan Carlos Garrido es el escogido para relevarle en el cargo, aunque su llegada parece estar supeditada a la incorporación de tres o cuatro refuerzos que garanticen el incremento del nivel del plantel actual. Por el momento, el Castellón solo ha efectuado un movimiento de mercado, la salida de Íñigo Muñoz para recalar en el Unionistas. 

Situación parecida se vive en Cartagena, que hace tres semanas ratificó a Pepe Aguilar como sustituto de Borja Jiménez y ayer, sin embargo, anunció que éste volverá al filial y se encuentran buscando un nuevo inquilino para el banquillo del primer equipo. 

Al igual que ocurre en el Zaragoza con Juan Ignacio Martínez, el técnico que aterrice en el cuadro cartaginés, que ya ha cerrado la cesión del central croata Datkovic, será el tercero de lo que va de temporada. Y es que el baile de banquillos está siendo habitual entre los equipos que buscan salir de la zona baja de la tabla. 

Tres entrenadores (Lucas Alcaraz, López Garai y el actual, Alejandro Menéndez) han pasado también por el Albacete Balompié, que la pasada semana cerró la incorporación del mediocampista canario Tana; y dos por el Alcorcón, que a mediados de noviembre cambió a Mere Hermoso por Anquela. 

Así, entre los equipos que en estos momentos están por debajo del Real Zaragoza, el único que no ha apostado por el relevo en el banquillo es el Sabadell. Los arlequinados mantienen a Antonio Hidaldo mientras le buscan hombres que contribuyan a la salvación.

El primero en llegar, a falta de que se cierren los últimos flecos, será el exzaragocista Álvaro Vázquez. El de Badalona no ha entrado en los planes de David Gallego en el Sporting de Gijón y pidió a sus representantes que le encontrasen salida en invierno, mostrando predilección por un Sabadell que ya estuvo cerca de ficharle en verano para mejorar su potencial ofensivo.

En busca de salidas

Precisamente, reforzar ese puesto, el de delantero centro, es la prioridad del Zaragoza en un mercado supeditado a la rebaja de los límites salariales impuesta por La Liga. El club sigue trabajando para intentar elevar el techo de gasto con el que afrontar las incorporaciones y el director deportivo, Miguel Torrecilla, en la salida de piezas como Vuckic, Larrazabal o Raí, con objeto de encontrar liquidez para las posibles incorporaciones.

Mientras tanto, Juan Ignacio Martínez, que para hoy ha programado una doble sesión de entrenamiento, defiende a capa y espada las condiciones de los futbolistas que ahora mismo maneja. «Lo contrario sería una falta de respeto hacia ellos», repite una y otra vez el técnico de Torrevieja. Y los resultados, por el momento, le dan la razón y permiten que su colega Torrecilla pueda moverse en el zoco invernal con relativa tranquilidad.

Etiquetas
Comentarios